protesta histórica en cartagena

Una marcha masiva mete el Mar Menor en campaña y aleja el vuelco del PP en Murcia

Miles de manifestantes salieron a las calles de Cartagena este miércoles para exigir al Gobierno regional del PP una solución definitiva para la mayor crisis medioambiental del sureste

Foto: Manifestación para pedir la recuperación ambiental del Mar Menor tras la muerte de miles de peces. (EFE)
Manifestación para pedir la recuperación ambiental del Mar Menor tras la muerte de miles de peces. (EFE)

Miles de personas llenaron este miércoles las principales calles de Cartagena para exigir una solución definitiva para el Mar Menor, inmerso desde hace 40 años en una crisis medioambiental que ha terminado colapsando tras el episodio de gota fría que golpeó el sureste en septiembre. La protesta alcanzó proporciones históricas en una tierra poco acostumbrada al activismo y las manifestaciones, y ha puesto contra las cuerdas al Partido Popular en uno de sus principales feudos en plena recta final de la campaña del 10-N.

La Delegación del Gobierno cifró en 55.000 el número de asistentes. Por su parte, los organizadores, que solo aspiraban a alcanzar los 20.000 manifestantes, elevaron su cálculo definitivo hasta los 70.000. No hay precedentes en la zona. La marcha había sido convocada por la Federación de Asociaciones de Vecinos del Campo de Cartagena y varias entidades ecologistas para tratar de ampliar la base social de la protesta y evitar su instrumentalización política. Ambos objetivos se cumplieron, aunque hubo cierta unanimidad a la hora de encontrar culpables.

Una marcha masiva mete el Mar Menor en campaña y aleja el vuelco del PP en Murcia

Los gritos y las pancartas de los manifestantes se dirigieron especialmente contra el Ejecutivo regional del PP, que gobierna de forma ininterrumpida la Región desde 1995, justo el periodo de mayor deterioro de la laguna. Ni el actual presidente autonómico, Fernando López Miras, ni sus compañeros de partido que le precedieron en el cargo tomaron nunca medidas efectivas para revertir la aportación descontrolada de nitratos y metales al Mar Menor por las actividades agrícola, minera y urbanística que cohabitan en su entorno. Al contrario, favorecieron estos sectores y silenciaron las señales de alarma que llevaban años emitiendo los 193 kilómetros cuadrados de aguas interiores —cuatro veces el tamaño de Las Tablas de Daimiel— que componen este humedal protegido por Naciones Unidas.

Una de las pancartas la portó Teresa Cárdenas, una manifestante anónima que llegó desde Murcia. 'Justicia Mar Menor. Responsables dimisión', rezaba la sábana que sostenía con sus manos. “Porque somos pacíficos... El PP no ha hecho nada para salvar al Mar Menor. Solo la agricultura y la construcción. Lo demás no le ha importado nada y por eso hemos llegado a esta situación”, consideró Teresa. Pedro García, director de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y con cuatro décadas de defensa del Mar Menor a sus espaldas, no ocultó su emoción por haber dejado atrás la época en la que se manifestaban cuatro. “No creo que nadie recuerde nada parecido a lo que ha ocurrido esta noche. Esta movilización ha superado a todos los partidos, empezando por el Gobierno regional. No se puede mentir a la gente. Hay que devolver al Mar Menor lo que se ha perdido. Y seguir trabajando como hasta ahora, en las instituciones y en los juzgados. Con mucha más proyección social, eso seguro”, opinó el líder ecologista.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Lo cierto es que la crisis medioambiental, acentuada por la aparición hace tres semanas de miles de peces muertos por la falta de oxígeno, ha provocado en la ciudadanía un malestar tan transversal que ayer salieron a manifestarse incluso los votantes tradicionales del PP. El Gobierno murciano, con competencias exclusivas sobre la laguna pero consciente de lo que se juega con una mayoría precaria en la Asamblea Regional, intentó neutralizar la movilización haciendo que varios de sus dirigentes estuvieran presentes en ella en una suerte de automanifestación, con el consejero de Medio Ambiente, Antonio Luengo, a la cabeza.

Génova, que tiene inquietudes más inmediatas por el 10-N, también envió a la exministra Elvira Rodríguez, que ocupa el puesto número cinco en la lista del PP por Madrid en estas generales. Con 10 escaños en juego, la Región de Murcia es la séptima circunscripción que más asientos repartirá en las generales. El pasado 28-A, el PSOE logró tres representantes, venciendo por primera vez en más de dos décadas al PP, que tuvo que conformarse con dos.

Lejos quedan los ocho que llegaron a obtener los populares en 2011. Entonces, una vacante provocó que el actual secretario general del PP, Teodoro García Egea, que iba en el puesto noveno de la lista por Murcia, diera el salto a la política nacional entrando en el Congreso. El Mar Menor es un contratiempo evidente para el principal partido de la oposición si quiere recortar la horquilla que lo separa del Partido Socialista en el conjunto de España.

López Miras, acostumbrado a un entorno político sumamente apacible, mostró claros síntomas anoche de estar siendo rebasado por las circunstancias. A última hora de este miércoles, afirmó en un mensaje institucional improvisado que no es útil buscar responsables políticos, aunque no le quedó más remedio que asumir que “el mensaje de la ciudadanía es claro”. “No pondré paños calientes”, dijo. Habrá que esperar varios meses para comprobar si la batería de medidas que han empezado a anunciar las instituciones para contener la indignación ciudadana surte o no efecto. No va a ser fácil revertir la mayor crisis medioambiental que se ha producido nunca en el sureste de España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios