DEL RUPTURISMO AL POSIBILISMO

Iglesias abraza la Constitución y pide más Estado de bienestar para combatir a Vox

El discurso constitucionalista y posibilista de Pablo Iglesias marca un antes y un después que coincide con su acuerdo para formar parte del próximo Ejecutivo como vicepresidente

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, antes de participar en la charla de la Unión de Estudiantes Progresistas en la UCM. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, antes de participar en la charla de la Unión de Estudiantes Progresistas en la UCM. (EFE)

Pablo Iglesias ha elegido el marco de la universidad para fijar sus primeros mensajes públicos desde que firmó con Pedro Sánchez el preacuerdo para el Gobierno de coalición progresista hace 10 días. En el aula magna de la Facultad de Derecho de la UCM, donde estudió y militó en la Unión de Estudiantes Progresistas, asociación que le cedió el foro para cerrar sus jornadas históricas, realizó una adhesión explícita a la Constitución y avanzó que su tarea de gobierno, si sale adelante la investidura, será "enfrentar el crecimiento de la extrema derecha" en España fortaleciendo el Estado de bienestar.

"La Constitución del 78, con todos sus defectos, contiene artículos que son la mejor vacuna para defender a las mayorías sociales del auge de la extrema derecha", aseguró, poniendo en valor la defensa de los derechos sociales que salvaguarda para dibujar un "horizonte de seguridad frente al miedo" que alimentaría Vox. Iglesias reconocía que a su formación, que nació precisamente impugnando el denominado 'régimen del 78' y proponiendo un proceso constituyente, le hubiese costado asumir estas posiciones hasta no hace mucho. "Ahora, sin embargo, tenemos la sensación de que cuando hay un reforzamiento de las fuerzas reaccionarias" no es el momento del rupturismo sino del posibilismo. Un posibilismo, añadió, que se debe a la nueva correlación de fuerzas, no solo en el Congreso sino también en el hipotético Ejecutivo de coalición donde Podemos tendrá "una fuerza modesta", al estar en minoría.

El discurso constitucionalista y posibilista de Pablo Iglesias marca un antes y un después que coincide con su acuerdo para formar parte del próximo Ejecutivo como vicepresidente, cuyo objetivo, según adelantó, será "generar seguridad" a la población, "lo cual no tiene que ver con levantar muros, sino con proteger los salarios, las pensiones o garantizar que la educación y la vivienda sean un derecho". Afianzar por tanto el Estado de bienestar para evitar que, como en los países de nuestro entorno, la extrema derecha crezca también entre las clases trabajadoras con el caldo de cultivo de la pérdida de derechos y poder adquisitivo. Pero no solo eso. Su intención pasa asimismo por que esa "red de seguridad" aplaque los efectos de la desaceleración económica, por si esta vuelve a arrastrar una crisis.

Políticas socialdemócratas frente al liberalismo económico, en definitiva, porque, según resumió: "Detrás de cada Salvini y de cada Le Pen, hay una Angela Merkel". Ante un auditorio lleno de estudiantes de derecho, el líder de Unidas Podemos defendió que el "derecho es necesario para los que menos tienen. En sociedades democráticas, lo único que tienen las mayorías sociales para defenderse de las minorías y combatir sus abusos es el derecho". "Ese es nuestro compromiso para entrar en el próximo Gobierno", concluyó.

Iglesias abraza la Constitución y pide más Estado de bienestar para combatir a Vox

La disertación de Iglesias comenzó haciendo un recorrido por el fenómeno de la extrema derecha en Europa, para concretar las especificidades patrias de Vox. Un partido, dijo, cuyo auge en España tendría más que ver con "la gestión política que del conflicto catalán ha hecho la derecha". Su caldo de cultivo sería fundamentalmente la cuestión territorial, pero no únicamente. Iglesias arremetió también, sin mencionar al PSOE, contra "algunos sectores progresistas que pensaron que alimentando el miedo a Vox" movilizarían al electorado. Un análisis, afeó, "correcto en el corto plazo, pero cuando ya es una fuerza presente en el Parlamento, tiene alas propias para volar".

De ahí que no descarte que en un futuro próximo la formación liderada por Abascal experimente cambios en su discurso. "Ahora Vox es neoliberal, atlantista y monárquico, pero, ojo, porque pueden aprender que les puede funcionar el discurso soberanista, oponer el último contra el penúltimo o que el movimiento feminista puede generar una reacción ultraconservadora para oponerse a sus avances". De hecho, Abascal ya lanzó algunos guiños proteccionistas durante el debate electoral de candidatos. "Eso sería tremendamente peligroso", advirtió Iglesias.

Gesto hacia ERC

También ha enviado un mensaje a Esquerra tras el envite que el partido independentista lanzó este miércoles con su consulta a la militancia, y ha asegurado que el futuro Gobierno de coalición "asumirá" el diálogo en Cataluña como un "eje fundamental" de su acción política. Un día después de que ERC anunciase esta consulta —que insiste en la condición de que se aborde el "conflicto político con el Estado" en una "mesa de negociación"—, Iglesias ha insistido en su convencimiento de que el próximo Gobierno afrontará el "problema de la plurinacionalidad en España" y el "diálogo en Cataluña".

Aunque Iglesias ha hablado de diálogo y no ha utilizado el término negociación —lo que reclama ERC—, ha insistido en mostrarse optimista sobre las conversaciones para hacer posible la investidura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios