DISPUTA POR LA MEGACOMISIÓN DE 134 MILLONES

Guerra entre la lobista del AVE a La Meca y el consorcio por la investigación de la Fiscalía

Las compañías del AVE saudí seguían retribuyendo a Shahpari A. Zanganeh por la adjudicación de la obra en 2011, pero algunas han suspendido los pagos por las diligencias de la Fiscalía

Foto: Shahpari Azam Zanganeh, tercera mujer de Adnan Khashoggi. (Reuters)
Shahpari Azam Zanganeh, tercera mujer de Adnan Khashoggi. (Reuters)
Adelantado en

Las diligencias que instruye en secreto la Fiscalía Anticorrupción sobre el contrato del AVE Meca-Medina han permitido descubrir que las 12 compañías españolas que se adjudicaron la infraestructura en 2011 han seguido pagando hasta ahora a Shahpari Azam Zanganeh, la lobista iraní a la que recurrieron para asegurarse una interlocución directa con las autoridades de Arabia Saudí. Las empresas pactaron con Zanganeh que le abonarían hasta 134 millones de euros si conseguía que les dieran el proyecto, como terminó ocurriendo. Sin embargo, la contraprestación se abonaría a plazos, a medida que avanzara la ejecución de las obras.

Ahí es donde han surgido problemas, según han confirmado a El Confidencial fuentes empresariales. Las pesquisas del Ministerio Público han provocado que algunas de las compañías del proyecto suspendan las transferencias a Zanganeh alegando que las diligencias de la Fiscalía arrojan dudas sobre su actuación y podrían dañar su propia imagen. Una de las empresas que han congelado los pagos es Siemens Rail Automation, que ya ha remitido a la Fiscalía toda la documentación que tiene sobre su relación con la intermediaria. Ni la compañía ni el consorcio quisieron ayer comentar la información

El Ministerio Público también se ha dirigido al resto de adjudicatarias para que aporten las facturas emitidas por la mercantil de Zanganeh, aclaren cómo entraron en contacto con ella y detallen cuáles son los servicios que ha prestado exactamente. Completan la lista Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Imathia, Indra, Ineco, OHL, Renfe, Talgo y Abengoa Inabensa. Aunque se agrupan en una entidad con personalidad jurídica propia, Consorcio Español Alta Velocidad Meca Medina (CEAVMM), el acuerdo con la lobista fue firmado presuntamente por todas las compañías a título individual. El CEAVMM ha sido igualmente requerido por la Fiscalía y ha aportado información. Pero el grueso de la posible responsabilidad penal que se derive del procedimiento recae directamente en las constructoras e ingenierías que acordaron con la empresaria retribuirla por sus gestiones con el 2% de los 6.736 millones de euros del contrato.

El rey Juan Carlos, con los ministros del Gobierno de Mariano Rajoy, en una visita a Arabia Saudí en 2014 para analizar la marcha del AVE a La Meca. (EFE)
El rey Juan Carlos, con los ministros del Gobierno de Mariano Rajoy, en una visita a Arabia Saudí en 2014 para analizar la marcha del AVE a La Meca. (EFE)

La suspensión de los pagos no ha hecho gracia a Zanganeh, que fue interrogada por Anticorrupción en Madrid el pasado julio para conocer de primera mano en qué había consistido su papel, como desveló este diario este miércoles. La testigo defendió que su labor había sido completamente legal, que prestaba el mismo servicio a multinacionales de otros países y que podía demostrar que gran parte de los fondos que había recibido del consorcio habían ido destinados a pagar a proveedores que habían colaborado con ella en el proyecto. En las semanas siguientes a su declaración, sus abogados en España entregaron facturas a la Fiscalía para tratar de demostrar que había contado la verdad.

Tercera mujer de Khashoggi

Zanganeh, tercer mujer de Adnan Khashoggi, traficante de armas saudí y amigo íntimo de Juan Carlos I, no solo busca que las diligencias se cierren cuanto antes para eludir una posible imputación por un delito de corrupción en los negocios internacionales. También necesita el archivo del caso para percibir la totalidad del dinero que le prometieron las compañías españolas. Fuentes del entorno de la consultora aseguran que está molesta con Siemens y las otras empresas que han suspendido los pagos, al entender que no están cumpliendo sus compromisos. La línea Meca-Medina fue inaugurada en octubre de 2018 pero aún queda por desarrollar parte de las obras. Zanganeh debería, por tanto, seguir recibiendo plazos de los 134 millones de euros pactados. La relación, que había permanecido hasta ahora en un discreto segundo plano, amenaza con saltar por los aires.

Pese a los deseos de Zanganeh, las pesquisas están lejos de finalizar. La documentación que entregaron sus abogados ha permitido situar el foco en sus empresas proveedoras. Hay facturas de cuantías millonarias que justifican servicios cuestionables. Y algunas de esas mercantiles, saudíes en su mayoría, reproducen esquemas propios de sociedades 'offshore', dificultando la identificación de sus verdaderos titulares.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein (d), con el rey Juan Carlos, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (Archivo)
Corinna zu Sayn-Wittgenstein (d), con el rey Juan Carlos, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (Archivo)

En un comunicado remitido a este diario, Zanganeh mantiene que todas sus facturas han estado "respaldadas por servicios reales y efectivos prestados al consorcio". "Como he demostrado ante la Fiscalía española, asistí a varias empresas españolas en la conformación de un consorcio y en la preparación de las ofertas de precalificación y de licitación. Una vez que el contrato fue finalmente adjudicado al consorcio español, después de varios años de duro trabajo, también trabajé incansablemente con el consorcio español durante los años posteriores", defiende. "Es falso e incorrecto que mi papel en este proyecto se limitara a obtener el contrato del consorcio español o que el único propósito de mi intervención fuera servir de enlace con las autoridades saudíes".

La consultora saudí también rechaza cualquier tipo de trato con sociedades offshore. "Soy la única propietaria de una sola empresa, EPIC Arabia, Project Development, domiciliada en el Reino de Arabia Saudita, que mantiene contratos con las empresas españolas, emite las facturas correspondientes y percibe todos los pagos. No he desviado ningún pago a otra compañía ni trabajo con ningún otro proveedor", afirma Zanganeh.

El primo del rey

Además de Zanganeh, también ha sido interrogada en el marco de estas diligencias la empresaria y aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, examante del rey Juan Carlos. Las indagaciones tienen su origen precisamente en varios audios grabados por Villarejo en los que Corinna aseguraba que el monarca habría usado de forma recurrente a su primo Álvaro de Orleans para percibir comisiones de grandes contratos y también habría pedido un porcentaje por el AVE saudí. Según la antigua pareja de Juan Carlos I, la mediación entre las compañías españolas y Arabia Saudí había recaído en Madame Zanganeh, pero el Rey emérito se atribuyó una parte del éxito y exigió una compensación.

Tras la difusión de los audios, el juez del caso Tándem abrió una pieza separada que recibió el nombre de Carol. Sin embargo, apenas dos meses después, fue archivada tras concluir la Fiscalía que el monarca era inviolable en la época en la que supuestamente se produjeron las operaciones relatadas en los audios y, por tanto, los hechos no eran “susceptibles de investigación en sede penal”. No obstante, el Ministerio Público decidió usar las cintas para abrir otras diligencias que estuvieran dirigidas por un fiscal ajeno al caso Tándem y que se centraran en el destino de las cantidades abonadas a Zanganeh por la docena de compañías del consorcio.

La declaración de Corinna se produjo el pasado septiembre en Londres, tras negarse a viajar a España aduciendo que temía por su integridad. No sirvió para mucho porque, al contrario de lo que decía en las grabaciones, aseguró que solo tenía conocimiento de las comisiones del AVE a La Meca por terceras personas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios