ACUSADOS DE ORGANIZACIÓN CRIMINAL

El oro de Damasco: los 600 M 'robados' por el clan Al Asad que riegan la Costa del Sol

La Audiencia Nacional investiga a familiares del presidente sirio por el presunto blanqueo de 600 millones en España, hechos que se remontan a 1986, cuando Rifaat Al Asad abandonó su país natal

Foto: Rifaat Al Asad, tío del presidente de Siria Bachar Al Assad.
Rifaat Al Asad, tío del presidente de Siria Bachar Al Assad.

La historia comienza con el enfrentamiento entre dos hermanos: Hafez y Rifaat Al Asad, padre y tío del actual presidente de Siria. Tras el golpe de Estado de 1970, el primero tomó las riendas del país con su hermano pequeño de escudero, pero en los años 80, su relación dio paso a la desconfianza: Rifaat puso en marcha un ejército paralelo e intentó tomar el poder mientras Hafez sufría problemas cardiacos, traición por la que fue expulsado del país en 1984. Lejos de irse con las manos vacías, la Audiencia Nacional sostiene que su hermano le entregó 300 millones de dólares del Tesoro nacional, dinero al que hay que sumar la fortuna que había amasado mediante actividades delictivas. El 'oro de Damasco' terminó así en Europa, donde ha regado la Costa del Sol durante más de 30 años.

Rifaat, ocho de sus hijos y dos de sus esposas están ahora bajo la lupa de la Audiencia Nacional, que propone juzgarles por organización criminal y blanqueo de capitales. El magistrado José de la Mata apunta a que han lavado más de 600 millones en España, país en el que las cifras de su fortuna hablan por sí solas: 507 propiedades valoradas en 695 millones. "Este dinero malversado de Siria habría sido invertido en propiedades y negocios, los cuales habrían ido generando unos beneficios a través de las rentas de tales inmuebles o la prosperidad de los negocios establecidos en puntos estratégicos de la geografía de la Costa del Sol, siendo reinvertidos en nuevas compras y en la apertura de nuevas mercantiles", explica el juez.

La primera inversión en España se remonta a 1986, cuando Rifaat compró 244 plazas de garaje en el complejo de lujo Benabola, en Marbella. Un año después, compró 93 viviendas en la misma urbanización y, a partir de ahí, la lluvia de millones fue constante en la Costa del Sol: terrenos, fincas, apartamentos, hoteles... La joya de la corona llegó en 1988 con la adquisición de 'La Máquina', una finca de más de 33 millones de metros cuadrados en Benahavís, Málaga. "Desde que este grupo familiar liderado por Rifaat Al Asad llegó a España, se produjo un desproporcionado incremento de bienes inmobiliarios y mobiliarios a lo largo y ancho de todo el mundo, y muy especialmente en nuestro país, donde llevaron a cabo inversiones de cientos de millones de euros", sostiene el juez. Su fortuna llega a tal punto que en Reino Unido cuentan con la residencia privada más grande después del Buckingham Palace.

¿Cómo erigieron este imperio sin que la Justicia les parara antes los pies? La clave se encuentra en el segundo delito del que se les acusa: pertenencia a organización criminal. Ya en Siria, el juez apunta a que Rifaat mostró un talento inusual para el crimen: mientras su hermano dirigía el país, él se ganó la lealtad de los 'shabihas', paramilitares a los que usaba como escuadrones de la muerte. "Personalmente y utilizando tanto a los 'shabiha' como a las Brigadas de Defensa y otros grupos de funcionarios públicos y paralegales, obtuvo ingentes recursos ilícitos de múltiples actividades delictivas: extorsión, amenazas, contrabando, expolio de riquezas arqueológicas, usurpación de inmuebles y tráfico de drogas", explica el juez. El escrito lo deja claro: "Cometió múltiples delitos, prácticamente de modo sistemático e industrial".

Operación de la Guardia Civil en 2017 por el presunto blanqueo de los Al Assad en España. (EFE)
Operación de la Guardia Civil en 2017 por el presunto blanqueo de los Al Assad en España. (EFE)

Tras su exilio a Europa en 1984, Rifaat empleó entonces su mano de hierro en España. "La clave para el éxito durante tantos años de esta estrategia criminal ha sido precisamente el reparto de tareas y la perfecta coordinación entre todos los miembros de la organización: el padre y líder, Rifaat Al Asad, parapetado tras todos los demás". Para esquivar cualquier posible investigación, el clan creó además "cientos de sociedades pantalla" y "un complejo entramado financiero" en paraísos fiscales o países que no cooperan con Europa. Pese a ello, una vez descubierto su imperio, las explicaciones que dieron cayeron en saco roto: "La principal justificación que facilita la familia Al Asad del origen lícito de sus bienes (la existencia de regalos de la familia real de Arabia Saudí) ha demostrado ser absolutamente falsa", sostiene De la Mata.

Con sus hijos y esposas como lugartenientes, cada miembro de la organización tenía claro su rol y quién mandaba en la misma: "Rifaat Al Asad tenía el control y dominio absoluto de las adquisiciones, de la gestión de su patrimonio y de las cantidades de que sus hijos y familiares podían disponer". Junto a sus familiares, el que fuera vicepresidente de Siria se rodeó de "legiones de asesores" para "la ocultación, transformación y blanqueo de todos estos capitales", ideando así todo tipo de artimañas: "Utilización de testaferros; concesión de préstamos entre sociedades sitas en paraísos fiscales y otras con sede social en España para simular pérdidas o para introducir capitales en España; pagos para adquisición de bienes procedentes de sociedades sitas en territorios off-shore dependientes de Trusts".

A día de hoy, Rifaat vive entre Reino Unido y Francia, donde también está procesado por delitos económicos. Desde 2013, se le investiga además en Suiza por lesa humanidad, acusación que se basa en los supuestos crímenes de guerra que perpetró en los ochenta, "especialmente las masacres de la ciudad de Hama y las de la cárcel de Palmira". De la Mata incluye además en su escrito otras jurisdicciones como Gibraltar, Suiza o Panamá, países en los que existen múltiples indicios de que posee patrimonio. A la espera de que avance la investigación y su fortuna en la Costa del Sol siga aflorando, la colaboración entre países europeos ya ha logrado bloquear sus operaciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios