En la Fiesta de la Rosa del PSC

Sánchez advierte a Torra: “Actuaré para preservar la integridad territorial”

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, denuncia con vehemencia los actos violentos y vuelve a reclamar al independentismo una condena "firme y rotunda"

Foto: Pedro Sánchez, este domingo, 29 de septiembre, en la Fiesta de la Rosa de Gavà, en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez, este domingo, 29 de septiembre, en la Fiesta de la Rosa de Gavà, en Barcelona. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lanzó este domingo un aviso al presidente catalán, Quim Torra, sobre las consecuencias de una eventual nueva ruptura de las leyes en Cataluña. No mencionó el artículo 155, pero tampoco hizo falta. En caso de extralimitación del independentismo, el Gobierno español, “con serena firmeza, actuará para preservar la integridad territorial, la soberanía nacional y la convivencia”. Lo dijo en territorio comanche: durante la Fiesta de la Rosa que cada año por estas fechas organiza el PSC en la localidad barcelonesa de Gavà.

Sánchez fue el protagonista absoluto del acto, en el que también tomaron la palabra Miquel Iceta, líder del PSC; Meritxell Batet, presidenta del Congreso y cabeza de lista por Barcelona; Manuel Cruz, presidente del Senado; y Raquel Sánchez, alcaldesa de Gavà. El público, unas 25.000 personas, una concentración del socialismo que hace muchos años que no se producía. El acto sirvió para dar el pistoletazo de salida a una larguísima campaña electoral que culminará en las urnas el próximo 10 de noviembre. Fue un auténtico baño de masas que intentaron boicotear una veintena de activistas de los CDR, que protestaron contra las recientes detenciones de un grupo que preparaba acciones violentas.

Sánchez puso en su diana a tres de sus rivales: a la derecha española, a Podemos (a quien tampoco citó, porque no hacía falta y se sobreentendían todas sus alusiones) y al independentismo. Respecto a este último, dibujó su terreno de juego. “Ya lo dijo antes Miquel Iceta: que le decimos al independentismo que se deje de engaños, que su proyecto ha fracasado, que ha fracturado la sociedad catalana y que lo único que ha reducido es la oportunidad de nuevas inversiones en Cataluña, porque muchas inversiones que iban a venir aquí se paralizaron por la situación política”.

El problema de Cataluña, afirmó Sánchez, es “la convivencia. Y la solución es la ley y el diálogo. Sin ley no hay diálogo y no se puede retorcer el diálogo como quiere hacer el independentismo”. En esa misma línea, reprochó: “¿Los independentistas dicen que España es una dictadura. Pues es mentira. En España no hay presos políticos y, además, vamos a exhumar los restos del dictador Franco y acabar con el mausoleo del Valle de los Caídos. Y dicen que España no es un país tolerante, pero aprobamos una Ley de Igualdad y la del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y que no es solidaria, pero hemos repuesto la universalidad de la sanidad pública mientras aquí en Cataluña se privatizan los servicios”.

"Le decimos al independentismo que se deje de engaños, que su proyecto ha fracasado, que ha fracturado la sociedad catalana", dice Sánchez

Como guinda, espetó: “¿Van dando lecciones de democracia y no condenan la violencia?”. Se refería a la defensa a ultranza de todo el independentismo con los detenidos por intentar crear un grupo violento y que estaban fabricando bombas para poner después del 1 de octubre. “Consejo doy que para mí no tengo. Deberían realizar una condena firme y rotunda de la violencia. Nosotros sí defendemos a los jueces y a las Fuerzas de Seguridad del Estado, desde los Mossos hasta la Policía Nacional, pasando por la Guardia Civil”.

Sánchez advierte a Torra: “Actuaré para preservar la integridad territorial”

Críticas a la pinza con la derecha

Sánchez sacó también el látigo contra “los que hicieron la pinza con la derecha para rechazar los Presupuestos. Pero dejemos atrás los reproches hacia los que malograron el Gobierno progresista […]. Nosotros somos la organización de la izquierda que tiene ideas y equipos”. Batet había criticado minutos antes desde el mismo atril a los que “sin alternativa ni proyecto plantearon un bloqueo e impidieron el único Gobierno posible de Pedro Sánchez, un Gobierno progresista y socialista”.

El jefe del Ejecutivo en funciones arremetió también contra la derecha y “las derechas” que podrían formar un Gobierno tras el 10-N. Citó los seis ejes progresistas del programa del PSOE y detalló en profundidad la estrategia contra el cambio climático y el interés por potenciar las energías limpias, que “permitirán crear 250.000 puestos de trabajo. Dispondremos de 200.000 millones de euros para el salto de la transición ecológica, creando oportunidades laborales y hacer unas ciudades más asumibles”.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante su intervención en la Fiesta de la Rosa. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante su intervención en la Fiesta de la Rosa. (EFE)

En resumen, antepuso un Gobierno progresista (“y estable”) a un Gobierno de la derecha que recortará no solo derechos, sino que “estará basado en la desigualdad de hombres y mujeres y en el que se banalizará la violencia machista, como se ha visto por las declaraciones de sus representantes”. En ese sentido, adelantó que el PSOE propondrá una ley de delitos de odio y “una ley de eutanasia y muerte digna, que es bien necesaria en nuestro país”.

Iceta dedicó casi todo su discurso a hacer una radiografía de Cataluña, aunque primero echó un capote a Sánchez en sus críticas a Podemos. Sin citarlos, por supuesto: “Los partidos de izquierda no votan cuatro veces en contra del presidente socialista. Nosotros no queríamos nuevas elecciones, pero agradezco a Pedro Sánchez que las convocase porque antes que un mal Gobierno, antes que un Gobierno frágil e inestable, ¡que la gente decida!”.

Sánchez advierte a Torra: “Actuaré para preservar la integridad territorial”

Ajuste de cuentas y aviso a Torra

A continuación, pasó a ajustar cuentas con el independentismo y sus dirigentes. “No queremos a partidos que viven del conflicto ni a los que no se atreven a decir lo que piensan por miedo a los independentistas”, lanzó en una indirecta a los comunes. “Y gracias a Torra, que en una conferencia este verano dijo: ‘No soy persona para presidir una autonomía’. Tiene razón. ¡Que lo deje! ¡Necesitamos un presidente que haga la función que le confiere la Constitución! Porque no estamos hablando de cualquier cosa, sino de una institución con 40.000 millones de presupuesto y 250.000 funcionarios. Necesitamos un presidente capaz de utilizar todos aquellos recursos para hacer una sociedad más justa, más próspera y más libre”.

"Frente a una sentencia, las opiniones son libres, pero todos estamos obligados a acatarla. Y quien más lo está son las instituciones", señala

Se refirió a la próxima sentencia del 1-O y recordó a Torra: “Frente a una sentencia, las opiniones son libres, pero todos estamos obligados a acatarla. Y quien más lo está son las instituciones”. A continuación, entró al trapo: “¿Quién decide que una ley es injusta? Si es injusta, se cambia a través de los mecanismos que la propia legislación prevé. Es la norma básica. Las leyes son normas de las que nos dotamos para garantizar la convivencia. ¡Qué triste tener que decir estas cosas tantos años después de aprobar una Constitución democrática!”. El líder socialista de Cataluña terminó recordando también a Torra que “si no hay respeto a la ley, no puede haber diálogo. Solo podemos dialogar si compartimos un terreno común de respeto a la ley”. Y Batet también señaló, en este sentido: “No, esto no va de independencia, ni de estructuras de Estado, ni de hacer un país mejor, sino que esto va de una lucha de poder entre ellos. En Cataluña hay un Gobierno que no gobierna y lo último que faltaba es que no condenen la violencia”.

Sánchez advierte a Torra: “Actuaré para preservar la integridad territorial”

El socialismo, pues, está dispuesto a convertirse en el adalid de la alternativa al independentismo. Las ideas y la estrategia tanto de PSOE como del PSC están claras. No habrá concesiones al soberanismo si no se respetan las reglas del juego. Y esas reglas son, escrupulosamente, el respeto a las leyes. Pero a las leyes reales, a las que están en vigor. A partir de ahí, si alguna es injusta, siempre se puede cambiar. Ya lo dijo Iceta: ‘Orden y Progreso’. Es algo más que el lema de la bandera de Brasil. “Adoptando ese lema, nos comprometemos con todos los catalanes y españoles. No queremos ni ‘montapollos’ ni ‘pagafantas’. O sea, ni a los que se meten a armar bronca cuando ven que dos se pelean, ni a los que pagan la fiesta de la que otros sacan rendimiento. No queremos a partidos que viven del conflicto ni a partidos que no se atreven a decir lo que piensan para no quedar mal ante el independentismo. Esos no somos nosotros, ¡ni 'montapollos' ni 'pagafantas'!”. Un dardo envenenado tanto a Ciudadanos como a los comunes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios