81 detenciones en la última operación

La mensajería privada, el filón de la mafia china para entrar en el tráfico de marihuana

Su método de exportación de la droga tiende a canalizarse a través de empresas privadas de paquetería, ante las que simulan enviar productos corrientes, sobre todo ropa

Foto: Una de las naves en las que la mafia china cultivaba marihuana. (Policía Nacional)
Una de las naves en las que la mafia china cultivaba marihuana. (Policía Nacional)

La mafia china asentada en España no cuenta con una red de transportistas para enviar sus cargamentos de marihuana por Europa. Desde 2014, la Policía Nacional ha detectado que están apostando fuerte por esta rama del narcotráfico, pero, a diferencia de otras organizaciones criminales, la mayor parte de su mercancía se mueve por mensajería privada: paquetes de alrededor de diez kilos de droga que, etiquetados y embalados como si fueran productos corrientes, llegan hasta Italia, Reino Unido, Francia o Alemania sin que las empresas que se encargan de su reparto sepan siquiera lo que tienen entre manos.

La Policía se volvió a encontrar con este 'modus operandi' hace tan solo tres semanas, cuando se produjo uno de los mayores golpes a la mafia china y, en concreto, a su rama dedicada al tráfico de marihuana. La última fase de la operación se llevó a cabo entre el 4 y el 5 de diciembre, poniendo así punto y final a una investigación que arrancó en febrero y cuyas cifras hablan por sí solas: 81 detenciones, 22.463 plantas de marihuana incautadas y 19 naves industriales de producción desmanteladas. La organización se había hecho fuerte en la Comunidad Valenciana, pero también operaba en otras ciudades como Madrid o Albacete.

Una vez más, su método de exportación se canalizaba a través de empresas privadas de paquetería, ante las que simulaban enviar productos corrientes, sobre todo ropa. Fuentes cercanas a la investigación apuntan a que en operaciones anteriores también se han encontrado cargamentos ocultos en cubos de pintura o incluso cojines, por lo que la tapadera va cambiando en función del envío. En esta ocasión, llaman la atención los cuatro pisos que utilizaban en Valencia para almacenar y embalar la droga, labor que les permitía maquillar el olor de la marihuana. Se calcula que entre 2018 y 2019 enviaron más de 300 paquetes con unos 4.200 kilos de marihuana.

A la hora de acudir a las empresas de paquetería, sus miembros empleaban documentación falsa o buscaban aquellas sucursales en las que el control de los envíos fuera mínimo. En cuanto al país de destino, las fuentes consultadas explican que no daban direcciones con las que se les pudiera relacionar, sino otras cercanas en los barrios en los que operan: cuando llegaba el mensajero, un miembro de la organización se acercaba al lugar y recogía la misma. Si la policía seguía sus pasos, el único que caía de la banda era el propio receptor, quien apenas tenía información sobre el resto: desarrollaban su actividad criminal de forma independiente, adoptando el sistema de células.

En esta última operación, desarrollada en siete fases distintas, participaron agentes de la Comisaría de la Policía Nacional de Xirivella, de la Jefatura Superior de Valencia y de la Brigada Central de Crimen Organizado, un despliegue que también permitió liberar a 36 personas a las que obligaban a trabajar 24 horas al día en sus plantaciones y a 13 mujeres sometidas a explotación sexual.

La mafia china y el tráfico de marihuana

Entre 2014 y 2015, los agentes de la Policía Nacional que investigan a la mafia china detectaron que estaban entrando en el tráfico de marihuana a gran escala. En España, el valor del kilo se encuentra entre los 1.800 y los 2.400 euros, pero en el extranjero se duplica, por lo que la mayor parte de su mercancía acaba en otros países de Europa. A esto se suma que la peligrosidad que conlleva este negocio es menor que el de otras ramas del narcotráfico como la cocaína, ventaja que las fuentes consultadas resumen en siete palabras: no tienen que tratar con los colombianos.

En los primeros años de pesquisas, los agentes se encontraron con que la mafia china no tenía sus propias plantaciones y compraba la marihuana a otros traficantes. Ellos mismos utilizan el término "laowai" para referirse este sistema, palabra que en chino significa "extranjero". Pese a ello, la envergadura de la organización que se ha desmantelado ahora refleja que desde entonces han puesto el foco en naves industriales y chalés para cultivar su droga.

Frente a otros países de Europa, las fuentes consultadas subrayan dos ventajas con las que cuenta España: el clima, que exige un menor aislamiento de los lugares escogidos para el cultivo, y la crisis, que ha dejado regiones de España con inmuebles vacíos en los que pueden operar sin ser observados por vecinos. Tras la última operación de diciembre, los investigadores dan por cerrada la investigación contra esta rama de la mafia china, lo que no quita que el sistema que emplean les permita recomponerse a mayor velocidad: a diferencia de otras organizaciones, ellos no necesitan poner en marcha una nueva red de transporte para mover sus cargamentos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios