RECLAMA AL JUZGADO 41 LAS PRUEBAS

Venezuela rechaza ahora entregar a España al asesino del triple crimen de Usera

El Tribunal Supremo rectifica a una instancia inferior, argumentando que el asesino tiene nacionalidad de la República Bolivariana y no consta que haya renunciado a ella

Foto: Tres personas fueron asesinadas en un despacho de abogados de la madrileña calle Marcelo Usera el 22 de junio de 2016. (EFE)
Tres personas fueron asesinadas en un despacho de abogados de la madrileña calle Marcelo Usera el 22 de junio de 2016. (EFE)

El presunto autor del triple crimen de Usera, Dahud Hanid Ortiz, será finalmente juzgado en Venezuela. El Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana ha rectificado la decisión de una instancia judicial inferior que había ordenado seguir adelante con el envío del detenido a España, país que investiga desde el principio el asesinato que acabó con la vida de las dos empleadas del despacho de abogados incendiado en la madrileña calle de Marcelo Usera en junio de 2016, Maritza O. R. y Elisa C. G., y del cliente del bufete John Pepe C., que venía a recoger unos papeles cuando el asesino visitó el inmueble situado en el número 40 de la mencionada vía.

El alto tribunal venezolano argumenta en su escrito que Hanid Ortiz aún mantiene la nacionalidad bolivariana, lo que impide cualquier tipo de extradición, tal y como establece la legislación estatal. En concreto, la sentencia apela al artículo 6 del Código Penal, que establece que "la extradición de un venezolano no podrá concederse por ningún motivo" y que estos deberán "ser enjuiciados" en el país latinoamericano "si el delito que se les imputa mereciere pena por la ley venezolana". La mayor instancia del país basa su razonamiento en un escrito previo del fiscal general, que considera que resulta "improcedente" extraditar al sospechoso porque este tiene "nacionalidad venezolana", dado que la Dirección de Identificación Civil del país remitió un escrito al alto tribunal en el que concluía que "no existe registro alguno de solicitud de renuncia de esta nacionalidad por parte de Hanid Ortiz", que ha nacido en la República Bolivariana y por lo tanto siempre ha sido del país.

La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo recuerda que, según su propia jurisprudencia, el principio de no entrega de nacionales "se basa principalmente en la idea de que conceder la entrega de un venezolano sería sacrificar el deber de protección del Estado para sus súbditos y sustraerlos de sus jueces naturales". Por otro lado, añade que el alto tribunal "asume el firme compromiso ante el Reino de España de que el ciudadano Dahud Hanid Ortiz será juzgado en la República Bolivariana únicamente por la presunta comisión de tres delitos de homicidio e incendio", ilícitos contemplados en el Código Penal español y en el venezolano. Añade también que el acusado tendrá garantizado el derecho de defensa.

En la misma sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial, el Tribunal Supremo insta a la Fiscalía a que solicite al Reino de España "los elementos probatorios que a bien tenga" el Juzgado 41 de Madrid —responsable de la investigación— "presentar a través de su representación diplomática (...) que puedan servir para el juzgamiento en territorio venezolano del ciudadano". El escrito del alto tribunal recuerda que el Juzgado 41 es el que reclamó la extradición de Hanid Ortiz, detenido por las autoridades bolivarianas el pasado 13 de octubre en la Base Aérea Francisco de Miranda, ubicada en el municipio Chacao, del estado de Miranda, en Venezuela, lugar próximo al domicilio de un familiar del sospechoso.

Hanid Ortiz huyó a Venezuela tras cometer presuntamente el triple crimen de Usera, que el propio Tribunal Supremo relata con precisión. El 22 de junio de 2016, un varón se personó en el despacho de abogados de la calle Marcelo Usera de Madrid, propiedad del letrado Víctor Salas, que en ese momento se encontraba en plaza de Castilla. El visitante preguntó por el dueño, pero las dos empleadas que en ese momento había le dijeron que no estaba, que llegaría por la tarde. En ese momento, el hombre entró en el baño, se puso unos guantes, sacó un cuchillo y salió de nuevo. Salió y acuchilló a las dos trabajadoras. A la primera de golpe y a las segunda tras unos segundos de pelea. Luego, trasladó los cuerpos al despacho de Salas y esperó agazapado a que llegara el propietario. Horas más tarde, sin embargo, entró por la puerta un cliente habitual que el asesino confundió con el dueño. Hanid Ortiz —presuntamente— se abalanzó sobre él y le machacó el rostro hasta matarlo.

Tras descubrir que Hanid Ortiz —que también tiene nacionalidad estadounidense porque sirvió como marine en el Ejército norteamericano— había huido a Venezuela después de cometer el asesinato, la Policía Nacional notificó sus averiguaciones al Juzgado 41, que inició posteriormente un procedimiento de extradición. El Tribunal Quincuagésimo de Primera Instancia Estatal de Caracas ordenó seguir adelante con el proceso reclamado por la embajada de España en Caracas a petición del Juzgado 41, determinación que ahora ha sido rectificada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, que aprovecha la sentencia para explicar la retahíla de pruebas que hay contra el acusado y que el Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid consiguió recabar tras descubrir en el escenario del crimen un tapón de botella de agua que solo se fabrica en determinadas zonas del centro de Europa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios