quinta vez que se ven alterados

El coronavirus suspende los Sanfermines

Pamplona comunica con "tristeza" la cancelación de las fiestas del 6 al 14 de julio: deja abierta la posibilidad a que se puedan celebrar en otras fechas durante este año aunque asume que es difícil

Foto: Miles de personas celebran el comienzo de los Sanfermines del pasado año. (EFE)
Miles de personas celebran el comienzo de los Sanfermines del pasado año. (EFE)

El coronavirus ha contagiado de lleno a los Sanfermines, que no lanzarán el chupinazo como cada 6 de julio ante la imposibilidad de celebrar las fiestas en su calendario original con plenas garantías de salud para los miles de visitantes que recibe de todo el mundo por los efectos de la pandemia. No obstante, el Ayuntamiento de Pamplona no cierra la puerta a que se puedan celebrar en otras fechas a lo largo de este año, pero a día de hoy admite que esta posibilidad es difícil dada la actual evolución de la patología y las incertidumbres que existen sobre los escenarios a futuro y la obtención de una vacuna.

Así lo ha anunciado la alcaldesa en funciones, Ana Elizalde –el primer edil, Enrique Maya, está precisamente confinado en casa tras dar positivo por Covid-19–, en una rueda de prensa online a través del canal de YouTube del ayuntamiento que ha tenido lugar este mediodía y que había sido convocada de urgencia con tres horas de antelación.

Elizalde ha salido a dar a conocer una noticia que, "por muy esperada que fuera, no deja de producirnos un poso de tristeza". Y "con tristeza" ha comunicado la suspensión de las fiestas en sus fechas del 6 al 14 de julio, una medida "dura" que ha sido "consensuada" por todos los grupos municipales. Cuando faltan dos meses y medio para el chupinazo, el Gobierno municipal defiende que "parece evidente, y creo que es ese el sentir mayoritario de la opinión pública, que nuestras queridas fiestas están muy reñidas con el coronavirus". Los Sanfermines, según ha dejado constancia, "no han podido ser la excepción" dentro de la cascada de suspensiones de acontecimientos de trascendencia mundial a consecuencia del coronavirus –ha citado los Juegos Olímpicos de Tokio, la Eurocopa o el Tour de Francia, y fiestas nacionales como las Fallas y la Feria de Abril, que han sido "aplazadas o suspendidas varios meses antes de su celebración"–.

"A día de hoy, parece complicado que San Fermín pueda celebrarse este año, pero vamos a esperar a ver cómo evolucionan los acontecimientos"

Ahora, el ayuntamiento "no renuncia" a celebrar los Sanfermines a lo largo del año –"no nos cerramos a ello", ha aseverado–, pero la alcaldesa en funciones ha dejado entrever que es una posibilidad difícil a día de hoy pese a no perder la esperanza. "Ahora solo cabe una respuesta. No lo sabemos. Estamos en un escenario imprevisible y ponerse a adivinar o a anticipar qué va a suceder dentro de cinco meses sería un ejercicio de irresponsabilidad. A día de hoy, parece complicado que los Sanfermines puedan celebrarse este año, pero vamos a esperar a ver cómo evolucionan los acontecimientos”, ha señalado.

De este modo, es la quinta vez que los Sanfermines se ven suspendidos de algún modo a largo de toda su historia. La Guerra Civil impidió en los años 1937 y 1938 la celebración de las fiestas de Pamplona, que se mantuvieron fieles a su cita anual hasta que el 8 de julio de 1978 se vieron interrumpidas por la muerte de un joven estudiante por un disparo de la Policía Armada a raíz de los incidentes registrados tras el despliegue en la plaza de toros de una pancarta a favor de la amnistía. La última vez que la fiesta se vio trastocada fue en 1997 con el asesinato a manos de ETA del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, que llevó al Ayuntamiento a anular el sexto festejo taurino y el último encierro en protesta por un crimen que causó una gran conmoción en toda España.

El ayuntamiento barajaba hace un mes la posibilidad de retrasar las fiestas: “Habrá San Fermín, pero habrá que ver cuándo", afirmó Maya

"Ojalá se puedan celebrar en septiembre", ha expuesto Elizalde para dejar un poco entreabierta la puerta a los Sanfermines en otras fechas durante el año. La opción de demorar unos meses la celebración de los Sanfermines de 2020 a consecuencia del coronavirus la había puesto sobre la mesa Maya el pasado 23 de marzo, en pleno estado de alarma por la expansión de la pandemia, cuando aseguró que “habrá San Fermín, pero habrá que ver cuándo”. Con sus palabras, el alcalde, que días después resultó contagiado con coronavirus –a día de hoy permanece recluido en casa "en buen estado" tras haber abandonado el Complejo Hospitalario de Navarra al no haber superado aún la enfermedad–, dejó entrever que el ayuntamiento planeaba posponer las fiestas ante la evolución de la pandemia.

De momento, silenciado ya el chupinazo del 6 de julio, el Ayuntamiento de Pamplona va a divulgar por las redes sociales un vídeo en cuatro idiomas –castellano, euskera, inglés y francés– bajo el lema ‘En cuanto podamos…#LosViviremos #Sanfermines’ ante la posibilidad de que la mecha de "las mejores fiestas del mundo" se pueda prender a lo largo del año.

La "dura", "triste" y "absolutamente difícil" decisión de confirmar una "noticia de alcance nacional e internacional" se ha adoptado –ha resaltado Elizalde– con el "consenso de todos los grupos municipales", que son "conscientes de manera unánime que no hay otra opción". "La realidad impera", ha remarcado amparándose en que "las previsiones a nivel nacional para la desescalada del estado de alarma hacen improbable que se puedan celebrar unas fiestas como los Sanfermines" en las fechas establecidas. "Mientras no tengamos una vacuna para combatir el coronavirus la prioridad número uno es la salud. Y así lo seguirá siendo", ha recalcado.

Ahora, "sin renunciar a la celebración de los Sanfermines" durante este año, el ayuntamiento buscará "fórmulas para intentar compensar de alguna manera las cuantiosas pérdidas económicas y sentimentales que van a suponer la suspensión de las fiestas". En términos económicos, el Ayuntamiento de Pamplona aún no tiene cuantificado el impacto que provocará la suspensión de unas fiestas cuyo presupuesto municipal es superior a los tres millones de euros. Elizalde ha dejado constancia de que precisamente este año el consistorio había encargado un estudio que se iba a trabajar junto con el Gobierno de Navarra y la Cámara de Comercio para actualizar los datos económicos del último informe, que data de 2006, y que se había quedado ya "obsoleto". En todo caso, al respecto, diferentes estudios apuntan a que los Sanfermines dejan un impacto económico del orden de 150 millones de euros en la capital navarra.

Sin "renunciar" a los Sanfermines a lo largo del año, Pamplona buscará "fórmulas para compensar las cuantiosas pérdidas económicas y sentimentales"

El planteamiento hace un mes era a favor de retrasar, pero no cancelar. Pero los efectos de la pandemia no dejan lugar a otra opción ahora mismo que no sea la suspensión sin que se pueda hablar de posponer su celebración para otra fecha de este año, según ha puesto de manifiesto la alcaldesa en funciones. Al respecto, Maya afirmó hacer un mes que no se contemplaba suspender unas fiestas que reciben a unos dos millones de visitantes procedentes de todos los rincones del mundo durante los nueve días de celebración. “Cuesta ponerse en situación de algo que vemos tan lejano, pero es algo que tiene una gran importancia para la ciudad desde el punto de vista festivo y económico y, por lo tanto, no sé cómo van a estar las cosas para el 6 de julio”, aseveró Maya.

Por entonces, a tenor de sus palabras, el consistorio barajaba la posibilidad de retrasar unos meses como alternativa de peso. Pero, de momento, no es posible hablar de retrasar y sí de suspender, según ha recalcado la alcaldesa en funciones a la vista de las muchas incertidumbres que existen en torno a la evolución de la pandemia. En su intervención de hace un mes, el alcalde ya apuntó que se habían “cancelado otras fiestas como las Fallas”, que se han pospuesto en principio para el verano, y se había retrasado un año la celebración de los Juegos Olímpicos a raíz de la pandemia. En todo caso, Maya dejó constancia de que el consistorio trabajaba con poder llevar al cabo el chupinazo como cada 6 de julio, ya que la consigna dada a las diferentes áreas municipales involucradas en la fiesta era mantener el calendario y seguir con los preparativos de cara al inicio de los Sanfermines en esa fecha. Pero la "triste" noticia de su suspensión ha llegado hoy, a dos meses y medio del chupinazo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios