PRESIONES DE INDUSTRIA Y DEL SECTOR

El PSOE rectifica su propuesta de prohibir la venta de coches contaminantes desde 2040

Ferraz difunde apenas siete horas después una nueva versión del documento programático destinado a Podemos donde ya simplemente se habla de una transición ordenada hacia la descarbonización

Foto: Trabajadores de Seat en la factoría de Martorell, en Barcelona, el pasado 31 de octubre. (Reuters)
Trabajadores de Seat en la factoría de Martorell, en Barcelona, el pasado 31 de octubre. (Reuters)

El PSOE da marcha atrás a una de sus 370 medidas dirigidas a Unidas Podemos apenas siete horas después de ser publicada. Ya no habla de prohibir la venta de vehículos contaminantes desde 2040. El partido retorna a la posición que el Gobierno ha venido defendiendo en los últimos meses, y que no es otra que la de acompañar y fomentar la adaptación progresiva al nuevo paisaje de descarbonización, con vistas a que "no más tarde" de 2040 vayan imponiéndose los automóviles que tengan emisiones de cero gramos de dióxido de carbono por kilómetro. La palabra 'prohibición' desaparece.

El conflicto ha emergido con el punto 256 de la 'Propuesta abierta para un programa común progresista' que Pedro Sánchez presentó este martes a mediodía en un acto con aires de campaña en la estación madrileña de Chamartín. En la redacción original, que figuraba en el PDF enviado a los medios de comunicación y colgado en la web del PSOE [aquí en PDF], se decía lo siguiente: "Prohibiremos a partir de 2040 la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales".

La industria del automóvil expresó enseguida su estupor por el texto de los socialistas. Así, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Cambios (Ganvam), Raúl Palacios, explicaba a Europa Press que la intención del partido del Gobierno de prohibir la matriculación de coches de gasolina, diésel y de gas desde 2040 "no es coherente". "No es coherente que por un lado se le esté exigiendo al sector de la automoción un elevado esfuerzo inversor en innovación para reducir el impacto ambiental de los motores y, por otro, se impida que esas innovaciones lleguen al mercado. Conseguir una movilidad sostenible pasa por impulsar la renovación progresiva del parque", alegaba Palacios.

Ganvam dice que "no es coherente" que se pida al sector un esfuerzo para renovarse y que al tiempo se frene que lleguen al mercado esas innovaciones


El presidente de Ganvan, además, calificó de "curioso" que la propuesta del PSOE se conozca justo pocos días después de que la comisaria europea de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, señalara que una prohibición completa de la matriculación de vehículos nuevos con motores de gasolina y diésel por parte de los Estados miembros "no es compatible" con la legislación comunitaria. Una política basada en la prohibición, añadió Palacios, "retrae las compras", porque nadie cambiará su coche si sabe que en pocos años no podrá circular con él. El sector, por tanto, apuesta por una transición ordenada.

"Irresponsabilidad", dice Faconauto

También puso el grito en el cielo el presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez, y se aferró también a las palabras de Bienkowska. "Prohibir la venta de vehículos de combustión en 2040 es hoy por hoy ilegal según la Comisión Europea y un canto al sol, con el objetivo de sacar una bandera medioambiental que quizá dé votos, pero que puede que provoque que se pierdan puestos de trabajo, ya que el cliente tendrá todavía más dudas y se parará más el mercado", aseguró Pérez en declaraciones a Europa Press. Así que la medida original del PSOE es una "irresponsabilidad". El responsable de Faconauto cargó contra el partido por tomarse las cosas "tan a la ligera" y sin escuchar al sector.

Industria hizo gestiones "aclaratorias" ante Ferraz para explicar su trabajo en los últimos meses, que sintoniza, dice, con lo que exige la UE

Ferraz se movió con cierta agilidad. Rectificó. Lo hizo no solo por la presión de los fabricantes, sino también por las gestiones "aclaratorias" que hizo ante el partido el Ministerio de Industria, que dirige Reyes Maroto. "Hemos aclarado qué se ha hecho en este tiempo y advertimos de que ese punto 256 estaba mal redactado: no se correspondía ni con el espíritu del programa socialista ni sobre todo con el trabajo desarrollado por el Gobierno todos estos meses. Jamás nosotros hemos hablado de prohibición", indicaban fuentes del departamento de Maroto.

Pasadas las siete de la tarde, Ferraz enviaba el nuevo texto con la medida 256 modificada [aquí en PDF]. Ya figuraba así: "En desarrollo de la estrategia de descarbonización a 2050, adoptaremos las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0gCO2/km [cero gramos de dióxido de carbono por kilómetro]. A tal efecto, se trabajará con el sector y se pondrán en marcha medidas que faciliten la penetración de estos vehículos, que incluirán medidas de apoyo a la I+D+i". Ya no se hablaba de prohibición.

El PSOE rectifica su propuesta de prohibir la venta de coches contaminantes desde 2040

En la cúpula del partido señalaban a este diario que la nueva redacción es "más clara", y que pretende expresar que el objetivo con el que colaborará el Ejecutivo es que no haya vehículos contaminantes a partir de 2040. ¿Cómo se coló la propuesta anterior? Argumentaban desde las alturas del PSOE que en la elaboración de un documento programático siempre hay "muchas fases y opiniones", porque se trata de un "proceso muy colectivo". Así que la versión última se trata de una "clarificación de última hora", una corrección del primer error.

"Respeto al marco de la UE"

"El nuevo texto se ajusta a lo que hemos defendido desde Industria: la neutralidad tecnológica —apuntaban fuentes del ministerio que dirige Maroto—. Es decir, que cada uno compre el coche que quiera en los próximos 20 años y que pueda circular con normalidad, con las restricciones que impongan los ayuntamientos de las ciudades. Pero prohibir la venta de coches de combustión no está en nuestros planes y sería contradictorio con lo que dijo la Comisión Europea. Nosotros apostamos por una renovación progresiva del parque automovilístico, con el fin de que a partir de 2040 no se puedan fabricar vehículos de combustión [gasolina o diésel], con vistas a que en 2050 ya no circulen coches contaminantes. Pero no se puede impedir la venta. Otra cosa es que el comprador sepa a qué tiene que atenerse".

En Ferraz indican que la nueva redacción es "más clara" y que la anterior se debe al propio proceso, "muy colectivo", de elaboración de documentos

Desde Industria recalcaban este miércoles que el Gobierno "siempre ha respetado el marco fijado por la UE, no se lo inventa". Así que su tarea es, insisten, la de acompañar al sector, aunque "ya los fabricantes están haciendo sus deberes". Estas fuentes del departamento de Maroto ponen como ejemplo que los vehículos diésel que ahora se matriculan emiten menos partículas tóxicas que los que se fabricaban una década atrás. Por tanto, la posición del Gobierno (y ahora también la del PSOE) es la de "adaptarse progresivamente al nuevo paisaje de descarbonización", fomentando la transición hacia el uso de energías nuevas y limpias. O sea, apostando por una mayor implantación de los coches de cero emisiones (eléctricos, de hidrógeno o de gases no contaminantes).

En realidad, lo que hacía el PSOE, en su documento difundido en la mañana de este martes, era recuperar un término, la prohibición, que usaba hasta noviembre de 2018. Pero el sector del automóvil, informa Europa Press, manifestó su disconformidad con esa expresión: era partidario de señalar unos objetivos a lograr y que se pudieran alcanzar mediante distintas tecnologías.

A partir de entonces, tanto la titular de Industria, Reyes Maroto, como la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, dejaron de hablar de "prohibición". Esta última pasó a afirmar que el Gobierno garantizaría que los turismo y vehículos comerciales ligeros nuevos que se vendiesen desde 2040 serían de cero emisiones. "En el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), los objetivos de penetración de sistemas de movilidad descarbonizada y parte electrificada son importantes para 2030, pero no se incluye ningún tipo de prohibición", afirmó la ministra para la Transición Ecológica. Este diario no logró contactar con fuentes próximas a Ribera para conocer si, al igual que Industria, había requerido a Ferraz que difundiera una nueva versión. En cualquier caso, ahora, tras el patinazo inicial, el PSOE vuelve a la posición sostenida por el Ejecutivo en los últimos meses.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios