NEGOCIACIONES PARA LA FORMACIÓN DE GOBIERNO

Iglesias da un paso a un lado "si no hay más vetos" y si Sánchez acepta sus ministros

Entre las carteras que tratará de negociar se encuentran Asuntos Sociales, Hacienda, Cultura, Medio Ambiente y Memoria Histórica. Irene Montero apunta a una de tres vicepresidencias

Foto: (EFE)
(EFE)

Pablo Iglesias Iglesias da un paso un lado. "Nuestro país necesita ya un gobierno de coalición de izquierdas que asuma que los derechos sociales deben ser el eje de la acción de gobierno. El PSOE dice que el único escollo soy yo. He estado reflexionando en estas horas y yo no puedo ser la excusa a la que aferre el PSOE para impedir ese gobierno. Estoy dispuesto a no formar parte del Ejecutivo siempre y cuando no haya más vetos y la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno sea proporcional a los votos. He trasladado esto a Pedro Sánchez. He pedido a Pablo Echenique que traslade al PSOE nuestra disponibilidad para llegar cuando antes a un acuerdo integral -programa y equipos- de gobierno de coalición".

El líder de Unidas Podemos deja así el balón el tejado del PSOE después de que se abriesen a dar entrada a cargos de primer nivel como Irene Montero, Pablo Echenique o Rafael Mayoral, siempre y cuando Iglesias diese un paso atrás, "todo está abierto". Así lo ha hecho y las negociaciones dan un giro de 180 grados. Si no hay acuerdo, no será responsabilidad de Unidas Podemos, sino que ésta decaería exclusivamente sobre Ferraz. Al menos así lo piensan en la sala de máquinas de Princesa 2, sede estal del partido. "La política es tanto boxeo como ajedrez", aseguraba ya el Pablo Iglesias prePodemos. Las negociaciones para la investidura dan buena cuenta de ello.

Pablo Iglesias está dispuesto por tanto a no formar parte del Gobierno de coalición con la condición de que no haya más vetos ni excusas para formar la próxima semana un gobierno conjunto de PSOE y Unidas Podemos. "Esto quiere decir que los nombres los elegirá Unidas Podemos", matizan fuentes del partido. En esta línea, añaden estas mismas fuentes que el líder de Podemos "no va a ser la excusa del PSOE para que no haya un Gobierno de coalición de izquierdas la próxima semana". Así se lo ha comunicado ya a Pedro Sánchez. Por su parte, Pablo Echenique, como secretario de acción de gobierno, será el encargado de informar oficialmente al PSOE de esta decisión.

Será este mismo sábado. En las últimas horas fuentes del partido morado avanzaban a este diario que "habría movimientos" y no escondían un cierto optimismo moderado, reconociendo que el PSOE se había movido de la propuesta de un ejecutivo monocolor, solo con independientes vinculados a Podemos, a uno de coalición aun con el veto a Iglesias. Fuentes cercanas a las negociaciones insisten en un matiz que consideran crucial: "Está dispuesto" a echarse a un lado "siempre y cuando no haya más vetos ni excusas para formar la próxima semana un gobierno de coalición", explican a este diario. Y es que Sánchez, también insistía en la configuración del Consejo de Ministros era una prerrogativa constitucional del presidente. Por tanto, afirmaba así que se abría a "consensuar" nombres, no a que se los "impongan" los morados.

Asuntos Sociales podría convertise en una nueva vicepresidencia, según una de las propuestas. Irene Montero apunta como su titular

Este jueves, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, señalaba que Iglesias era el "principal escollo" para el acuerdo, el único "obstáculo", "sin ninguna duda". Tras ello, comenzó a ponerse el foco únicamente en el líder de Podemos, dejando la puerta abierta a la integración de otros miembros de su dirección en el Consejo de Ministros. Iglesias ha recogido el guante y ha dado un paso atrás, pero con la condición de que no haya más vetos, esto es, que los nombres que ponga sobre la mesa no sean rechazados.

Exige también un peso proporcional al de su grupo parlamentario, que correspondería a un tercio del Ejecutivo. Entre las carteras que tratará de negociar se encuentran Asuntos Sociales, Hacienda, Cultura, Medio Ambiente y Memoria Histórica. Asuntos Sociales podría convertise en una nueva vicepresidencia, según una de las propuestas que se han discutido. Irene Montero, la portavoz del grupo parlamentario, apuntaría como la titular de esta. En total podría haber tres vicepresidencias. Será Echenique quien encabece el equipo negociador, siempre y cuando el PSOE acepte moverse en este nuevo contexto.

Echenique es otro de los nombres, que suenan con fuerza. En él ya se pensó para presidir el Congreso, cuando se ofreció que el órgano rector estuviese en manos de Unidas Podemos si rebajaba el listón en su demanda de ministerios. Por otra parte, Héctor Illueca y Yolanda Díaz son algunos de los nombres que se han barajado para Hacienda. Seguramente se trataría de una cartera sin todas sus competencias actuales. El líder de IU, Alberto Garzón, también ha aparecido en las quinielas, junto a Juntxo López de Uralde. El objetivo de Unidas Podemos en tener el control de alguno de los organismos reguladores para que las grandes empresas contribuyan de forma más proporcional al erario público.

Se barajan tres vicepresidencias. Echenique encabecerá el equipo negociador, siempre y cuando el PSOE acepte moverse en este nuevo contexto

Ya durante las últimas semanas, uno de los argumentos en los que más hincapié ha hecho el PSOE para justificar su negativa a formar un Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos era la presencia de su líder Pablo Iglesias, por el "ruido" que podrían generar a lo largo de la legislatura, creando discursos disonantes por sus posiciones diferentes en cuestiones clave como Cataluña. Un recelo que desde Ferraz se ha tratado de ejemplificar recurriendo a lo que denominan "caso Salvini", en referencia al ministro de Interior italiano de La Lega que con sus discursos polarizadores y populismo de derechas ha dejado en un segundo plano a sus socios de gobierno.

Fuentes de Unidas Podemos conocedoras de las negociaciones apuntan también como una de las principales causas del desacuerdo al temor de los socialistas a que ministros morados les hagan "sombra". Cuando la política se centra más en el relato y el 'marketing' que en la gestión pública, compartir cuota de pantalla puede ser un problema de primer orden. Máxime, si quien acapararía visibilidad es un animal político que ha llegado a su posición actual por su capacidad para manejarse a través de los medios de comunicación y saber tocar sus teclas a través de golpes de efecto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios