Diplomacia para vender corderos: el acuerdo con Arabia Saudí que da aire a los ganaderos
  1. España
"Estamos en la UCI, pero sin intubar"

Diplomacia para vender corderos: el acuerdo con Arabia Saudí que da aire a los ganaderos

El coronavirus ha bloqueado el mercado de ovinos en España y el sector ya mira hacia los países árabes, donde aumenta la demanda por la proximidad del Ramadán y la fiesta del cordero

Foto: Diplomacia para vender corderos: el acuerdo con Arabia Saudí que da aire a los ganaderos
Diplomacia para vender corderos: el acuerdo con Arabia Saudí que da aire a los ganaderos

El sector ovino ha encontrado un balón de oxígeno en los países árabes. Mientras las ventas se vienen abajo en España por la pandemia del coronavirus y el consecuente cierre de la hostelería, los ganaderos fijan su mirada en el Ramadán y en la fiesta del cordero, que se celebran entre abril y julio. Desde la Interprofesional del Ovino y Caprino de Carne (Interovic), que agrupa tanto a ganaderos como a industria, destacan el caso de Arabia Saudí, país con el que se ha cerrado un acuerdo para enviar cerca de 100.000 corderos vivos a lo largo de este mes. La operación, sin embargo, estuvo a punto de saltar por los aires después de que las autoridades árabes exigieran un requisito en el último momento, contratiempo que pudo solventarse con negociaciones al más alto nivel e incluso la intervención de Felipe VI.

La apertura de una nueva ruta entre Arabia Saudí y España comenzó a fraguarse en torno a septiembre de 2019: "Vino una delegación de su Ministerio de Agricultura y vieron que cumplíamos todos sus estándares. Entonces, un par de semanas antes de que se decretase el estado de alarma, mandaron una comunicación diciendo que el mercado estaba abierto", explica el coordinador de Interovic, Tomás Rodríguez. La ruta se estrenó con el envío de un barco y, cuando se preparaba el segundo, llegaron los problemas: "La autoridad sanitaria de Arabia Saudí dijo que había que cambiar una cosa en el certificado de exportación, en los papeles. El problema es que al cambiarlo, era imposible enviar los corderos".

Foto: El campo, en cuadro: "Estamos soltando lechales y cabritos en masa"

El requisito en cuestión consistía en que España confirmara que ninguno de los 21.500 corderos que iban en el segundo barco padecía un tipo de brucelosis. "La medida puede estar bien pensada en Arabia Saudí, pero en España no. Aquí esa enfermedad está eliminada", asegura Rodríguez. "Con esa nueva exigencia, había que hacer un análisis a los 21.000 corderos uno por uno, una cosa inviable. Si no tenemos test para el coronavirus, imagínate con los corderos". Para evitar que la operación se viniera abajo, desde Interovic decidieron escribir a las autoridades y confiaron en que se pudiera alcanzar un nuevo pacto entre ambos gobiernos. "Yo lo que he hecho ha sido una presión muy fuerte con el Gobierno de España", resume.

Esa presión arrancó con una carta al Ministerio de Agricultura. Luis Planas había reconocido que el sector ovino era uno de los más afectados por el coronavirus y estaba en contacto con ellos, así que le mandaron un escrito que, entre otros puntos, incluía este: "Decirle al ministerio que echara para atrás el certificado". En un intento de llevar esa presión un paso más allá, Interovic envió una misiva similar a la embajada de España en Arabia Saudí y, en el último momento, se le abrió otra puerta: "Alguien me dijo: 'Oye, tengo la posibilidad de que esto llegue al Rey'. Y yo escribí un documento con nuestras necesidades como para que llegara al Rey. Sobre Felipe VI, yo no puedo ni confirmar ni desmentir que haya intervenido. Solo sé que se le escribió el documento".

Rodríguez desconoce cómo se produjeron esas conversaciones y evita identificar a la persona que supuestamente se encargó de hacer llegar sus necesidades al Rey, pero fuentes cercanas a la operación confirman a este diario que Felipe VI intervino. "Nosotros estamos muy agradecidos al ministerio por la apertura del mercado, que me consta que ha hecho esfuerzos", sostiene por su parte Rodríguez, dejando al margen el papel de la Corona. Para Interovic, las negociaciones diplomáticas forman parte del decorado, y lo que les importa es que a comienzos de abril se enviaron 21.500 ovinos en el segundo barco: "Salieron hacia el 4 o 5 de España", explica. Antes de que finalice abril, se espera que otros 80.000 sigan la misma ruta.

La esperanza de los países árabes

La ganadería ovina está agonizando ante el avance del coronavirus. "Es un sector que lleva arrastrando una crisis desde hace muchos años. El consumo ya no es diario sino estacional: empieza en Semana Santa y luego bautizos, primeras comuniones, festejos... Ahí es cuando hay más movimiento. Además, el mayor consumidor es el canal de hostelería, que lógicamente con el coronavirus tiene consumo cero. Está lloviendo sobre mojado", se lamenta el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (Feagas), José Luis Urquijo. "También hemos perdido Italia, que en Semana Santa había una exportación consolidada hacia allá", añade Antonio Punzano, ganadero de ovino en Jaén y portavoz de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

Ambos destacan además el problema con el cordero lechal. "Tiene 12 o 15 kilos como máximo. Si lo matas por encima de ese peso, tiene otro gusto. No puedes parar, no puedes decir 'esto lo paramos y ya venderemos'. Tiene otros gastos, otro consumo... También hay razas que engrasan con el tiempo y ya no es apreciado por el consumidor", explica Urquijo. "El lechal se ha hundido totalmente. No es que lo quieran más caro o más barato, no quieren ninguna unidad. Están congelando lo poco que tienen. Muchos ganaderos están optando por sacrificarlo directamente y ya está", asegura Urquijo.

Foto: El Gobierno aprueba que los parados puedan trabajar en la agricultura y cobrar el subsidio

En medio de ese mercado que ya no compra, el sector empieza a mirar hacia los países árabes, que compran ovino vivo y más adulto. "Nos ha venido muy bien esta salida a Arabia Saudí porque quitamos del mercado español 100.000 corderos cuando se matan en torno a 10 millones al año. Nos ha permitido respirar un poco a muchas granjas y producciones", afirma Rodríguez. Desde Interovic, apuntan además a Libia y Jordania como compradores de ovino vivo, y otras fuentes del sector añaden a la lista la posibilidad de vender a Argelia. "Empezamos a ver la luz al final del túnel si sigue esta exportación. Hace un par de semanas, se enviaban desde Cartagena 50.00 corderos a países árabes y ahora sumamos uno nuevo", asegura a su vez Antonio Punzano, portavoz de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

Conforme se consolidan estas rutas con países árabes, en el sector se insiste en la apertura de otro país: China. Al gigante asiático no se enviarían los ovinos vivos, como exigen los árabes, pero Interovic asegura que es un mercado que permitiría aumentar las exportaciones de este tipo de carne hasta un 25% en 2020: "Tenemos con ellos un protocolo técnico cerrado, pero hay un punto en el que no nos ponemos de acuerdo en dos palabras. Solo son dos palabras. Nosotros tenemos una posición y ellos otra, y lo que falta es que el Gobierno de España se ponga de acuerdo con el chino. Los técnicos no vamos a avanzar más, es una cuestión de intenciones de países", argumenta Rodríguez. En los escritos que envió al ministro, China es otro de los problemas que pide solucionar.

Ganadería Coronavirus
El redactor recomienda