El embajador en China se incorpora hoy tras llevar de vacaciones desde Navidad
  1. España
rafael dezcallar lleva fuera desde navidad

El embajador en China se incorpora hoy tras llevar de vacaciones desde Navidad

Exteriores ha mantenido hasta hoy al embajador de vacaciones y los consulados bajo mínimos para atender la emergencia sanitaria del país asiático. Mientras, las quejas se multiplican

Foto: El embajador en China se incorpora hoy tras llevar de vacaciones desde Navidad
El embajador en China se incorpora hoy tras llevar de vacaciones desde Navidad

La crisis del coronavirus de Wuhan sorprendió de vacaciones al embajador español en China, Rafael Dezcallar de Mazarredo, que no se ha reincorporado hasta hoy a su trabajo. Pero no solo a él. Las festividades por el Nuevo Año chino han dejado la embajada y los consulados bajo mínimos para lidiar con la peor emergencia sanitaria en el país asiático en más de 15 años, por la que ya permanecen en cuarentena más de 50 millones de personas.

[Última hora del coronavirus de China]

En medio de la incertidumbre que ha generado la infección —que hasta el momento suma unos 170 muertos y más de 7.700 contagiados—, algunos de los más de 5.000 españoles que residen allí se sienten abandonados por el Servicio Exterior ante la escasa información que les llega desde los consultados. Otros se quejan de estar teniendo problemas para gestionar visados para sus familiares —maridos, esposas, parientes— de nacionalidad china.

Foto: Las incógnitas sobre el virus de Wuhan que ponen en peligro el control de la epidemia

Mientras, el embajador ha estado de vacaciones desde antes de Navidad hasta este jueves, cuando se ha reincorporado a su puesto para atender las repatriaciones. El Confidencial confirmó con distintas fuentes que ayer miércoles seguía ausente, que el lunes estuvo en el Ministerio de Exteriores en Madrid y que no ha sido hasta este jueves cuando se ha reincorporado a su puesto para atender las repatriaciones. Fuentes oficiales de Exteriores aseguran que "ha estado coordinando la atención a los españoles en todo momento" (desde España). Algo que, de ser cierto, resultaría extremadamente engorroso por el cambio horario (siete horas de diferencia) y por la idiosincrasia de la diplomacia con China.

Pinche para ampliar el documento
Pinche para ampliar el documento

El hecho de que el brote coincidiera con las festividades del Año Nuevo ha dejado la embajada en cuadro durante los últimos días, ya que tanto el personal diplomático como el personal chino tenían solicitados sus días libres con antelación. Además, las restricciones de las autoridades chinas para evitar el uso del transporte público también están afectando a los empleados locales, que se quedan sin forma de desplazarse hasta las legaciones diplomáticas. Tras las llamadas de El Confidencial y la publicación de esta información, fuentes oficiales de Exteriores aseguran que, hoy jueves, embajada y consulado de Pekín están trabajando con todo su personal.

Los consulados españoles de Shanghái y Cantón no reciben consultas estos días. A los ciudadanos españoles que se han acercado este jueves les han informado de que las oficinas permanecen cerradas hasta el próximo 3 de febrero. Desde Exteriores aseguran que las sedes diplomáticas han tenido que cerrar su atención al público por "instrucciones de las autoridades chinas", al igual que los consulados de otros países, pero "están abiertos y trabajando en atención a españoles y emergencias"

La infección no se disparó hasta la semana pasada, cuando comenzó a contagiarse con extrema rapidez. Sin embargo, esta neumonía de origen probablemente animal ya había sido detectada a principios de diciembre en Wuhan, una ciudad de unos 11 millones de habitantes.

Una de las calles de Wuhan, totalmente vacía. (Reuters)
Una de las calles de Wuhan, totalmente vacía. (Reuters)

"[El embajador] Debería estar a punto de llegar, si no hay ningún incidencia. También están regresando varios consejeros que estaban fuera. Este es un mes de vacaciones aquí, pero ya están volviendo y esperamos tener la plantilla al completo en los próximos días", reconocía ayer miércoles última hora de la tarde en Pekín una fuente conocedora de la situación. "En Año Nuevo chino no hay mucho que hacer, está todo parado, y además es mal momento para viajar por el país, porque está todo saturado y muy caro, así que mucha gente aprovecha para viajar a España", comenta por su parte una extrabajadora de la embajada de Pekín.

Repatriación inminente

Desde la Oficina de Información Diplomática, aseguran que los servicios consulares españoles en China están trabajando sin descanso para dar respuesta a las inquietudes de los ciudadanos nacionales, sobre todo en Wuhan, epicentro de la crisis, donde actualmente hay “una veintena de españoles”. “Van a ser repatriados. Queremos seguir todos los protocolos sanitarios y médicos para organizar el dispositivo. Se hará a la mayor brevedad y se están ultimando los detalles con las autoridades chinas, que son procelosas”. Algunos de los afectados han dicho a medios españoles que esperan regresar a Europa en uno de los dos vuelos que va a fletar Francia, aunque no en el primero, que podría salir este jueves.

Aunque el trato con los españoles desplazados depende de los consulados, la embajada es la que se encarga de las gestiones con las autoridades extranjeras en estos casos. La propia OID admitió a este diario que las gestiones de la embajada son “muy importantes” en la crisis del coronavirus. Durante las ausencias del embajador, la responsabilidad recae en la llamada 'segunda jefatura', el ministro consejero. En este caso, se trata del diplomático Jorge Romeu González-Barros.

La propia ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se ha referido en todo momento a sus comunicaciones con el cónsul en Pekín, sin mencionar al embajador. “Estoy en contacto permanente con el cónsul general de España en Pekín para seguir la situación de la veintena de españoles en Wuhan (Hebei), epicentro del brote de coronavirus. Estamos barajando opciones para asistirles”, tuiteó González Laya el 26 de enero.

Incluso con todo el personal presente, la representación española en China es de por sí limitada, ya que la segunda potencia mundial —con más de 1.400 millones de habitantes— se gestiona con una embajada de tamaño medio y tres consulados generales: Cantón, Shanghái y Pekín. De este último depende además Wuhan, como toda la provincia de Hubei.

Un episodio de 'Resident Evil'

Las familias de algunos de los residentes españoles en China viven la situación con mucha ansiedad. “Hay angustia, hay preocupación y hay ganas de volver a casa”, relata Silvia Soler, cuya hija de 25 años es profesora en la Universidad de Chongqing, una megaciudad de más de 30 millones de habitantes a unos 850 kilómetros de Wuhan, epicentro del virus. “Es como un episodio de ‘Resident Evil’. Hay mucho miedo porque [el virus] se puede contagiar sin síntomas y han estado muchos días sin mascarillas”, agrega esta tarraconense.

Soler, cuya hija lleva dos años de residente en China, está frustrada por la poca información y apoyo que han recibido de la embajada y el consultado de Pekín, adonde escribieron en repetidas ocasiones para exponer su caso. “Les mandamos varias cuestiones sobre nuestra situación y nos han mandado un correo de ‘corta y pega’, no está ni personalizado ni nada. Es lo mismo que les han enviado a todos y no hemos recibido más información”, sostiene. “No hay vida cotidiana. No hay transporte, solo salen al súper, donde apenas hay latas y congelados. Estamos mirando si podemos conseguir un vuelo para volver. Pero no es fácil ni económico en una situación así coger un avión y regresarse”.

Un supermercado de Wuhan. (EFE)
Un supermercado de Wuhan. (EFE)

El correo de la embajada se limita a facilitar el correo del consulado e incluye un enlace a la sección de información oficial del consulado, donde hasta la fecha han colgado siete comunicados sobre el coronavirus en China. “Mi hija me dice, ‘mamá, me parece que los del consulado están de vacaciones. Parece que están cerrados’. Y nosotros con esta preocupación”.

Expertos en este tipo de crisis explican que la situación es normal. “No sé si se tienen los medios para dar una respuesta eficaz e inmediata a todos los que llaman. Para los ciudadanos, que están en estado de ansiedad, cualquier ayuda o información en estos casos casi siempre es insuficiente”, asegura una fuente diplomática.

Otros españoles residentes en China, consultados por este periódico, se quejan del alarmismo de los medios de comunicación y piden calmar los ánimos. "Si te soy sincero, no he contactado con el consulado y estoy más a la expectativa. Creemos que es pronto para tomar decisiones. Veremos cómo evoluciona esto", comenta un empresario madrileño con años de experiencia en el país, hoy residente en Shanghái. "Ayer estuve tomándome una cerveza en un 'sports bar' lleno de gente y sin máscara... El 80% occidentales, eso sí".

Coronavirus Epidemias
El redactor recomienda