La votación, el 9, el 16 o el 23

Sánchez se reunirá con Batet el 2 de julio para fijar la fecha para la investidura

El presidente da el paso para meter presión a Unidas Podemos y al resto de grupos y para poner en marcha el reloj hacia las nuevas elecciones, que se celebrarían en el otoño

Foto: Pedro Sánchez aplaude a Meritxell Batet tras ser elegida presidenta del Congreso el pasado 21 de mayo. (EFE)
Pedro Sánchez aplaude a Meritxell Batet tras ser elegida presidenta del Congreso el pasado 21 de mayo. (EFE)

Tras el fracaso de la segunda reunión sin cámaras en la Moncloa con Pablo Iglesias, el presidente del Gobierno da el siguiente paso. Poner fecha y meter presión. Para ello, según avanzaron este miércoles a primera hora fuentes socialistas, Pedro Sánchez se reunirá el próximo martes 2 de julio con la jefa del Congreso, Meritxell Batet, para fijar el debate de investidura.

El candidato socialista "se presentará al debate de investidura para que España tenga un Gobierno progresista, europeísta y moderado. Nuestro país necesita avanzar y Pedro Sánchez quiere liderar ese proyecto con sentido de Estado. España no tiene tiempo que perder y necesita un Gobierno cuanto antes", señalaron las mismas fuentes en el mismo comunicado. Este viernes se cumplen dos meses desde las elecciones del 28 de abril y apenas se ha movido nada. Ahora mismo, Sánchez no cuenta con los apoyos necesarios para salir elegido.

"Sería bueno para el país que hubiera investidura, un Gobierno a pleno rendimiento ya porque es lo que necesita la ciudadanía", señala Batet


Batet, antes de la inauguración del Concordia AmChamSpain Summit, en el hotel Eurostar Towers de Madrid, confirmó la reunión de la próxima semana, tras la que espera poder anunciar la fecha de la investidura, porque formalmente suya es la potestad, según el reglamento del Congreso. "En función de esa conversación, acabaré de decidir cuándo se convoca el pleno. Todavía no sabemos si tendrá o no apoyos. Tendremos que verlo. Sería bueno para el país que hubiera investidura, un Gobierno a pleno rendimiento lo más rápidamente posible porque es lo que necesita la ciudadanía y es lo que está esperando", señaló. Las primeras declaraciones del día por parte del Ejecutivo fueron las de la titular de Industria, Reyes Maroto, en la SER, en las que apelaba a la "responsabilidad" de los grupos para que la legislatura arranque cuanto antes.

Bloqueo total

Antes de la reunión con Iglesias, en el PSOE y en la Moncloa se pensaba que la fecha más probable para la primera votación —es la que pone en marcha la cuenta atrás— se situaría en la segunda quincena de julio, precisamente por las dificultades en las negociaciones con Unidas Podemos. Ahora, el bloqueo es total, porque las posiciones siguen muy alejadas, ya que Sánchez ofrece su Gobierno de cooperación, sin entrada de los morados en el Consejo de Ministros, mientras que Iglesias considera que el presidente no ha dejado muy claro si solo mira a la izquierda e insiste en un Ejecutivo de coalición entre las dos fuerzas. El líder de Unidas Podemos anunció a Sánchez que estaba dispuesto a que su grupo votara en contra de su reelección, y este le replicó que iría a la sesión de investidura con o sin apoyos porque no hay tiempo que perder. Si ninguno de los dos líderes cede, no habrá posibilidad de acuerdo. De momento, ni Sánchez ni Iglesias relajan sus líneas rojas. Pero queda partido.

Ahora mismo, el PSOE solo cuenta con el respaldo de sus 123 diputados y del representante del PRC. Se queda todavía muy lejos de la reelección

A día de hoy, de hecho, el PSOE no cuenta con más respaldos que sus 123 diputados y el representante del Partido Regionalista de Cantabria (PRC). La primera idea era configurar un bloque de 173 parlamentarios, con los 42 de Unidas Podemos, los seis del PNV y los dos que suman Compromís y el PRC. Aun llegando a ese número, los socialistas necesitaban abstenciones para que la investidura saliera adelante. Cerrada la 'vía navarra' y la de Coalición Canaria, Sánchez solo podría recibir la confianza de la Cámara con la abstención de ERC y/o Bildu. PP y Ciudadanos han reiterado que no facilitarán la reelección del líder socialista.

Sánchez se reunirá con Batet el 2 de julio para fijar la fecha para la investidura

La fecha elegida por Sánchez para verse con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, es la primera que tiene disponible en su agenda después de atender sus compromisos internacionales. Porque este miércoles por la tarde viaja hasta Osaka, en Japón, para la cumbre del G-20, y el domingo estará en Bruselas en la reunión extraordinaria del Consejo Europeo, en el que se decidirá, previsiblemente, el reparto de los principales puestos institucionales de la UE.

En la fijación de la fecha se tiene que tener en cuenta cuándo caerían los comicios. Si la votación es el 9 de julio, se celebrarían el 27 de octubre

Lo que parece seguro es que la primera votación de investidura, la que constitucionalmente pone en marcha el reloj, caerá en este caso un martes, a fin de que si hay elecciones estas se celebren en domingo. Las opciones serían el 9 o el 16 de julio, o bien el 23. A partir de ese momento, comienza un periodo de dos meses para que el Congreso elija presidente del Gobierno. Pasado ese tiempo, si no hay investidura, se disolverán las Cámaras y se convocarán elecciones, que tendrán lugar 47 días después, y no 54, ya que al tratarse de una repetición de los comicios, se aplicará por primera vez la reforma legal que se aprobó con el bloqueo de 2016. Así, si la primera votación fallida de investidura es el 9 de julio, las generales se celebrarían el 27 de octubre. De irse al día 16, las urnas se pondrían el 3 de noviembre, fecha menos indicada por coincidir con el puente de Todos los Santos.Y de ser el 23, habría comicios el 10 de noviembre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios