PLAN DE PROTECCIÓN TRANSICIÓN ECOLÓGICA

El mar se come La Manga del Mar Menor y Ribera planea expropiaciones para regenerar

Transición Ecológica trabaja en un plan de protección que contempla la "recuperación" para el dominio público de tres centenares de viviendas, hoteles, restaurantes o chiringuitos

Foto: Actuaciones propuestas por CEDEX para Costas en uno de los tramos de la Manga del Mar Menor
Actuaciones propuestas por CEDEX para Costas en uno de los tramos de la Manga del Mar Menor
Adelantado en

En el complejo de edificaciones de la Urbanización las Sirenas, en el primer tramo de acceso sur de La Manga del Mar Menor, casi todos los apartamentos tienen las persianas bajadas. El lugar es casi un desierto de población en febrero. Pero el cierre no deja de ser una prudente medida de prevención. El mes pasado, muchas de las ventanas y fachadas en primera línea, entre la playa de Marchamalo y la playa de Levante, sirvieron de escollera al fuerte oleaje del temporal. Barandillas enteras de piedra del estrecho paseo marítimo (tres o cuatro metros de ancho) que separa las edificaciones de la arena cedieron al empuje del mar. Tramos de la cimentación cedieron y casi un metro de grosor de los cientos de metros cúbicos de aportes artificiales de arena se esfumó arrastrado hacia el interior del Mediterráneo o hacia el brazo de tierra que separa la laguna interior del Mar Mayor, dejando desnudo el antiguo alcantarillado que llevaba las aguas fecales directamente al mar.

Visitar la zona tras el temporal en pleno invierno es tener una sensación de viaje a un escenario de aire posapocalíptico. La Manga del Mar Menor es la zona cero de la borrasca Gloria y sus efectos un problema añadido a los muchos de sostenibilidad que sufre este espacio natural completamente invadido y desbordado por la actividad humana desde distintos frentes, tanto por los vertidos agrícolas como por la sobreexplotación turística y urbanística.

"La recuperación del dominio público es una de las prioridades de las actuaciones en la costa en estudio", señala el plan de protección literal

Saber qué pasará con La Manga en las próximas décadas es un ejercicio de adivinación incierto. Pero el Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera guarda en el cajón un documento que da muchas pistas sobre el futuro y sobre cómo enfoca la problemática de litoral murciano y sus posibles soluciones, además de poner el dedo en la llaga de un asunto siempre polémico: el encaje entre propiedades y edificaciones en primera línea y el cambiante límite del dominio público marítimo-terrestre.

Una de las viviendas al borde del mar en la Manga del Mar Menor. (V.R.)
Una de las viviendas al borde del mar en la Manga del Mar Menor. (V.R.)

Se trata del Plan para la Protección del Borde Litoral del Mar Menor, un trabajo encargado al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) por parte de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar (DGSCM). Aunque el Ministerio de Transición Ecológica sostiene que se trata de un borrador en fase muy inicial, todavía no sometido a información pública y abierto a modificaciones, lo cierto es que el documento, avanzado parcialmente por el periódico 'La Verdad de Murcia' y al que ha tenido acceso El Confidencial, se extiende sobre 394 páginas y hace un exhaustivo repaso de la situación actual de todos los espacios de costa afectos al Mar Menor y al lado exterior de La Manga, lo que se conoce como Mar Mayor.

El borrador hace un diagnóstico general y exhaustivo, tramo a tramo y playa a playa, señalando la necesidad de realizar cambios y acciones ligadas al modelo productivo y de desarrollo en el que considera que deben comprometerse "todos los actores del territorio" y que están relacionados con la actividad agrícola, el saneamiento, la gestión de residuos, la ejecución de figuras de protección y la propia ordenación del territorio. Y anticipa, además, varios escenarios de lo que podría ocurrir a lo largo de los próximos ochenta años con el actual nivel de emisiones de gases de efecto invernadero: regresión importante del brazo de tierra de La Manga en 2040 o 2050 e, incluso, su desaparición parcial al final del siglo actual.

En lo que se refiere al apartado de ordenación del territorio, Costas sostiene que la mayoría de municipios ribereños no disponen de planeamiento urbanístico adaptado a la ley del suelo regional y que "las directrices de ordenación del litoral de la Región de Murcia, aprobadas en 2004, no parecen haber garantizado una adecuada ordenación de la zona". En resumen, el trabajo no hace sino constatar una realidad a la vista de cualquier observador: que el urbanismo del Mar Menor adolece de todo orden, una característica especialmente evidente en la barra de La Manga, donde los edificios de apartamentos, chalés y otro tipo de edificaciones como zonas de fondeo o atraque de embarcaciones han proliferado sin apenas control desde que en los años sesenta comenzaran a ejecutarse los primeros desarrollos urbanísticos. Por ello, el plan inicial defiende que procede "plantearse la conveniencia de sustituir o eliminar aquellas infraestructuras que mayores impactos provocan y reducir la carga de infraestructuras existente", cuando estas condicionen el movimiento de sedimentos, la evolución de las playas y el oleaje de la laguna interior o del exterior.

Una parte importante del plan pasa por recuperar franjas del Dominio Público Marítimo Terrestre para propiciar su regeneración y realizar actuaciones de protección y recuperación ambiental desde el puerto de Pilar de la Horadada hasta el murciano Cabo de Palos. Esa ocupación, a través de deslindes, afectaría a suelos que actualmente albergan propiedades y edificaciones privadas. El plan ha detectado más de tres centenares en el conjunto costero y en los términos municipales de Cartagena (La Manga, los Nietos y los Urrutias), San Javier, San Pedro del Pinatar y Pilar de la Horadada. Hay 248 viviendas, 42 chiringuitos, cuatro hoteles o 15 restaurantes. "La recuperación del dominio público es una de las prioridades de las actuaciones en la costa en estudio", señala. El texto llega acompañado de planos de identificación de estos inmuebles y advierte: "En el caso de resultar ilegales se debe proceder a su recuperación".

El Plan de Protección advierte de la "necesidad de reducir la invasión urbana en la costa" y contempla, entre otras alternativas, la de "eliminar las edificaciones o construcciones invasivas". CEDEX es consciente de la repercusión de este tipo de medidas. Las considera las mejores desde el punto de vista técnico y medioambiental. Pero observa que la alternativa "se enfrenta a graves problemas sociales y humanos, muy difíciles de abordar, salvo en los casos puntuales que no tengan esa componente social o humana". Las otras alternativas pasan por instalar obras de defensa e incluso "realizar un dique longitudinal de escollera a lo largo de todo el frente invadido para así proteger las edificaciones".

Las barandas de piedra de la Sirenas, al borde del agua, desaparecieron con el temporal. (V.R.)
Las barandas de piedra de la Sirenas, al borde del agua, desaparecieron con el temporal. (V.R.)

La Manga, con más de 200 edificaciones consideradas irregulares, es la zona donde la recuperación de las ocupaciones de zona de dominio público marítimo-terrestre se considera "prioritaria". En las Sirenas, por poner un ejemplo, hay cuatro edificios, un hotel y nueve restaurantes susceptibles de ser expropiados y "recuperados" para el Estado.

Nina, que regenta una inmobiliaria instalada en uno de los tramos identificados por Costas como dentro del dominio público, expresa su inquietud por los planes del Ministerio. "Nos parece una barbaridad. Si esto trasciende más, crearán una incertidumbre. ¿Quién querrá comprarse una casa aquí?".

"Nos parece una barbaridad. Si esto trasciende más, crearán una incertidumbre. ¿Quién querrá comprarse una casa aquí?"

"Se trata de un documento muy beta que tiene que recibir muchas aportaciones de comunidades científicas, ayuntamientos… Abre una reflexión de qué actuaciones hay que hacer. Hay zonas urbanizadas que puede que algunas de ellas estén en dominio público y que haya que delimitar y replantear. Habrá que repensarlas y adaptarlas a la nueva situación", afirma Diego Conesa, secretario general del PSOE de Murcia, que también conoce el documento a través de la Demarcación de Costas de Murcia. Conesa es consciente de la inquietud que genera en algunos ámbitos de la población que Transición Ecológica esté planteándose expropiaciones, de ahí que trate de rebajar la contundencia del informe.

Sin entrar a valorar cuestiones específicas sobre su contenido, fuentes del Gobierno murciano explican sobre el conjunto de plan de protección que "preocupa" que ocurra como con otros planes anteriores. "Como con el Proyecto de Vertido Cero tan necesario para la recuperación del Mar Menor, que desde septiembre está aprobado y recientemente anunciaron que iban a presentar un Plan Verde, reconsiderando las medidas; pero pasa el tiempo y no hay actuaciones en marcha".

El Campo de Cartagena, el Mar Menor y La Manga. (Ayuntamiento de Cartagena)
El Campo de Cartagena, el Mar Menor y La Manga. (Ayuntamiento de Cartagena)

Sobre este nuevo plan, desde la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, señalan como déficits la ausencia de una valoración económica de las actuaciones propuestas, la inexistencia de un cronograma donde se describa temporalmente el orden y duración de las actuaciones o la falta de concreción sobre cómo deben coordinarse las distintas administraciones, pues alcanza a competencias de los tres niveles (Estado, Gobierno regional y ayuntamientos). "Globalmente, es un punto de partida, pero carece de un grado de desarrollo al detalle de cada una de las actuaciones", afirma, desde el departamento del consejo, el popular Antonio Luengo.

"Hay zonas de la Manga que se construyeron tan cerca de la orilla que con el aumento del nivel (en temporales) se están quedando dentro del agua"

Lo cierto es que cada vez son más las voces que reclaman acciones valientes para frenar el deterioro del conjunto del Mar Menor. Ramón Pagán, de la Plataforma por el Mar Menor, explica que el brazo de tierra que separa el Mar Menor del Mediterráneo está "sobresaturado urbanísticamente". "Lo vemos necesario", señala sobre el plan del Ministerio. "Hay zonas de La Manga, chalets y casas, que se construyeron tan cerca de la orilla que con el aumento del nivel del mar (durante los temporales) se están quedando dentro del agua".

Pagán explica que antes de su urbanización, La Manga contaba con un sistema de dunas y con mecanismos de regeneración natural que ahora han desaparecido. "Hace 40 años que las dunas desaparecieron. No hay reservas de arena", afirma. Es algo que se observa a simple vista paseando por cualquiera de las playas en regresión. Los edificios han sustituido a las colinas y en las calles interiores todavía pueden verse restos de algas empujadas por el temporal Gloria.

El tiempo corre en contra de este espacio cada vez más desnaturalizado, pero todavía excepcional. Ahora corresponde a los murcianos decidir cuánto tendrán que sacrificarse para preservarlo y a las administraciones qué pasos están dispuestas a dar y cómo para ejecutar los planes que tanto temen exponer a la opinión pública.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios