investigación judicial de la reforma

Un recibo prueba que Podemos infló las obras y las regularizó en pleno escándalo

El Confidencial ha tenido acceso íntegro a los justificantes de pago con los que la formación morada abonó los impuestos en torno a los trabajos que se realizaron en su nueva sede

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
Adelantado en

Documentos oficiales que no habían trascendido prueban que Podemos infló el coste de la reforma de su nueva sede. El propio partido declaró en enero de 2019 al Ayuntamiento de Madrid que los trabajos de renovación de las instalaciones iban a suponerle un gasto de 630.710 euros, un importe casi idéntico al que utilizó cuatro meses después para sacar a licitación el proyecto, como le exigía la Ley de Contratos del Sector Público. Sin embargo, la formación de Pablo Iglesias terminó pagando por las obras 1.194.255 euros, un incremento del 122% con el IVA incluido.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, investiga desde el pasado 16 de julio los motivos que provocaron ese desproporcionado desvío, así como otras presuntas irregularidades. Ya ha imputado por malversación de caudales públicos a los dos principales responsables de la adjudicación, la gerente, Rocío Val, y el tesorero, Daniel de Frutos; ha solicitado las facturas de la reforma y ha citado a declarar como testigos al arquitecto del proyecto y a los administradores de las empresas que se llevaron cada uno de los seis bloques en los que la formación dividió el contrato.

Nuevos indicios prueban que Podemos tasó internamente las obras en un precio muy inferior al que terminó abonando por ellas. El 10 de enero de 2019, la formación pagó a la Agencia Tributaria del Ayuntamiento de Madrid el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras o ICIO para poder iniciar los trabajos. En la demarcación del consistorio de la capital, la tasa equivale al 4% del valor del proyecto. El antiguo gerente de Podemos manifestó entonces que la inversión ascendería a 630.710 euros e ingresó los 25.228 euros correspondientes en una cuenta de la hacienda madrileña, según consta en el comprobante de pago, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Esa valoración inicial se vio ratificada por el proyecto de ejecución de las obras, redactado por un arquitecto del entorno del partido, Manuel E. Campos García. El 3 de abril de 2019, estampó su firma en un presupuesto de 649.936 euros que supuso una ligera subida del 3% sobre el coste que había manejado la formación a principios de ese año. Tomando como referencia este último importe, el Consejo de Coordinación de Podemos autorizó el 20 de mayo de 2019 el inicio del concurso con el teórico objetivo, como en el resto de administraciones o entidades financiadas fundamentalmente con fondos públicos, de obtener una rebaja sobre el precio de partida.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Infló los costes hasta un 315%

La sorpresa llegó en los primeros días de junio, cuando Podemos anunció que había adjudicado los seis bloques en los que dividió la licitación por un coste definitivo de 1.445.049 euros IVA incluido, más del doble de lo que había estimado en el pago del ICIO en enero de 2019. Como reveló este diario, el capítulo de climatización y ventilación sufrió un encarecimiento del 315,5%. En el bloque de seguridad, el incremento fue del 111%. Se llevó el contrato la empresa Drin Seguridad SL, que se había encargado previamente de colocar los sistemas de videovigilancia de las viviendas de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar y de Pablo Echenique en el barrio de Salamanca.

Podemos ocultó durante meses al Ayuntamiento de Madrid el desfase en el coste de la obra. No comunicó su verdadero valor hasta el 21 de marzo de este año, 10 meses después del concurso y en pleno estado de alarma por la pandemia de coronavirus. Para entonces, ya había trascendido que el excoordinador jurídico del partido José Manuel Calvente había sido despedido en diciembre de 2019 cuando investigaba el proceso de adjudicación de la reforma, entre otras presuntas infracciones.

Simulación del concurso

En medio del confinamiento, la actual gerente de Podemos, Rocío Val, informó a la agencia tributaria de la capital de que el proyecto presupuestado en un primer momento por la formación en 630.710 euros se había elevado hasta los 1.193.708 euros. Y el 24 de marzo de 2020, un dirigente de Podemos pagó otros 22.159 euros para regularizar las obras. El ingreso se efectuó en una oficina de Ibercaja en la ciudad de Pamplona, según el comprobante de la transferencia, también en poder de este diario.

Un recibo prueba que Podemos infló las obras y las regularizó en pleno escándalo

Hay otros elementos de la reforma de la sede bajo investigación. Las dos empresas que se llevaron los dos principales bloques del contrato, Rozas-Castilla SL (se llevó el apartado de obra general por 741.669 euros) e Hispa Clima SL (obtuvo el área de ventilación y climatización por 292.119 euros), empezaron presuntamente a trabajar en el inmueble del número 18 de la calle de Francisco Villaespesa cuando ni siquiera había concluido la evaluación de ofertas de la licitación. El concurso habría sido una simple simulación para darle apariencia legal a la elección de los contratistas con criterios opacos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios