PASÓ POR IU, EQUO Y PODEMOS

El vegano de Podemos que dirige Derechos de los Animales pone de uñas al campo

Estará al frente de la Dirección General de Derechos de los Animales, de nueva creación, que quiere regular el maltrato a especies salvajes, domésticas y de consumo

Foto: Sergio García Torres dirigirá el área que depende de la vicepresidencia de Iglesias.
Sergio García Torres dirigirá el área que depende de la vicepresidencia de Iglesias.

Sergio García Torres, el nuevo cargo para llevar la Dirección General de Derechos de los Animales considera que “la leche no es necesaria” para el ser humano. Vegano y activista animalista, es la persona elegida por Iglesias para llevar una oficina de nuevo cuño que es toda una declaración de intenciones: por primera vez, se habla de ‘derechos’ y no de ‘bienestar animal’.

Regente de un bar vegano en el céntrico barrio de La Latina, en Madrid, García Torres es un veterano reconocido dentro del movimiento, antes incluso de que este tomase la fuerza que tiene ahora en España. A nivel político, ha pasado por Izquierda Unida, Equo y finalmente Podemos, con quienes empezó a entablar relación a raíz del 15-M.

Si algo ha traído de nuevo Podemos a las instituciones es su querencia por los activistas para las áreas que les ha tocado dirigir, al igual que han hecho con la Dirección General de Diversidad Sexual. Pero García Torres no tiene mucho currículo. Según el texto difundido por el Consejo de Ministros tras su nombramiento, es técnico superior en Artes Aplicadas a la Escultura por la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos La Palma. Ostenta también la titulación homologada de la Comunidad de Madrid como formador en posicionamiento y manejo de redes sociales, expedida por la Federación Regional de Enseñanza de CCOO.

A nivel político, ha pasado por Izquierda Unida, Equo y finalmente Podemos, con quienes empezó a entablar relación a raíz del 15-M

En mayo de 2011, cuando la calle tomó la Puerta del Sol, García Torres era representante de la plataforma antitauromaquia La Tortura no es Cultura, que formó parte de la elaboración de propuestas electorales en las candidaturas de unidad popular surgidas del movimiento. A raíz de ahí, empezó a tratar con ayuntamientos para poner en marcha diversas propuestas, como por ejemplo las actividades de San Antón, patrón de los animales, con el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena, u ordenanzas como las que acabaron con los animales en los circos. “Es un referente para temas animalistas a la hora de hace políticas sociales”, reconoce un concejal que trató con él.

A Podemos llegó de la mano de Tania Sánchez, de quien fue pareja años antes que de Pablo Iglesias. García formaba parte de Convocatoria por Madrid, el partido de Sánchez que se integró en el partido morado en 2016.

Una vez en Podemos, se ha sabido mover. Fue candidato por Madrid al Senado nada más aterrizar en la formación. Por aquel entonces, dejó claro cuál es su principal lucha política: desarrollar la Ley Marco de Protección Animal que endurezca las penas y sanciones por maltrato y unifique las normativas de todo el Estado. De hecho, ese será uno de los principales problemas que tenga, puesto que muchas competencias en esta materia están transferidas a las comunidades autónomas. “Es una promesa eternamente incumplida por todos los partidos políticos, pero esta vez será la prioridad de mi trabajo durante la próxima legislatura si alcanzamos el escaño”, dijo en una entrevista a 'Vice' cuando se postulaba para la Cámara Alta.

Aunque no se sabe si esta ley se abordará finalmente, sí habrá una Ley de Bienestar Animal, tal y como pactaron Podemos y PSOE en su acuerdo de cara a la formación del Gobierno de coalición. “Estudiaremos la posibilidad de establecer un delito de maltrato de animales salvajes en su medio natural y una revisión de las penas al abandono”, rezaba el texto, que también contemplaba la revisión de la fiscalidad de los servicios veterinarios.

García también tiene puesto un ojo en los animales de consumo, regular el control de mataderos o aumentar la calidad de vida de los animales

Sin embargo, tendrá más problemas para luchar contra la tauromaquia —punta del iceberg de la lucha animalista—, puesto que estas competencias han caído en la cartera de Uribes, el ministro de Cultura.

García también tiene puesto un ojo en los animales de consumo, y ya manifestó su intención de regular el control de mataderos, aumentar la calidad de vida de los animales, fomentar el consumo responsable de productos de origen animal o una reforma de ayudas de la PAC favoreciendo la cría extensiva sobre la intensiva y la producción responsable y local.

De hecho, el sector ganadero y agrícola está inquieto con el nombramiento de un vegano en estas materias, lo que puede afectar a actividades como la caza o la forma en que se lleva a cabo el transporte de los animales. Ya ha tenido algunas polémicas con el sector ganadero por declaraciones como que el hombre es “el único mamífero que le roba la leche a otra especie” o que consumirla “solo supone un maltrato animal, para que haya leche tienen que quitársela a un ternero”. Las declaraciones, vertidas en un tuit, fueron luego borradas tras la polémica.

De Espinar a Iglesias

Tras no conseguir asiento en el Senado, García Torres pasó a la Asamblea de Madrid, donde ha estado la pasada legislatura en el equipo de la diputada María Espinosa, aunque sin trabajar en ninguna comisión concreta. “Hacía más trabajo de partido que de grupo, no se le veía mucho por allí”, comenta uno de sus excompañeros de formación. Varios señalan también su carácter “sectario” y “difícil de llevar”.

Hasta ahora, estaba en el equipo de una diputada de la Asamblea de Madrid

También tuvo un enfrentamiento con dos extrabajadoras del bar vegano Pura Vida, que posee en el barrio de La Latina, en Madrid. En una página de Facebook le acusaron de haberlas echado durante una baja médica, acogiéndose a la teforma laboral de 2012, aprobada por el Partido Popular.

Hace cerca de un año, formó parte de ejecutiva regional liderada por Ramón Espinar que expulsó a los concejales Rita Maestre, José Manuel Calvo, Jorge García Castaño, Marta Gómez, Esther Gómez y Francisco Pérez por presentarse con la candidatura de Manuela Carmena para las elecciones municipales de mayo de 2019. Sorprendentemente, ha ido sobreviviendo dentro del partido a pesar de la afinidad con Espinar y la enemistad de este con Pablo Iglesias, y se ha hecho con la dirección de una de las materias con las que Unidas Podemos marcará la agenda del Gobierno de coalición.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
140 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios