Es noticia
Menú
"A ver el patrón": Asenjo deja caer una frase que salpica a Galán en el caso Villarejo
  1. España
INVOLUCRA A UN DIRECTIVO DE RENOVABLES

"A ver el patrón": Asenjo deja caer una frase que salpica a Galán en el caso Villarejo

Tras el interrogatorio de este lunes, el exdirector de Seguridad de Iberdrola se ha enfrentado a una nueva ronda de preguntas sobre la contratación de Villarejo en 2012 y 2017

Foto: (imagen: EC)
(imagen: EC)

El exjefe de seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, se ha enfrentado este martes a una nueva ronda de preguntas en el caso Villarejo. Tras confesar el lunes que entregó dos informes del policía al presidente de la compañía eléctrica, Asenjo ha abordado esta mañana la contratación del comisario para un trabajo que comenzó en 2012 y se alargó hasta 2017: la investigación del socio de Iberdrola en un proyecto en Rumanía. El exjefe de Seguridad ha asegurado que el primer encargo se produjo después de que un directivo de Renovables se interesara por la situación de dicha empresa, tras lo que Villarejo presentó un informe de cuatro folios en el que advertía de la mala situación que atravesaba, explican fuentes jurídicas. Una vez visto su análisis, el directivo de Renovables supuestamente le dejó caer a Asenjo una frase en referencia al presidente José Ignacio Sánchez Galán: "A ver quién se lo dice al patrón".

A preguntas de la Fiscalía, Asenjo se ha mostrado incapaz de confirmar que el presidente de la compañía eléctrica llegara a tener el informe en sus manos. Según ha explicado, él se limitó a entregar el documento de 2012 al directivo de Renovables, cuyo nombre no ha trascendido, y la siguiente noticia que tuvo fue en 2017, cuando se encargó a Villarejo que volviera a investigar la empresa en cuestión. Para entonces, Iberdrola ya había tenido un litigio de 11,8 millones de euros con esta compañía por el proyecto de Rumanía, batalla en la que se ha apoyado Asenjo para asegurar que no sabe si la cúpula tuvo en cuenta el análisis de 2012. El exjefe de Seguridad mantiene así una línea similar a la de este lunes, cuando reconoció la entrega de dos informes a Sánchez Galán, pero negó que el presidente supiera que Villarejo se encontraba tras los mismos, como adelantó el diario 'Vozpopuli'.

Foto: El comisario Villarejo.

Más allá de las preguntas sobre este trabajo de 2012 y 2017, en la sesión de este martes también se han reproducido al menos cuatro grabaciones de las conversaciones de Asenjo con Villarejo. Uno de los audios reflejaba el presunto encargo a Villarejo de que se infiltrara en el movimiento de oposición política y vecinal a su central térmica de ciclo combinado de Arcos de la Frontera (Cádiz), mientras que otro se centraba en cómo el comisario propuso al exjefe de Seguridad que constituyeran una empresa juntos. Tras reproducir estas grabaciones, el interrogatorio ha llegado a su fin: aunque la declaración de Asenjo como imputado no ha finalizado todavía, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García-Castellón, la ha aplazado sin fijar nueva fecha.

El proyecto en Rumanía

Como adelantó El Confidencial, Iberdrola anunció en 2010 que había alcanzado un acuerdo para construir en Rumanía el proyecto eólico más grande del mundo. Invertiría 2.500 millones de euros para edificar hasta 50 plantas con las que abastecer a los 1,8 millones de habitantes de la capital del país, Bucarest. Para desarrollar ese ambicioso plan, la eléctrica se asoció con Eolica Dobrogea, una empresa local, aunque participada mayoritariamente por el grupo de ingeniería suizo NEK Umwelttechnik AG. Este promovería los proyectos eólicos e Iberdrola asumiría la construcción y explotación de las nuevas infraestructuras, pero en 2012, la compañía empezó a temer que su socio no cumpliera. Llegados a ese punto, Asenjo ha asegurado que tantearon la posibilidad de preguntar al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sobre la fiabilidad de la empresa, pero esta posibilidad quedó descartada. Según ha explicado, tras el ingreso de Rumanía en la Unión Europea, el CNI ya no operaba en este país, por lo que acudieron a Cenyt, la empresa de Villarejo.

Ese primer encargo se materializó en el informe de cuatro páginas que el comisario supuestamente entregó a un directivo de Renovables que ya no sigue en la compañía, explican fuentes jurídicas. Pero cinco años después, Iberdrola recurrió de nuevo a Villarejo para que investigara los activos de la misma compañía después de que se declarara insolvente tras haber perdido el correspondiente litigio contra ellos. Según refleja la documentación en poder de este diario, el agente encubierto y sus colaboradores investigaron a petición de la eléctrica los activos de la propia Eolica Dobrogea, su matriz suiza, varias filiales de la compañía, el mayor accionista del grupo, Christoph Beat Kapp, varios de sus familiares directos —esposa, padre, cuñados y hasta sobrinos— y una decena de “socios y 'partners' habituales”. Por ese encargo, Villarejo facturó a Iberdrola Renovables al menos 84.700 euros en 2017.

El exjefe de seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, se ha enfrentado este martes a una nueva ronda de preguntas en el caso Villarejo. Tras confesar el lunes que entregó dos informes del policía al presidente de la compañía eléctrica, Asenjo ha abordado esta mañana la contratación del comisario para un trabajo que comenzó en 2012 y se alargó hasta 2017: la investigación del socio de Iberdrola en un proyecto en Rumanía. El exjefe de Seguridad ha asegurado que el primer encargo se produjo después de que un directivo de Renovables se interesara por la situación de dicha empresa, tras lo que Villarejo presentó un informe de cuatro folios en el que advertía de la mala situación que atravesaba, explican fuentes jurídicas. Una vez visto su análisis, el directivo de Renovables supuestamente le dejó caer a Asenjo una frase en referencia al presidente José Ignacio Sánchez Galán: "A ver quién se lo dice al patrón".

Comisario Villarejo
El redactor recomienda