No se sabe aún lugar y hora

Sánchez se reunirá con Quim Torra el próximo 6 de febrero en Barcelona

Montero recuerda que tras la primera reunión con el 'president', Sánchez proseguirá en los próximos meses con una ronda con el resto de presidentes autonómicos con visitas a cada CCAA

Foto: Pedro Sánchez y Quim Torra, antes de su reunión del 20 de diciembre de 2018 en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez y Quim Torra, antes de su reunión del 20 de diciembre de 2018 en Barcelona. (EFE)

Ya hay fecha para la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra. Será el próximo 6 de febrero, jueves, en Barcelona, tal y como anunció este martes la titular de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, tras la reunión ordinaria del Consejo de Ministros. Lo que se desconoce aún es cuál será el lugar elegido para la cita y también la hora.

Finalmente, se cumple la previsión que había adelantado el presidente hace una semana en TVE, cuando aseguró que quería que ese encuentro oficial se produjera en la primera semana de febrero. Ayer lunes hubo ciertos momentos de confusión al hilo de lo que iba sucediendo en Cataluña, en una jornada caótica que terminó con la retirada del escaño como diputado autonómico para Torra, en cumplimiento con el acuerdo de la Junta Electoral Central, avalado por el Supremo. El Gobierno, en palabras de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, entendió que nada había cambiado puesto que el dirigente de Junts per Catalunya había sido inhabilitado como diputado autonómico, pero no como 'president' de la Generalitat, así que la reunión de Sánchez con él podía mantenerse.

"La Mesa del Parlament está actuando con arreglo a ley y puede seguir siendo 'president'. Así que hay que seguir trabajando con los cargos legales y legítimos para seguir resolviendo problemas de este país, que es lo importante, la política útil, para mirar al día al día, y la política de diálogo y de decisión de este Gobierno. Otros andan en otras cosas que apenas entendemos", señalaba Calvo.

Montero aclara que si Torra no estuviera en disposición de reunirse o se cruzara otro elemento, entonces la cita "se pospondría" o cancelaría


Montero indicó a los periodistas que no es que sea ahora cuando se ha agendado la entrevista en Barcelona, sino que los gabinetes de los dos mandatarios ya estaban trabajando en encajarla en los días precedentes. No hay ninguna "resolución judicial" que impida que esa reunión se produzca. No obstante, dijo la portavoz, si hubiera algo que "desaconsejara" el despacho, porque Torra no estuviera "en disposición" de sentarse, entonces "se pospondría o no se celebraría". El siguiente paso, si finalmente la cita del 6 de febrero se mantiene, es la convocatoria de la mesa entre gobiernos que aborde el futuro de Cataluña y que era el núcleo del acuerdo entre PSOE y ERC, el que permitió desencallar la investidura de Sánchez.

"Hastío" social

La portavoz sostuvo que lo que busca el presidente es diálogo. Diálogo, como él mismo ha reiterado en estas semanas, en tres vertientes: en lo social, lo territorial y lo generacional. Se trata, explicó Montero, de encauzar un diálogo que pueda ser "útil" y positivo tanto para la mayoría de catalanes como para la mayoría del conjunto de los ciudadanos en España, porque la sociedad tiene "hastío" al ver que hay un conflicto que no llega a resolverse.

Unas elecciones en Cataluña podrían entorpecer el diálogo y enturbiar la negociación de los PGE, pero el Gobierno apunta que no tendrían por qué afectar

Lo que se puede cruzar en el camino es un adelanto electoral. De hecho, cada día parece más cerca, más aún después de que ayer el pleno del Parlament visibilizase la ruptura entre los dos socios del Govern, ERC y JxCAT. El jefe de la Cámara, Roger Torrent, avaló la retirada del escaño por inhabilitación del 'president', decisión contra la que este se rebeló. Montero dijo no tener más datos de lo que pueda ocurrir en Cataluña —"la información que tenemos es la misma que tienen ustedes" los periodistas—, porque además es Torra quien tiene la competencia de disolver la Cámara en cualquier momento.

Sánchez se reunirá con Quim Torra el próximo 6 de febrero en Barcelona

Unas elecciones autonómicas probablemente interrumpirían la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020, vitales para la supervivencia de Sánchez. El mensaje oficial del Gobierno, no obstante, es que ni siquiera una convocatoria de las urnas en Cataluña tiene por qué paralizar nada. "No creemos que una situación hipotética tenga que afectar a la tramitación" de leyes del Gobierno, tampoco las cuentas del Estado. Es más, los PGE son la "oportunidad" para que cada grupo ponga de manifiesto si le interesan las inquietudes de los ciudadanos, defendió la ministra de Hacienda.

Montero recordó que tras esta primera reunión de Sánchez con Torra, el jefe del Ejecutivo se desplazará a todas y cada una de las CCAA para reunirse con los presidentes autonómicos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios