LLEVABA MESES SOPESÁNDOLO

Xavier Pericay, fundador de Cs, también dimite de la Ejecutiva: "Me falta la ilusión"

Su marcha se suma a la de Toni Roldán y Javier Nart, aunque se desliga de los motivos de los críticos. Llevaba tiempo sopesándolo y asegura que ha perdido la motivación

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el portavoz de Ciudadanos en Baleares, Xavier Pericay (d). (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el portavoz de Ciudadanos en Baleares, Xavier Pericay (d). (EFE)

Era el último fundador de Ciudadanos que seguía de alguna manera en activo. Xavier Pericay (Barcelona, 1956) fue uno de los impulsores del manifiesto en 2005 que un año después alumbraría al partido de Albert Rivera. Llevaba meses sopesando su marcha, especialmente desde que se celebraron las primarias del partido para elegir candidato a la presidencia de Baleares en marzo. Perdió frente al candidato alternativo, Marc Pérez-Ribas, que desembarcó en la formación naranja para competir por la candidatura.

La falta de apoyo durante el proceso fue uno de los motivos que le llevó a perder la ilusión. Pericay no comprendió la forma en la que se gestionaron aquellas semanas ni la reacción posterior. Cuando supo que no ganaba las primarias advirtió al partido que no quería un elemento compensatorio. Aún quedaban por asignarse las candidaturas a las plazas municipales como Palma de Mallorca, donde reside. No quería ser el candidato.

Entre las elecciones generales y municipales y autonómicas le comunicó al presidente del partido que había sopesado dejar la Ejecutiva, según ha explicado él mismo a este diario. Entendía que era el fin de una etapa, que no encajaba más en el proyecto que él mismo fundó y que era el momento de dejar paso a nuevas personas. Rivera le pidió que lo pensara un poco más y aguantara. Un mes después se desencadenaba la crisis interna del partido.

No estuvo en la Ejecutiva de hace dos semanas en la que se forzó una votación que pedía revisar la estrategia del partido frente a Pedro Sánchez porque se encontraba de viaje. El relato de sus compañeros le disgustó, aunque reconoce que no comparte el punto de vista de Toni Roldán y el resto de críticos. "Yo estoy de acuerdo con la estrategia de forma general. A las elecciones fuimos con un lema y nos debemos a él. Los más de 4 millones de electores que nos votaron lo hicieron pensando en eso", explica en una conversación telefónica con este diario.

Otra cosa, afirma, es "cómo se ha explicado a la ciudadanía". Reconoce que discrepa en matices, pero asegura que lo fundamental, "ser coherente", lo comparte por completo. Sí afirma que sintió "una importante desazón" cuando comprendió los términos en los que se celebró aquella reunión del comité ejecutivo. "La verdad es que ahora la motivación y la ilusión me faltan. Lo que no tiene sentido es seguir en estas condiciones", asegura a El Confidencial.

Inés Arrimadas y Toni Cantó escuchan la intervención de Xavier Pericay en un acto de 2018. (EFE)
Inés Arrimadas y Toni Cantó escuchan la intervención de Xavier Pericay en un acto de 2018. (EFE)

Aunque la decisión coincide en el tiempo con la crisis interna, "había que tomarla ya y prefería no seguir", se desliga de los motivos de los críticos. Eso sí, su marcha sin duda agrava aún más la situación dentro del partido. Seguirá como afiliado, al menos de momento. Aunque fue fundador de Ciudadanos, no se afilió hasta 2015 cuando concurrió por primera vez en unas listas. El jueves de la semana pasada envió un escrito a Rivera en el que le comunicaba oficialmente su decisión. No obtuvo respuesta. Fue ayer, este viernes, cuando se lo dijo también a José Manuel Villegas, secretario general de la formación, y al resto de sus compañeros.

La crisis del partido

La marcha de Pericay, aunque por distintas causas, se suma a otras dentro de la formación. Eso es innegable. El primer fin de semana de junio comenzaron los primeros movimientos. En el partido muchos defendían la legitimidad de un debate profundo pero la mayoría se mostraba partidaria de acatar las resoluciones que se aprobaran en la ejecutiva. Los bautizados como 'críticos' sondearon a otros compañeros para saber de primera mano si compartían la estrategia —haciendo especial énfasis en la relación con Vox— e incluso plantearon la posibilidad de que Ciudadanos pudiera estudiar una posible abstención con Pedro Sánchez. No encontraron apoyos, como se vería tres semanas después.

Llegó la Ejecutiva clave (de hace dos semanas) y su inicio estuvo marcado por la dimisión de Toni Roldán. "No se puede estar mucho tiempo siendo una persona distinta a la que eres", aseguró el que era portavoz adjunto dentro del Congreso. El debate volvía a estar encima de la mesa. Su marcha desencadenó la votación, sugerida por Luis Garicano y Javier Nart.

La caja de Pandora estaba abierta y ya no tenía sentido hacer oídos sordos. Votaron. Cuatro a favor de revisar la estrategia (Garicano, Nart —que después dimitiría ante el fracaso de la propuesta— Fernando Maura y Paco Igea). Tres abstenciones: Nacho Prendes, Marta Martín y Orlena de Miguel. Los otros 24 votaron en contra. Las cosas se quedaban como estaban pero sin algunos de los miembros clave de la formación. Pericay, el último fundador, también lo ha dejado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios