En primera persona: "Es la guerra de una generación contra un enemigo invisible"
  1. España
PABLO LOPESINO, BRIGADA DE LA UME

En primera persona: "Es la guerra de una generación contra un enemigo invisible"

Miembro del Tercer Batallón de la Unidad Militar de Emergencias de Valencia, Pablo lucha con su equipo en las residencias de ancianos contra algo que no se puede ver

Foto:  Pablo Lopesino (i), brigada de la UME.
Pablo Lopesino (i), brigada de la UME.

Soy Pablo Lopesino, brigada de la Unidad Militar de Emergencias (UME), segundo jefe de sección del Tercer Batallón de Valencia. Llevamos luchando desde el día 15 contra el coronavirus. Todo esto es un drama. El virus se ceba con los más débiles. Es un enemigo que no se ve y, por eso, es más difícil combatirlo. Pero dure lo que dure, vayamos donde vayamos, nos vamos a dejar la piel. Esta es la guerra que le ha tocado librar a nuestra generación y es contra un enemigo invisible.

Nuestros abuelos combatieron en otras guerras. Ahora, muchos están en esas residencias de ancianos en las que estamos focalizando el esfuerzo. No voy a decir que no es duro, lo es. Vivo la situación con la misma preocupación que cualquier ciudadano aunque, gracias a mi formación, logro permanecer sereno y tranquilo. El entrenamiento, la preparación en zonas de conflicto, se nota en estas situaciones.

placeholder

No sé por cuánto tiempo se va a prolongar esto. Las jornadas son largas, pero es ahora cuando hay que darlo todo. Tenemos que redoblar esfuerzos, allí donde nos manden. Y la gente transmite un agradecimiento tremendo. Notamos su alegría cuando nos ven. No será hasta que todo pase cuando podamos disfrutar de ese reconocimiento, porque ahora lo importante es hacer nuestro trabajo y hacerlo bien.

En las residencias de mayores, donde estamos acudiendo en los últimos días, nos centramos a fondo en nuestra labor. Tenemos un protocolo que seguimos a rajatabla. Primero, contactamos con el gerente, que nos da 'imputs' sobre la situación. Elaboramos un plan previo. Antes de llevar a cabo el reconocimiento, antes de acceder a ninguno de los centros, nos desinfectamos a conciencia. En caso de que la residencia no tenga casos positivos, nos centramos en las zonas comunes. Si hay contagiados, accedemos a las habitaciones. El sentir de la gente está a flor de piel.

placeholder

Contamos con material especializado, pulverizadoras de mano, autobombas. La solución empleada para rociar es hipoclorito sódico disuelto en agua con distintos porcentajes, en función del grado de expansión que se aprecie ante la valoración de los positivos. Se emplea más rebajada en casos más leves y más potenciada en los más graves.

Es duro, pese a la experiencia. Yo he estado en contacto con situaciones especialmente complicadas en otras ocasiones. Durante el terremoto de Lorca, donde nos encontramos con muchísima gente en la calle. También estuve en los incendios de Cortés de Pallás, que se prolongaron durante ocho días y fueron de los más devastadores que se recuerdan, un desastre natural tremendo. Pero nada como esto. Luchas a ciegas. Somos una nación fuerte y juntos superaremos este virus.

Fuerzas Armadas
El redactor recomienda