Casado, por la tarde, y Rivera declina

Sánchez cita a Iglesias el próximo martes para intentar desbloquear la investidura

El presidente en funciones comienza así una nueva serie de encuentros con los líderes de los grupos tras confirmar que intentará ser investido en las sesiones del 22 y el 23 de julio

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, durante su última reunión pública juntos, el pasado 11 de junio en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, durante su última reunión pública juntos, el pasado 11 de junio en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)

El próximo martes, 9 de julio, se comenzará a ver si la investidura de Pedro Sánchez se endereza o sigue descarrilada. Será entonces cuando el presidente en funciones y Pablo Iglesias vuelvan a verse. En el Congreso de los Diputados de nuevo. Y a las doce de la mañana. Por la tarde, a las cinco, el líder socialista volverá a encontrarse con el popular Pablo Casado. Albert Rivera, en cambio, ha cumplido su amenaza y ha declinado un despacho con el jefe del Ejecutivo.

"Hay bases sólidas para llegar a un acuerdo tal y como hemos demostrado en estos últimos 12 meses. España necesita un Gobierno progresista en plenitud de funciones en julio", argumentaban fuentes socialistas para subrayar que hay mimbres para que PSOE y Unidas Podemos tejan una alianza. También Unidas Podemos hace ese llamamiento, también habla de puertas para fuera de que es optimista y que un pacto está al alcance de la mano de ambos. Pero el escollo está en el mismo punto: Iglesias quiere un Gobierno de coalición y Sánchez, un Consejo de Ministros solo de su partido y con la posibilidad de que cargos intermedios del partido morado entren en el Gabinete.

Ya desde el sábado pasado, al término de la cumbre del G-20 en Osaka (Japón), fuentes del equipo del presidente en funciones adelantaron que habría una nueva ronda de contactos para intentar amarrar los apoyos. El martes, Sánchez cerró vía telefónica la fecha de la investidura —el lunes 22 de julio arranca el debate, el 23 llegará la primera votación, para la que se exige mayoría absoluta, y el jueves 25 la segunda, en la que se necesitan más síes que noes— con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Él se encontraba en Bruselas, en la larguísimo Consejo Europeo en el que finalmente logró acordarse la nueva cúpula comunitaria. Ayer miércoles, desde Ferraz se confirmó que la tercera serie de entrevistas públicas del jefe del Ejecutivo comenzaría la semana próxima, y este jueves fuentes socialistas informaron del cierre de la agenda con Iglesias.

El encuentro de los dos líderes se producirá 15 días antes de la primera votación de investidura, que hasta el momento se vislumbra fallida


Después Ferraz puso fecha a la cita con Pablo Casado, líder del PP: será ese mismo martes, 9 de julio, a las 17 horas, y en la Cámara. Sánchez también quería verse con Albert Rivera, pero este ya se negó a un encuentro privado en la Moncloa y ha vuelto a rechazar una entrevista pública en el Congreso. Considera que su posición es clara y que no necesitan despachar de nuevo. El presidente, que persigue de la derecha que no obstruya su investidura para que así pueda arrancar la legislatura, reprochó el martes a Rivera su falta de "decoro institucional" y de "fair play". "Rivera ha declinado asistir a la reunión a la que le ha convocado el presidente del Gobierno en funciones en una falta de decoro institucional sin precedentes", denunciaron este jueves desde la dirección federal.

Se espera que tras recibir a Iglesias y Casado tomen el relevo con los demás grupos José Luis Ábalos y Adriana Lastra, secretario de Organización y portavoz parlamentaria del PSOE, como ocurrió con la ronda de junio. Al adelantar el día y la hora de la entrevista con Iglesias, Ferraz también quería remarcar que ve en él un "socio preferente" y que no mira a la derecha, como este último le acusa.

3 + 2 al menos

Desde las elecciones generales del 28 de abril, Sánchez e Iglesias ya han mantenido tres reuniones publicitadas y fotografiadas, en distintos escenarios. La primera fue el 7 de mayo en la Moncloa, y la siguiente, el 11 de junio en la Cámara Baja. Después ambos líderes mantuvieron sendos encuentros privados en el palacio gubernamental, que acabaron en desacuerdo. El jefe de Podemos no se apeó de su demanda de Gobierno de coalición y amenazó con votar en contra del líder socialista si no llegaban a un pacto en ese punto. Sánchez, sin embargo, no cedió y decidió ir a la investidura con o sin apoyos para poner en marcha el reloj hacia las nuevas elecciones. Con la fecha elegida, las segundas urnas se abrirían el domingo 10 de noviembre en caso de que no fuera posible elegir nuevo presidente antes del 23 de septiembre, dos meses después de la primera votación.

Iglesias insiste en el Gobierno de coalición y acusa al PSOE de tener una "obsesión por los sillones", que "no quieren soltar ni medio"

Las posturas siguen encontradas y, a día de hoy, lo más probable es que en julio no se consiga formar gobierno. Iglesias, en una tribuna publicada el miércoles en 'La Vanguardia' se abría a reconsiderar su posición si Sánchez sometía el acuerdo integral de coalición a votación en el Congreso y salía derrotado. El Gobierno respondió raudo pidiendo al jefe de los morados que se dejara de "tácticas" y "estrategias" y antepusiera las "políticas".

Sánchez cita a Iglesias el próximo martes para intentar desbloquear la investidura

Este jueves llegó la réplica de Iglesias. Reiteró ante los medios que para su grupo "lo fundamental es alcanzar un acuerdo integral de Gobierno, pero hay una cierta obsesión por los sillones en el PSOE, que no quieren soltar ni medio". El dirigente señaló que confía en que más tarde o más temprano el presidente se dirigirá a Podemos para hacer "lo mismo que en la Comunidad Valenciana o Baleares", que es negociar con ellos una coalición.

Cuando se le preguntó si él renunciar a formar parte de ese Ejecutivo, se mostró convencido de que no habrá vetos, que Sánchez "no va a despreciar a nadie". "Creo que no es bueno que nadie se obsesione con los cargos hasta el punto de decir: 'Todos los sillones para mí".

La presión del CIS

Así, Iglesias estaba intentando darle la vuelta al argumento con aroma preelectoral que maneja el PSOE: Ferraz cree que es sencillo explicar a los ciudadanos que puede haber nuevas generales porque Unidas Podemos solo estaba preocupada de los cargos. Con sus afirmaciones de este jueves, el dirigente quiere señalar a los socialistas como los acaparadores, que son ellos los que quieren quedarse con todo el poder.

Ambas partes afirman haberse movido y niegan que el contrario haya cambiado. Sánchez ofrece un Gabinete de cooperación, sin ministros morados

El PSOE tiene en las encuestas un poderoso aliado para su argumentación. El último barómetro del CIS, publicado ayer, concedía a los socialistas un 39,5% de los votos, rondando la mayoría absoluta, si bien es cierto que no era una estimación con cocina. El estudio vaticina un 12,7% para Unidas Podemos, frente al 14,32% de la generales del 28-A —la bajada sería de 1,62 puntos—. "Sánchez cometería un error si llevara a los españoles a una repetición de elecciones. Entiendo que la encuesta del CIS puede ser muy atractiva para algunos de sus asesores... Pero no creo que cometan una irresponsabilidad de ese tipo", sentenció Iglesias.

Sánchez cita a Iglesias el próximo martes para intentar desbloquear la investidura

El dirigente morado señaló que, pese a la situación de bloqueo, "todo va a ir bien" entre las dos formaciones, porque al final el PSOE se avendrá a negociar con ellos una vez que compruebe que las derechas no facilitarán su investidura. Algo que en Ferraz ya está más que asumido, aunque en público siga haciendo el llamamiento para meter presión y para intentar que la investidura no dependa de los independentistas. "Calma, serán semanas intensas", añadió Iglesias, quien vio "lógico" que Sánchez "apure" sus opciones con PP y Cs que le permita disponer de un "Gobierno de geografía variable".

Este jueves, Sánchez concede su primera entrevista tras las generales del 28-A: lo hace en los platós de Telecinco, con Pedro Piqueras

Las dos partes dicen que se han movido. Los socialistas, porque de defender un Ejecutivo en solitario han pasado a esgrimir un Gabinete "de cooperación", sin ministros de Podemos, pero sí con cargos intermedios. Iglesias, porque aceptó llevar a votación al Congreso ese acuerdo integral de coalición. Ahora unos y otros esperan que el contrario mueva ficha. "Ojalá el PSOE recapacite, pero si no recapacita ahora lo hará después", reflexionó Iglesias este jueves. El Gobierno y Ferraz ya han insistido en que hay que poner todos los huevos en la cesta de julio, y no contemplar una segunda sesión de investidura. El momento, dicen, es ahora. Y no septiembre.

Es probable que esta noche la situación avance un pasito. Sánchez concede su primera entrevista desde las generales del 28 de abril. Lo hará en 'Informativos Telecinco', con Pedro Piqueras. Puede que el cambio sea la oferta de un documento programático, para que la negociación entre en calor.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios