ACUSACIÓN EN EL CASO NUMMARIA

Hacienda pide 28 años de cárcel para Imanol Arias y Ana Duato por delito fiscal

La Agencia Tributaria reclama cuatro años de prisión por cada uno de los siete años en los que considera que los actores de 'Cuéntame' defraudaron. Ya pagaron la mayor parte

Foto: Ana Duato e Imanol Arias, en 'Cuéntame cómo pasó' en 2019. (Archivo RTVE)
Ana Duato e Imanol Arias, en 'Cuéntame cómo pasó' en 2019. (Archivo RTVE)

Hacienda ya ha acusado en el caso del delito fiscal del despacho Nummaria. Y lo ha hecho a lo grande. La Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria, pide 28 años de cárcel para Ana Duato y otros tantos para Imanol Arias por fraude entre 2009 y 2015 y multas que suman unos 16 millones. Considera que cometieron siete delitos fiscales —uno por ejercicio— y pide cuatro años de prisión por cada uno. La abogacía, en un escrito al que ha tenido acceso El Confidencial, acusa por la pena más grave e incluye años que fuentes del caso consideran prescritos. Los dos actores abonaron la mayor parte de la cuota defraudada, lo que les servirá para acogerse a atenuantes. Aún están a tiempo de buscar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y la Abogacía. Aunque la acusación es enorme, el partido acaba de empezar y en estos delitos hay margen para que eviten la cárcel como lo hicieron Cristiano Ronaldo y tantos otros.

Después de cuatro años de investigación, la Audiencia Nacional dio en junio por terminada la instrucción del caso Nummaria y ha pedido a las partes que acusen. La Abogacía del Estado se ha adelantado a la Fiscalía y ha presentado su escrito contra 30 personas, clientes y abogados, y tres sociedades. Después de una complicada investigación, que ha dejado fuera algunas sociedades que usaron las estructuras del despacho por una discusión entre el fiscal y el juez del caso, el asunto se dirige a juicio.

La Abogacía del Estado se ha adelantado a la Fiscalía y ha presentado su escrito contra 30 personas, clientes y abogados, y varias sociedades

La Abogacía del Estado destaca en su escrito, de 56 páginas y al que ha tenido acceso El Confidencial, que el despacho Nummaria "facilitaba a sus clientes estructuras jurídico económicas que eran diseñadas, implementadas y gestionadas por el despacho —él mismo se valía de ellas— con la única finalidad de asegurar la opacidad de las operaciones económicas de sus clientes, bien frente a la Hacienda pública, bien frente a otras terceras personas físicas o jurídicas".

El despacho, dirigido por el inspector de Hacienda en excedencia Fernando Peña, creaba "estructuras societarias, de ámbito nacional e internacional" basadas "en el principio de opacidad". El despacho utilizaba sociedades en el Reino Unido opacas que eran "entidades simuladas constituidas para fines ilícitos de todo tipo" y que estaban gestionadas por "administradores-testaferros de Costa Rica o Mauricio", siempre según la acusación.

Fernando Peña, principal acusado. (EFE)
Fernando Peña, principal acusado. (EFE)

El abanico que ofertaba era amplio e incluía la creación de una Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE) domiciliada en España pero controlada desde Reino Unido y administrada desde Costa Rica. Eso permitía eludir impuestos. Para camuflarlo aún más, "el esquema podía complicarse en muchas ocasiones mediante la superposición de un entramado nacional de sociedades opacas". El despacho conseguía que las rentas no tributaran en España y salieran al extranjero.

El principal acusado es Fernando Peña, un tipo prestigioso que había sido vicedecano del colegio de Economistas de Madrid y que ya en 2002 fue detenido por crear una red de sociedades en el extranjero y fue indultado en 2009. El escrito acusa a Peña de una pléyade de delitos que suman decenas de años de cárcel al tenerlo por cooperador necesario de los delitos de sus clientes más autor de alguno suyo. Pero Hacienda va también contra nueve empleados del despacho, abogados y fiscalistas.

Entre los acusados, también hay clientes, como Santiago Burgaleta García Mansilla, Luis Fernández Caballero, José Luis Macho Conde, José Manuel Garrido, Saúl Ruiz, Saúl Ruiz de Marcos, del fondo de capital riesgo Thesan Capital, y otros empresarios.

El despacho también creaba sociedades para artistas. Joaquín Sabina, que regularizó su situación con Hacienda antes de que estallara, era uno de esos. Muchos han evitado llegar a sentarse en el banquillo. Pero dos de las principales estrellas de la televisión, Imanol Arias y Ana Duato, están finalmente entre los acusados.

Según la Abogacía del Estado, Imanol Arias "contrató los servicios del despacho Nummaria con el fin de mantener una estructura societaria artificiosa cuya finalidad era la ocultación de rentas" de sus "importantes ingresos procedentes de su participación en una serie de televisión". Imanol Arias, como tantos otros actores, cedía sus derechos a una sociedad, que era la que firmaba los contratos. Además, según la Abogacía del Estado, se fijaba "una retribución para el actor por un importe muy inferior a la facturado por los servicios, en forma de renta vitalicia" y la diferencia la usaba para pagar sus gastos personales.

Arias "contrató los servicios de Nummaria con el fin de mantener una estructura societaria artificiosa cuya finalidad era la ocultación de rentas"

El escrito de acusación cifra el inicio del fraude en 2008 y, según la Agencia Tributaria, le permitía "la simulación de la imputación de un 80% de las rentas canalizadas fraudulentamente". "Estos contratos no tienen ningún sentido, ni económico ni de equilibrio". "El único sentido de esta estructura de fraude es intentar transformar una renta de actividad profesional por el trabajo como actor en una renta vitalicia pretendiendo disfrutar de la bonificación así establecida en la norma". Hacienda cifra la cuota defraudada por Imanol Arias en 2,78 millones entre 2009 y 2015.

Con la investigación ya en marcha, el actor abonó 2,33 millones en declaraciones complementarias en Hacienda. Eso le permite acogerse a una atenuante para rebajar la pena, pero al haber regularizado con la investigación en marcha, no le exime de que sume la cuota defraudada. Para el actor, Hacienda pide cuatro años por cada delito fiscal, lo que eleva la petición a 28 años de cárcel. Además, reclama una multa de cuatro veces lo defraudado, lo que en este caso supera los nueve millones.

"Ana Duato percibe y debería haber tributado, cosa que no hizo, por las rentas generadas por su trabajo como actriz principal de varias series de televisión"

En el mismo año que Arias fue a Nummaria, llegó Ana Duato, su compañera en la serie 'Cuéntame', de TVE. "Ana Duato percibe y debería haber tributado, cosa que no hizo, por las rentas generadas por su trabajo como actriz principal de varias series de televisión", señala el escrito. La actriz, siempre según la acusación, "oculta parte de sus rentas por su trabajo como actriz para su productora, dejando de facturar algunos capítulos cada año". Hacienda considera que Duato defraudó 1,9 millones de euros en siete ejercicios. Como Imanol Arias, la actriz ya abonó 708.130 euros cuando comenzaron las inspecciones. La Agencia Tributaria pide para ella 7,6 millones de multa.

Aunque la acusación es enorme, al multiplicar una pena tan grande por tantos delitos, fuentes conocedoras del caso destacan que es un caso complejo. Para empezar, es inusual que se incluyan siete ejercicios cuando los delitos fiscales prescriben a los cinco años.

Imanol Arias, al llegar a declarar a la Audiencia. (EFE)
Imanol Arias, al llegar a declarar a la Audiencia. (EFE)

El escrito tiene omisiones relevantes y descuidos notorios. En el caso de Imanol Arias, no menciona su nombre al pedir la pena y cita que cometió delitos entre 2019 y 2015 (en vez de 2009 y 2015). Además, en una página se ha colado una anotación de trabajo en la que la abogada del Estado se pregunta si convendría acusar a las parejas como cooperadores necesarios.

El sector relativiza estas acusaciones tan grandes en delitos fiscales. Para empezar, el Código Penal limita el cumplimiento máximo cuando uno es condenado a muchos delitos similares. En este caso, el cumplimiento máximo sería de seis años. Además, al haber pagado ya buena parte de la cuota, pueden buscar la atenuante de reparación del daño.

La mayoría de los famosos acusados por delito fiscal han buscado condenas en conformidad con penas que no conllevan ingreso en prisión y que convierten el juicio en un trámite. Sin embargo, hay algunos, como Xabi Alonso, Sete Gibernau, Borja Thyssen o Javier Merino, que no han pactado y han sido absueltos. Hacienda y la Fiscalía han recurrido las condenas de Thyssen y Alonso. El caso de Arias y Duato promete aún bastantes capítulos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios