ENFADO MAYÚSCULO CON EL EMBAJADOR

El Gobierno eleva una queja al Vaticano por la "injerencia" del nuncio sobre Franco

La vicepresidenta anticipa que habrá una respuesta "contundente" por parte del Ejecutivo tras las palabras de Renzo Fratini, que aseguró que el Gabinete socialista ha "resucitado" al dictador

Foto: El papa Francisco, este 29 de junio en el Vaticano. (Reuters)
El papa Francisco, este 29 de junio en el Vaticano. (Reuters)

Enfado mayúsculo. El Gobierno no va a dejar pasar las palabras del nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, que deja mañana martes su cargo. Considera una "injerencia inaceptable" que, al despedirse de su puesto y en una entrevista con Europa Press, asegurara que el Ejecutivo ha "resucitado a Franco". La respuesta "contundente" que prepara ya el Ejecutivo en funciones socialista es que una "queja formal" que enviará a Roma en las próximas horas por una "intromisión" que tacha de "impropia" de otro Estado.

Fratini abandonó la neutralidad debida de los diplomáticos —el nuncio no deja de ser el embajador del Vaticano en un país— para despacharse a gusto sobre el exjefe del Estado, a quien se refiere de esta forma: "A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una Guerra Civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa", señaló. Para Fratini, el Gobierno de Pedro Sánchez ha conseguido lo contrario de aquello que pretendía: "Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una Guerra Civil".

El nuncio explicaba también a Europa Press que ha "intentado" mediar desde que Sánchez anunciara su proyecto de exhumación, ya que la tumba del dictador se encuentra en la abadía del Valle de los Caídos, donde viven los monjes benedictinos. Defiende que la Santa Sede ha mantenido una posición "neutral", porque entiende que es "más un problema de la familia Franco y del Gobierno". Además, apuntó que bajo esta iniciativa subyacen "motivos sobre todo políticos, ideológicos". "Está detrás una ideología de algunos que quieren de nuevo dividir a España".

"A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una guerra. No sigamos peleándonos sobre si tenía razón", dice


Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones, reconoció este lunes en la SER que había tenido "alguna conversación difícil" con el nuncio sobre la exhumación de Franco, y que ahora, con su entrevista en Europa Press, ha salido a la luz. Para la vicepresidenta en funciones, sus palabras, "absolutamente improcedentes e inaceptables", constituyen una "injerencia", "evidente y obvia, en el fondo y en la forma". Un nuncio, un embajador, tiene que estar sometido a las "reglas" de las relaciones diplomáticas, y "no entrar en asuntos internos de un Estado", y menos en uno tan importante, defendió, como la exhumación de un dictador.

A la espera del Supremo

Con estos mimbres, el Gobierno prepara ya una "respuesta contundente al Vaticano". Elevará en las próximas horas, entre hoy y mañana, una "queja formal" por una "injerencia de esta naturaleza", que es "absolutamente impropia" para cualquier legación diplomática.

Las palabras son "absolutamente improcedentes e inaceptables", una "injerencia" que es "impropia" de un embajador, "en el fondo y en la forma"

Calvo no quiso entrar en los "asuntos internos" de la Santa Sede, en si las opiniones de Fratini casan con las del papa Francisco. El nuncio llegó en 2009 a Madrid, nombrado por el anterior pontífice, Benedicto XVI, y este 2 de julio abandona su cargo en España para retirarse a Italia tras cumplir los 75 años. La número dos del Ejecutivo sí reiteró que en sus conversaciones con el secretario de Estado de Francisco, el cardenal Pietro Parolin, ha podido constatar que el Vaticano no pretende "obstaculizar" la exhumación de Franco.

En cambio, el nuncio se pronuncia "contra una ley" aprobada por el Gobierno y refrendada por el Congreso, y ahora la Moncloa espera que el Vaticano "ponga las cosas en su sitio". Espera que "se cumpla" lo acordado con Roma, que no haya "obstaculización" una vez que el Supremo entre al fondo del asunto y decida si el Ejecutivo puede proseguir con su proyecto. El alto tribunal decidió el mes pasado paralizar cautelarmente la salida del general del Valle de los Caídos, como había pedido la familia, aunque podría pronunciarse en un plazo no muy largo. Ahora el Ejecutivo confía en que los magistrados entiendan sus razones, que un dictador no puede estar en un lugar público "enaltecido" casi 44 años después de su fallecimiento.

Los reyes Felipe VI y Letizia saludan al nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, el pasado 31 de enero en el Palacio Real. (EFE)
Los reyes Felipe VI y Letizia saludan al nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, el pasado 31 de enero en el Palacio Real. (EFE)

Calvo aseguró que no se ha sorprendido por el tenor de las palabras de Fratini, ya que las había conocido de primera mano a través de esas conversaciones "difíciles" con él. Pero él no debe "entrar a un debate que ha resuelto el Estado con una ley", señaló taxativa. Más tarde, en declaraciones a los medios, la vicepresidente insistió en sus reproches a Fratini por, directamente, haberse "saltado una ley española", una "intromisión" que es algo "inusual en las relaciones diplomáticas". El embajador "discute una ley", discute un Gobierno que trata de "ejecutar un mandato del Parlamento".

El Gobierno quiere abordar "cuanto antes" la fiscalidad de la Iglesia, para que pague impuestos en España como sucede en Italia o Francia

La número dos adelantó que el Gobierno ya tiene elegidas a las dos personas —no dijo quiénes— que le representarán en las negociaciones con la Iglesia sobre un asunto delicado, la fiscalidad. El Ejecutivo defiende que ha de pagar impuestos como en otros países, como en Italia y en Francia, porque es una cuestión de "justicia social" y porque la Conferencia Episcopal ha de aportar a las arcas públicas para ayudar al sostenimiento de las políticas sociales. El Vaticano, cuando ella se entrevistó con Parolin, no puso problemas. El propio Francisco se mostró partidario de que la Iglesia contribuyera al fisco durante su entrevista con Jordi Évole en 'Salvados'. En declaraciones posteriores a los medios desde Carmona (Sevilla), indicó que no hay un cálculo económico de cuánto podría suponer esa aportación, pero que en cualquier caso el Ejecutivo quiere abordar este asunto "cuanto antes". Explicó que la Conferencia Episcopal tiene desde hace tiempo una propuesta suya mediante carta, en la que "le advertía de que teníamos que sentarnos ya a trabajar". "Hay que rematarlo, porque saberlo ya lo saben", abundó.

El Gobierno eleva una queja al Vaticano por la "injerencia" del nuncio sobre Franco

Nuevo llamamiento a la investidura en julio sin descartar elecciones

El Ejecutivo no se plantea elecciones porque considera que hay que resolver la investidura en julio. Pero sabe que no puede descartarlas porque será la consecuencia de un fracaso en el proceso de reelección de Pedro Sánchez

Carmen Calvo, primero en la SER y después en declaraciones a los periodistas en Carmona (Sevilla), insistió en que el escenario sobre el que trabaja el Gobierno es el de una investidura en julio y para ello pidió a las formaciones políticas que actúen "con responsabilidad". 

"Nosotros queremos asumir nuestra responsabilidad, lo que hace falta es un Gobierno cuanto antes. La gente espera que nadie se plantee que hay mes de agosto, ni de septiembre ni octubre, que lo que hay es que afrontar la responsabilidad de manera madura y generosa por España, y que el debate de investidura sea la oportunidad para que vean cómo todos proponemos objetivos para España, respuestas a los problemas y coordinación con Europa", defendió. Subrayó que hay "muchos problemas por el camino", que requieren de la actuación conjunta con ayuntamientos y comunidades, y que estos también necesitan que haya un Ejecutivo central porque así está montado el sistema institucional español. 

"La gente no piensa que, después de que ellos han hecho su trabajo votando cuatro veces, no seamos capaces de asumir cada uno su responsabilidad. Nosotros queremos asumir la nuestra, que es investir al presidente cuanto antes mejor, ahora, en julio", incidió. Lo que persigue el Ejecutivo es retratar a los grupos, que "observen" qué propuestas tiene cada uno, que conozcan "de primera mano qué hace y qué le dice cada uno a su país". 

A Unidas Podemos le dijo lo mismo que en otras ocasiones: que no suman mayoría absoluta con el PSOE, y por tanto requieren de los apoyos de otras formaciones. "Y en democracia no se puede obstruir por obstruir, sin alternativas, eso ya nadie lo entiende", sostuvo, para después a referirse cómo sí han sido posibles las alianzas de partidos en otros niveles. 

"¿Cómo le vamos a decir a los españoles que no somos capaces de alcanzar eso que se ha logrado en las comunidades autónomas?, ¿cuánto tiempo van a tener que estar también los demás bloqueados porque alguien piense que sus intereses de partido están antes que los de la gobernabilidad de España?". 

En la SER, Calvo aseguró que los socialistas no se moverán de su posición. Serán otros, por tanto, los que hayan de modular su postura. El resultado es que la investidura va camino del fracaso, al menos en el primer intento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios