CRISIS DEL CORONAVIRUS

Iglesias apela a un 'new deal' reforzando lo público y enterrando la "austeridad fiscal"

El vicepresidente de Derechos Sociales Pablo Iglesias ha intervenido este jueves ante la opinión pública, junto al responsable de Sanidad Salvador Illa, por primera vez

Foto: Fotografía facilitada por la Moncloa que muestra al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), que preside la reunión de Consejo de Ministros, junto al vicepresidente Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta, Carmen Calvo (d).
Fotografía facilitada por la Moncloa que muestra al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), que preside la reunión de Consejo de Ministros, junto al vicepresidente Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta, Carmen Calvo (d).

El vicepresidente de Derechos Sociales Pablo Iglesias ha intervenido este jueves ante la opinión pública, junto al responsable de Sanidad Salvador Illa, por primera vez desde que se decretó el estado de alarma por el coronavirus. Y lo ha hecho aprovechando la ocasión no solo para explicar las medidas que está desarrollando su departamento, sino principalmente para realizar reflexión general sobre cómo entiende Unidas Podemos que se debe salir de esta crisis. Esto es, a través de la expansión monetaria con un incremento hasta donde sea necesario del gasto público, enterrando "los dogmas de la austeridad fiscal". Frente a los que apuesta por recetas que priorizan el déficit público, espetó después de que un sector de Ejecutivo encabezado por la vicepresidenta económica Nadia Calviño se resistiese a medida que afecten a la deuda, "hay que priorizar el empleo y la económica de los hogares".

Una suerte de 'new deal' frente a lo que consideró no solo una crisis sanitaria, sino también económica y social. En definitiva, una salida que justamente vaya por el camino contario a como se hizo tras la crisis de 2008, según especificó. "Debemos salir de la manera opuesta, utilizando los resortes y mecanismos del Estado para proteger a los trabajadores", aseguró, para añadir que "tenemos que aprender de aquella experiencia -crisis de Lehman Brothers- y apostar por reforzar de cara al futuro los servicios públicos porque son el único cordón de seguridad".

Para el líder de Unidas Podemos el paquete de medidas sociales aprobadas este martes "no es un punto y final", por lo que ha avanzado que desde el Gobierno se seguirá trabajando para dar más pasos de cara a lo que denomina un "escudo social". Entre las medidas que ya se están negociando se incluye ampliar a los alquileres la moratoria de pago establecida para las hipotecas. Asimismo, desde Unidas Podemos se ha reclamado la creación de una renta mínima vital para las personas más castigadas por los efectos económicos de esta crisis sanitaria. "No solo estamos en una emergencia sanitaria, sino también económica y social, lo que significa que no se puede dejar a nadie desatendido en lo sanitario pero tampoco en lo económico y social", reiteró.

Iglesias reconoció que el primer paquete de medidas sociales y económicas es "un paso histórico", pero insistiendo en que se deben hacer más cosas para proteger a desempleados, autónomos, familias y pymes. Para ello se apoyó en el consenso que se está generando entre economistas que proceden de distintas escuelas económicas y que "dicen que hay que responder a esta situación con todos los instrumentos de que disponemos sin escatimar esfuerzos".

El plan de choque social que gestionará la vicepresidencia segunda con comunidades autónomas y ayuntamientos, como desarrolló también Iglesias durante su comparecencia en Moncloa, dispondrá de un plan de choque con un total de 600 millones de euros para reforzar la atención social a colectivos vulnerables. Concretamente, se hará a través de un Fondo Social Extraordinario, dotado con 300 millones de euros, que se destinará exclusivamente a las consecuencias sociales del Covid-19 y "se transferirá a las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla para financiar las prestaciones básicas de los servicios sociales que tengan por objeto exclusivamente hacer frente a situaciones extraordinarias".

La segunda pata, de 300 millones de euros, tiene que ver con la flexibilización de la regla de gasto para que los ayuntamientos puedan usar su superávit correspondiente al año 2019 si lo invierten en reforzar partidas de atención a la dependencia, servicios sociales y todo tipo de problemas de índole social asociados. Otras de las medidas sociales de calado tienen que ver con la garantía de suministro de agua y energía a consumidores vulnerables y la moratoria de las hipotecas.

La vicepresidencia segunda coordinará el funcionamiento de los servicios sociales de todo el Estado, en cooperación con comunidades autónomas y ayuntamientos, para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus. El ministro de Sanidad ha dado instrucción de adoptar medidas específicas en el ámbito de los servicios sociales y ha solicitado al vicepresidente Pablo Iglesias que proponga las actuaciones inmediatas para todo el territorio nacional y determine las medidas necesarias para la correcta coordinación de dichos servicios sociales.

Sanidad delega así en la vicepresidencia segunda las propuestas necesarias para "colaborar con los servicios sociales durante la alarma sanitaria, a la vez que muestra su total disposición para adoptar, desde el propio Ministerio de Sanidad, aquellas medidas precisas que pudieran servir de ayuda", según han trasladado desde el Gobierno. El pasado lunes ya se acordó que la vicepresidencia de Derechos Sociales coordinase con el ministerio de Defensa el plan para alojar a las personas sin hogar. El departamento del que está al frente Pablo Iglesias tomó así el mando del operativo para protección de las personas sin hogar con la participación de las fuerzas armadas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
103 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios