La segunda ola del coronavirus se frena tras dos meses de aumento constante de casos
  1. España
LOS CONTAGIOS HAN CRECIDO A MENOR RITMO

La segunda ola del coronavirus se frena tras dos meses de aumento constante de casos

Los nuevos positivos han seguido incrementándose esta semana pero al menor ritmo desde principios de julio. Los próximos días serán clave para saber si hemos alcanzado la meseta

placeholder Foto: El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)

La curva de contagios de la segunda ola del coronavirus se ralentiza. Durante esta semana, el número de nuevos positivos ha seguido en aumento pero a un menor ritmo en comparación con los dos últimos meses. Si entre el lunes y el viernes de la pasada semana la incidencia acumulada en los últimos 14 días pasó de 166 a 190 casos por cada cien mil habitantes, en el mismo período de esta semana apenas se ha incrementado de 206 a 217. Habrá que ver durante los próximos días si esta ralentización corresponde a la meseta de la segunda curva antes de su paulatino descenso —como está ocurriendo en Aragón— o en cambio se trata de un parón momentáneo antes de seguir subiendo.

Hace tres semanas, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron una serie de restricciones para frenar la segunda ola estival. Entre estas medidas figuraban el cierre de locales de ocio nocturno, el cribado con PCR en grupos específicos, actuaciones para frenar el botellón o la prohibición de fumar al aire libre. Como ya se vio en la primera ola de marzo con la aprobación del estado de alarma, los efectos de las restricciones sociales y de movilidad no se ven en la curva de contagios hasta tres semanas más tarde. Justo ayer se cumplieron las tres semanas desde que el ministro Salvador Illa anunció el acuerdo con los gobiernos autonómicos.

Las comunidades que más preocupaban cuando se aprobaron estas restricciones —Madrid y País Vasco— han visto durante esta semana una estabilización de sus contagios. La incidencia de la Comunidad de Madrid se ha situado en torno a los 470 casos por cien mil durante los últimos cinco días, mientras que la de Euskadi se ha frenado por encima de los 360. Navarra y La Rioja también han experimentado un crecimiento algo más lento de su curva respecto a semanas pasadas, mientras que Baleares representa la buena noticia: su incidencia ha ido cayendo poco a poco durante los últimos ocho días y ya se sitúa por debajo de la media nacional (217 casos) tras haber estado por encima desde el 11 de agosto.

Estas comunidades autónomas empezaron a ver repuntar los positivos por covid-19 a partir de la segunda quincena de julio. Antes que ellas, Aragón y Cataluña fueron las primeras en sucumbir a la segunda ola del coronavirus aunque, lógicamente, también han sido las primeras en aplanar y disminuir su curva de contagios, ya que tuvieron que implementar estas restricciones a mediados de julio. La regla de las tres semanas también se vio en estos dos casos: ambas curvas alcanzaron la meseta en la primera quincena de agosto. Desde entonces, han mantenido trayectorias diferentes: la de Aragón ha caído por debajo de los 300 casos por cien mil, mientras que la de Cataluña ha experimentado un ligero aumento hasta los 175.

Otras cinco comunidades —Canarias, Cantabria, Murcia y las dos Castillas— han visto un importante repunte de los casos a partir de la segunda semana de agosto, justo cuando se aprobaron las restricciones entre ministerio y gobiernos autonómicos. Dos de ellas, Castilla y León y Murcia, han logrado aplanar la curva esta semana, debido quizá a la aprobación de medidas más duras como los confinamientos de Íscar (Valladolid) o Aranda de Duero (Burgos). En cambio, Castilla-La Mancha, Cantabria y Canarias han seguido registrando nuevos positivos durante los últimos días a un ritmo similar al de las semanas previas.

No obstante, un mayor número de contagios en estas regiones tienen un menor impacto en el dato nacional que si estos incrementos ocurren en Andalucía, Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana, las cuatro comunidades de mayor población donde viven seis de cada diez españoles. Si las curvas de Cataluña, Euskadi y, sobre todo, Madrid empiezan a descender a lo largo de los próximos días, el número de nuevos contagios en toda España se verá arrastrado hacia abajo. La próxima semana será clave para confirmar si hemos alcanzado la meseta de la segunda ola y empieza la cuesta arriba hasta el fondo de la curva.

La curva de contagios de la segunda ola del coronavirus se ralentiza. Durante esta semana, el número de nuevos positivos ha seguido en aumento pero a un menor ritmo en comparación con los dos últimos meses. Si entre el lunes y el viernes de la pasada semana la incidencia acumulada en los últimos 14 días pasó de 166 a 190 casos por cada cien mil habitantes, en el mismo período de esta semana apenas se ha incrementado de 206 a 217. Habrá que ver durante los próximos días si esta ralentización corresponde a la meseta de la segunda curva antes de su paulatino descenso —como está ocurriendo en Aragón— o en cambio se trata de un parón momentáneo antes de seguir subiendo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus Ministerio de Sanidad Salvador Illa
El redactor recomienda