ERC habla de "incumplimiento" del acuerdo

Sánchez retrasa la mesa de diálogo hasta después de las catalanas y un nuevo Govern

El presidente mantiene la cita con Torra del día 6, aunque para resolver "problemas urgentes de la sociedad catalana". Aprovechará su viaje para verse con Ada Colau y diversas entidades

Foto: Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el 20 de diciembre de 2018, en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el 20 de diciembre de 2018, en Barcelona. (EFE)

Pedro Sánchez mantiene su reunión con Quim Torra para el 6 de febrero en Barcelona, pero lo que sí no montará es la mesa entre gobiernos hasta después de las elecciones autonómicas. Cuando haya nuevo Parlament y nuevo Govern, habrá foro de diálogo, no antes.

El Gobierno reaccionó este jueves, con un día de retraso, al anuncio del 'president' de convocatoria de los comicios catalanes, aún sin fecha. Y lanzó mensajes que podían sonar equívocos en cuestión de hora y media, aunque para el Gabinete eran "complementarios y no contradictorios". La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, dijo a las once de la mañana, en Madrid y antes de un homenaje a las víctimas del nazismo, que la cita con Torra, "de producirse", se hará para hablar de los problemas reales de la vida de los catalanes, en el marco de la "seguridad jurídica" del Estado, fuera de planteamientos "absurdos". Era su réplica a las declaraciones de Torra a primera hora en Catalunya Ràdio, cuando adelantó que exigiría a Sánchez, en su cita el 6 de febrero en Barcelona, autodeterminación y amnistía para los presos del 'procés'. La entrevista de los dos presidentes, pues, parecía quedarse en el aire.

Sin embargo, pasadas las 12:30, el Ejecutivo emitió un comunicado oficial en el que aseguraba que Sánchez mantiene, "como no podía ser de otra manera", el encuentro con Torra previsto para el 6 de febrero. Desde la Moncloa se indicaba que Calvo había sido "prudente a la espera" de la nota de Presidencia del Gobierno.

En ese comunicado, se indica que el Gabinete "respeta" la decisión de Torra de anticipar las autonómicas y "mantiene su voluntad de iniciar el proceso de diálogo con las instituciones catalanas para resolver el conflicto político". Y aquí está la novedad: "El Gobierno espera poder iniciar dicho diálogo en cuanto haya hablado el pueblo catalán y se constituya el nuevo Parlament, así como el nuevo Govern. Cuanto antes se celebren las elecciones y haya nuevo Govern, antes iniciaremos el diálogo". Los comicios no llegarán hasta mayo o junio. O quizá ya en septiembre. Torra no ha aproximado la fecha de los comicios. ERC protestó vía Twitter y denunció el "incumplimiento flagrante del acuerdo" con el PSOE y una "irresponsabilidad absoluta".

"Cuanto antes se celebren las elecciones y haya nuevo Govern, antes iniciaremos el diálogo", proclama la Moncloa. Pero eso puede llevar meses


Esto cambia completamente el panorama. Para empezar, el Gobierno de Sánchez gana oxígeno al aplazar la mesa y da por amortizado a Torra, que no será candidato en esas próximas elecciones. El presidente esperará, pues, a la reconfiguración del mapa político en Cataluña para afrontar un diálogo que, en todo caso, será muy complicado. En el pacto del PSOE con ERC, el que permitió la investidura, se decía que ese foro entre gobiernos se montaría 15 días después de la formación del Gobierno de coalición. Plazo que ya no se iba a cumplir. Ahora esa mesa se pospone sin fecha. Habrán de pasar las catalanas, constituirse el Parlament y un nuevo Govern, que quizá no sea fácil y lleve semanas. Es decir, que esa mesa podría formarse tal vez avanzado el verano o en otoño. Nada inminente, en cualquier caso.

"Marcar el terreno de juego"

"Resulta evidente que el proceso electoral no impide la necesaria relación entre administraciones para resolver los problemas urgentes de la sociedad catalana. Las consecuencias de la borrasca Gloria son un buen ejemplo de ello. En consecuencia, el Gobierno expresa su voluntad de mantener esa colaboración entre los distintos ministerios y mantiene, como no podía ser de otra manera, el encuentro con el 'president' Torra el próximo jueves, día 6 de febrero", sigue el comunicado. Así, la Moncloa ciñe la temática de la entrevista entre los dos presidentes. Nada de autodeterminación, como quería el jefe del Govern. Habrá que ver ahora si es Torra el que mantiene el despacho con el líder socialista.

Calvo había asegurado antes que la reunión, "de producirse", versaría sobre los problemas de los catalanes. La Moncloa defiende que fue "prudente"

Además, y como ya había avanzado este diario, el Gobierno confirma que Sánchez tendrá más agenda en Barcelona. Permanecerá hasta el 7 de febrero, viernes, porque tiene previsto poder reunirse también con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y con la presidenta de la Diputación de Barcelona, la socialista Núria Marín, así como la entidad Barcelona Global, que "engloba a 221 empresas, centros de investigación, emprendedores, escuelas de negocio, universidades e instituciones culturales, y a más de 780 profesionales que promueven el talento y la actividad económica en Barcelona".

Sánchez retrasa la mesa de diálogo hasta después de las catalanas y un nuevo Govern

Calvo, aunque había dejado en el aire el encuentro de los dos presidentes, sí precisaba que Sánchez iría "para hablar de Cataluña, para hablar de los problemas de Cataluña, y no para hablar de algunos planteamientos y declaraciones que nada tienen que ver con lo que este Gobierno tiene que hacer en Cataluña". Fuentes próximas a la número dos precisaban que lo que hizo fue "marcar el terreno de juego", dejar claras las coordenadas de esa cita.

La vicepresidenta primera daba así la réplica a las duras palabras de Torra en Catalunya Ràdio, en la que era su primera entrevista tras el anuncio de anticipo de las autonómicas, aún sin fecha. El 'president' a su vez había dejado en el aire la mesa entre gobiernos que el PSOE pactó con ERC para la investidura. Torra quería que en esa mesa se negocie la autodeterminación y la amnistía de los presos condenados por el 'procés'. Aquello que le fuera a decir el líder socialista lo trasladaría después en una reunión con los partidos independentistas. El jefe del Govern quiere apretar las tuercas a ERC, que busca presentarse como la izquierda más pragmática.

Calvo también aseguró que el Gobierno está "en condiciones" de sentarse en la mesa de diálogo "para hablar de Cataluña, y sacar a la política de los tribunales y de la desidia, que es la herencia que hemos recibido del PP". Entonces la vicepresidenta hiló con una crítica a los populares, cuyo líder, Pablo Casado, ha anunciado una querella contra Torra por usurpación de funciones —entiende que no puede seguir al frente de la Generalitat al haber sido inhabilitado como diputado— y ha pedido a Sánchez que lo destituya vía 155. Para el Ejecutivo, los conservadores vuelven a comportarse con "irresponsabilidad". Pero la mesa, como después dijo la Moncloa, no se constituirá en breve plazo. Pueden pasar meses. La jugada molestó profundamente a ERC. "Aplazar la mesa de negociación es un incumplimiento flagrante del acuerdo y una irresponsabilidad absoluta. No tenemos tiempo que perder. Quedan muchos meses para las elecciones. Es urgente abrir la vía política. En la reunión entre presidentes hay que poner fecha inminente a la mesa entre gobiernos", afirmó en Twitter Sergi Sabrià, presidente del grupo republicano en el Parlament.

No hay "represión"

El Gobierno, dijo su número dos, se encontrará por tanto, en "otro sitio", en el "cumplimiento de la ley, con la voluntad de diálogo" y haciéndose cargo de los "problemas de Cataluña". Calvo dio un ejemplo: la "realidad" está ahora mismo en el paso de la borrasca Gloria, que ha anegado el delta del Ebro. O está en el literal mediterráneo, o en los negocios turísticos para Semana Santa... "Ahí donde está la gente y donde está el Gobierno. Otros intentan llevar la política a lugares imposibles, irracionales, completamente absurdos. El PP, también, que ha dicho que lo volverá a hacer [llevar Cataluña a los tribunales]. En esos juegos no estará el Gobierno de España", concluyó.

Torra manifestó en una entrevista a primera hora que exigirá a Sánchez autodeterminación y amnistía. Pero él ya no estará en la mesa de diálogo

Fuentes próximas a la vicepresidenta primera habían explicado que las declaraciones de Torra de este jueves eran "intolerables", si bien el 'president' no ha dejado de insistir en que toda negociación pasa por el ejercicio del derecho de autodeterminación. En Catalunya Ràdio, no obstante, sí dejó más claro que para que la mesa de diálogo se conforme ha de haber garantías de que se habla de referéndum, y no de una reforma estatutaria, que es la fórmula que quiere el Gobierno de Sánchez. "Necesito saber en qué condiciones negociaremos el ejercicio del derecho de autodeterminación y la amnistía, que es el encargo que tenemos. Si no hay las condiciones y las garantías que creemos necesarias para tirar adelante este proceso de negociación, yo me reuniré con los partidos independentistas para explicarles que esta es la situación: vamos a un diálogo sin garantías". Esas palabras, tras el comunicado de la Moncloa, ya pierden sentido, puesto que Torra no se sentará a ninguna mesa de diálogo.

Sánchez retrasa la mesa de diálogo hasta después de las catalanas y un nuevo Govern

Calvo remarcó que "lo único serio" es cumplir la ley y estar "en los marcos de seguridad jurídica". Lo que hizo Torra ayer, al anunciar un adelanto electoral sin fecha, es simplemente asegurar la presentación y tramitación de los Presupuestos catalanes. Para el Ejecutivo, la política es "acuerdo, diálogo siempre y sobre todo realidad, que son los problemas". Cataluña necesita unas cuentas para abordar sus dificultades, y "cuanto antes" la ciudadanía tenga la "seguridad y tranquilidad" de cuándo hay o no elecciones, "también mejor". "Lo demás es estar en un plano que nada tiene que ver con la realidad y que ha conducido a Cataluña a grandes frustraciones. Vamos a corresponsabilizarnos de Cataluña en términos constructivos, dialogantes y realistas. Quien quiera estar en esto, nos va a encontrar. Quien quiera estar en otra cosa, tiene que sacar lecciones de lo que ha ocurrido en los últimos años", sentenció, advirtiendo por tanto de que si el independentismo vuelve a la vía unilateral, sabe a lo que se expone: a la cárcel.

El separatismo habla constantemente de "represión" del Estado. "Cada uno construye su relato, pero no tiene nada que ver ni con la realidad ni con la verdad de este país. En este país hemos construido una democracia sobre la dignidad de a quienes hoy honramos [a las víctimas del nazismo], con acuerdos y con la seguridad que nos permite el Estado de derecho. La fantasía es libre, pero la realidad es nuestro orden constitucional", remachó.

El comunicado íntegro de la Moncloa

"1. El Gobierno respeta la decisión tomada por el 'president' de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, de convocar de forma anticipada las elecciones catalanas.

»2. El Gobierno mantiene su voluntad de iniciar el proceso de diálogo con las instituciones catalanas para resolver el conflicto político.

»3. En este sentido, el Gobierno espera poder iniciar dicho diálogo en cuanto haya hablado el pueblo catalán y se constituya el nuevo Parlament, así como el nuevo Govern. Cuanto antes se celebren las elecciones y haya nuevo Govern, antes iniciaremos el diálogo.

»4. Resulta evidente que el proceso electoral no impide la necesaria relación entre administraciones para resolver los problemas urgentes de la sociedad catalana. Las consecuencias de la borrasca Gloria son un buen ejemplo de ello. En consecuencia, el Gobierno expresa su voluntad de mantener esa colaboración entre los distintos ministerios y mantiene, como no podía ser de otra manera, el encuentro con el 'president' Torra el próximo jueves, día 6 de febrero.

»5. El Gobierno anuncia que el presidente Pedro Sánchez estará en Barcelona hasta el día 7 y tiene intención de poder reunirse también con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y con la presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, así como la entidad Barcelona Global, que engloba a 221 empresas, centros de investigación, emprendedores, escuelas de negocio, universidades e instituciones culturales, y a más de 780 profesionales que promueven el talento y la actividad económica en Barcelona".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios