LA MATANZA SE PRODUJO POR CELOS

El asesino del triple crimen de Usera vuelve a la vida de su ex: "Ha 'hackeado' mi ordenador"

Cuando se cumplen cuatro años de los hechos, el abogado del despacho donde tuvo lugar el homicidio denuncia que Dahud Hanid Ortiz está protegido por la Inteligencia de Venezuela

Foto: La Policía, durante la investigación del triple crimen. (EFE)
La Policía, durante la investigación del triple crimen. (EFE)

Ayer se cumplieron cuatro años del triple crimen de Usera. Dahud Hanid Ortiz, según apuntaron las investigaciones del Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, se trasladó desde Alemania en coche para asesinar al hombre que él creía que tenía una relación sentimental con su exnovia, Irina T. Era un abogado de origen peruano que tenía un despacho en el mencionado barrio madrileño. Cuando llegó al inmueble, preguntó por Víctor Salas, pero este se encontraba en una vista judicial.

El visitante cogió entonces un objeto punzante y asesinó a una abogada y a la recepcionista, luego esperó a que llegara el letrado. En su lugar, sin embargo, se presentó un cliente al que Hanid Ortiz confundió con Salas. El exsoldado norteamericano, que llevaba años viviendo en Alemania, acribilló a su víctima con saña. Luego, quemó todo el establecimiento para evitar dejar huellas y huyó a Venezuela, donde meses después fue detenido y encarcelado.

El dueño del despacho explicó ayer a El Confidencial, sin embargo, que Hanid Ortiz no está en prisión. Según el letrado, el hombre que cruzó media Europa para asesinarle sin éxito se encuentra ahora campando a sus anchas en las dependencias de la Dirección General de Inteligencia del Gobierno bolivariano (Digesim). "Ha intentado 'hackear' el ordenador de su exnovia", asegura con rotundidad el abogado, que contrató detectives e hizo todo tipo de gestiones para ayudar a los investigadores de la Policía Nacional a resolver el caso.

Ahora ha vuelto a asesorarse de técnicos para rastrear quién está detrás de la ciberagresión y todo apunta al mismo origen, el edificio público que funciona como sede de la Inteligencia venezolana, donde altos funcionarios de prisiones del Ejecutivo de Nicolás Maduro le habían dicho que se encontraba Hanid Ortiz. "Primero ingresó en la cárcel de Santa María, pero luego le llevaron hasta el Digesim", subraya Salas, que asegura tener acreditadas sus afirmaciones gracias a un documento que refleja el rastreo realizado por expertos en ciberataques.

El intento de 'hackeo', asegura, se produjo hace dos semanas. Las primeras gestiones, agrega, dieron como resultado que el 'pirateo' se había realizado desde Pakistán, pero era solo la tapadera, ya que una segunda ciberbúsqueda acabó en las mencionadas instalaciones de la Inteligencia venezolana. Según explica el propio abogado, Hanid Ortiz es un experto en 'hackeo'. Ya durante la época previa al triple crimen, accedió a las cuentas de redes sociales, al correo y al ordenador de Irina con el fin de controlar todos sus movimientos, una actitud que se extendía al plano físico, ya que no pocas veces la mujer observó cómo el exmilitar norteamericano la seguía por la calle para ver adónde se dirigía.

Hanid Ortiz se encuentra en un centro de aislamiento del Digesimm, según asegura haber constatado Salas, que considera que se trata de una instalación preparada para albergar refugiados políticos. Entiende que, en el actual contexto de continuas amenazas de Estados Unidos a Venezuela, el exmilitar norteamericano está jugando un papel destacado. "Es un personaje de interés para ellos, estoy convencido de que lo están utilizando para acceder a determinada información", sostiene el abogado peruano, que confiesa estar dispuesto a llegar hasta el final en su lucha contra los elementos.

"Buscaré justicia en cualquier frontera", afirma con determinación, antes de anunciar su intención de personarse en la causa judicial que tendrá lugar en los próximos meses en Venezuela para sentar en el banquillo a Hanid Ortiz. El próximo septiembre, en concreto, los tribunales bolivarianos celebrarán una vista para presentar las partes y allí estará Salas. "Sé qué allí mi vida corre peligro, pero estoy dispuesto a asumirlo para evitar que este hombre salga de prisión", asegura con determinación.

La Justicia venezolana se declaró competente para juzgar el caso a pesar de que el Juzgado 41 de Madrid, que instruyó la investigación desde el primer momento, entendía lo contrario. El magistrado Juan Carlos Peinado, titular del juzgado español, incluso pidió la extradición de Hanid Ortiz, pero las autoridades bolivarianas la rechazaron. Alegaron que el presunto autor del triple asesinato había nacido en Venezuela y por lo tanto era nacional de ese país. Obviaron estas autoridades, sin embargo, que el acusado tuvo que renunciar a su nacionalidad originaria cuando se presentó a una promoción a la categoría de oficial dentro del Ejército norteamericano, un paso que conlleva obligatoriamente decir jurídicamente adiós a tu país de nacimiento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios