LA AUDIENCIA DE MADRID LO CITA EN OCTUBRE

Aristrain irá a juicio en otoño: el mayor caso contra Hacienda se verá ocho años después

El magnate del acero se sentará en el banquillo en la Audiencia de Madrid después de años de dilaciones. La absolución de Javier Merino le da un precedente favorable

Foto: José María Aristrain de la Cruz, en los toros en Sevilla en la pasada feria de Abril. (Fernando Ruso)
José María Aristrain de la Cruz, en los toros en Sevilla en la pasada feria de Abril. (Fernando Ruso)

José María Aristrain de la Cruz, el magnate del acero acusado por la fiscalía de un mayúsculo fraude a la Hacienda pública, ya tiene fecha de juicio. Se sentará en el banquillo a partir del uno de octubre en la Audiencia Provincial de Madrid, más de ocho años después de que un juzgado de Pozuelo de Alarcón comenzara la investigación con el registro de su vivienda. Aristrain está acusado de defraudar 210 millones de euros al fingir su residencia en Suiza y ocultar sus acciones de Arcelormittal en Luxemburgo.

En julio de 2011, el juez ordenaba la entrada y registro en el chalé de Aristrain en Pozuelo de Alarcón y en sus oficinas. Se ponía en marcha uno de los grandes casos de fraude fiscal. En 2015 el juez lo procesó y cifró lo defraudado en 210 millones, una cantidad habitual para los grandes casos de fraude del IVA pero no para una persona física. Antes del registro, un escalofrío recorrió a los que participaban. Chequeando en Google habían descubierto que Aristrain aparecía en la lista de Forbes en el puesto décimo de los más ricos de España, con una fortuna estimada entonces de 1.700 millones de euros.

El caso ha tenido múltiples demoras. Las sociedades consideradas responsables civiles subsidiarias, propiedad del magnate, fueron recurriendo todo. Mientras, su imperio inmobiliario, sujeto a una fianza récord de 750 millones, se desmorona entre embargos. El Estado mantiene embargado propiedades como la antigua embajada británica o dos palacetes que posee junto a esta en una de las zonas más lujosas de Madrid.

Aristrain sí ha dispuesto de su lujosa colección de coches, que incluye un Ferrari GTO, el más caro del mundo, y de su yate además de sus propiedades en Suiza y acciones en el exterior. El magnate ha llegado a sondear el mercado para vender su GTO y su yate está puesto en venta en una web especializada por 27,5 millones de euros. El barco, bautizado como Steel, es un antiguo remolcador reconvertido en embarcación de lujo. Tiene bandera de las Islas Caimán y 54,9 metros de eslora.

La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid pide para él unos 1.400 millones de euros (entre cuota defraudada y multa) y 64 años de cárcel por 15 delitos fiscales. Considera que defraudó 210,98 millones de euros. Aristrain está acusado de fingir que residía en Suiza y de ocultar sus acciones de Arcelormittal en Luxemburgo, mediante un entramado de empresas que llegaba a las Islas Vírgenes Británicas y Malta. Heredó un imperio del acero de su padre, José María Aristrain Noain, que en 1980, cuando Hacienda hizo públicas por primera vez las declaraciones de la renta, era el segundo hombre más rico de España, con 6.618 millones de pesetas, solo por detrás de José María Ruiz-Mateos, con el que le unía una buena relación.

Al contrario que otras grandes fortunas, Aristrain no se ha sentado a negociar una conformidad con la fiscalía y la Abogacía del Estado. Mantiene su inocencia, que vivía realmente en Suiza y que es normal que sus acciones estuvieran en Luxemburgo. La mayoría de millonarios acusados de delito fiscal han buscado acuerdos de conformidad para evitar penas que conlleven ingreso en prisión. Los Carceller pagaron 93 millones de euros por fingir la residencia en Portugal y Cristiano Ronaldo acordó el pago de unos 20 millones.

La esperanza de Aristrain es Javier Merino, exmarido de Mar Flores, que fue absuelto de una acusación por simular que vivía en Cascais, a las afueras de Lisboa. Merino ganó en el Supremo al considerar la justicia que el hecho de tener certificado de residencia fiscal expedido por Portugal ya evitaba que hubiera delito. Merino fue absuelto en vía penal pero luego perdió un caso similar en un contencioso. Aristrain tiene un certificado de residencia fiscal en Suiza y cree que eso le permite defenderse. La fiscalía y la Abogacía del Estado aseguran que tienen pruebas de que en realidad pasaba en España más de 183 días al año, el mínimo para tributar aquí.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios