QUINTO ANIVERSARIO DE LA PROCLAMACIÓN

Auditorías, códigos de conducta y control de regalos: así cambió Felipe VI la Casa Real

Se cumple el quinto aniversario de la proclamación de Felipe VI. Apenas unos días después de comenzar su reinado, ya tomó decisiones encaminadas a abrir las ventanas de Zarzuela

Foto: Los reyes Felipe y Letizia en un acto en el Museo del Prado. (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia en un acto en el Museo del Prado. (EFE)

El próximo miércoles se cumplen cinco años de reinado de Felipe VI. Cinco años de aquel 19 de junio de 2014 en el que fue proclamado Rey de España, tras la abdicación de su padre, para asumir una "Monarquía renovada para un tiempo nuevo" —fueron sus palabras en las Cortes Generales— en una verdadera declaración de intenciones: "Las exigencias de la Corona no se agotan en el cumplimiento de sus funciones constitucionales. La Corona debe velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente. Solo de esa manera se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones".

Apenas unos días después, el Rey tomaba sus primeras decisiones encaminadas a abrir las ventanas de la Casa Real, modernizarla y, sobre todo, intentar cumplir con la transparencia y ejemplaridad que la sociedad venía demandando desde hacía tiempo a todas las instituciones del Estado. También a la Monarquía con unos años convulsos de fin de reinado de don Juan Carlos y la crisis desencadenada por el caso Nóos que implicó de lleno a Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina.

En primer lugar, Felipe VI tomó la determinación de distinguir entre Familia Real (el Rey, la reina Letizia, don Juan Carlos y doña Sofía y sus dos hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía), y familia del Rey (las infantas Elena y Cristina). En consecuencia, estas últimas dejarían de desarrollar actividades en representación de la Corona y no percibirían retribución del presupuesto de la Casa Real. Un año más tarde, en junio de 2015, el Rey tomaba otra decisión de peso al revocar el título de Duquesa de Palma a su hermana Cristina, en un gesto sin precedentes por parte de la Jefatura del Estado.

El rey Felipe VI durante la recepción a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. (EFE)
El rey Felipe VI durante la recepción a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. (EFE)

Más allá de esas cuestiones, el Rey decidió poner en marcha una serie de medidas encaminadas a mejorar la transparencia de la institución y cumplir con la rendición de cuentas. De ahí la normativa sobre regalos a favor de los miembros de la Familia Real (entró en vigor en 2015), aprobada para definir los supuestos en los que se podían aceptar o denegar esos presentes (teniendo en cuenta las normas de cortesía y diplomacia). También debían hacerse públicos en la página web de Zarzuela. No fue la única medida novedosa.

Felipe VI aprobó en diciembre de 2014 (pocos meses después de asumir el reinado) un código de conducta para el personal de la Casa, que incorporaba principios de buen gobierno. La idea fue establecer unos principios éticos comunes que debían presidir la actuación de todos los empleados de Zarzuela para garantizar su misión "de forma leal, íntegra, honesta y transparente".

El Rey saluda a su llegada a la corrida de la Beneficencia en Las Ventas. (EFE)
El Rey saluda a su llegada a la corrida de la Beneficencia en Las Ventas. (EFE)

La pata económica fue una de las que registró mayores cambios con el inicio de la nueva etapa con dos cuestiones fundamentales: la fiscalización de las cuentas anuales por parte de un auditor externo. Una noticia que adelantó este diario y que supuso el desembarco histórico de interventores de la Administración General del Estado en la Casa Real. De forma paralela, el Rey estableció la obligatoriedad de presentar un informe anual de las cuentas de la Casa y una memoria de actividades. En ella se pueden ver las inversiones y gastos de Zarzuela, la cuenta de resultados y el desglose presupuestario a cargo de los PGE. Algo que hasta el momento no había ocurrido.

La iniciativa aperturista —además de ordenar cuestiones internas y externas relacionadas con el funcionamiento de la Casa Real— también conllevó otro tipo de decisiones que nunca antes se habían tomado. Una de las más sonadas fue la apertura al público de los jardines de Marivent, en Palma de Mallorca. El jefe del Estado decidió atender a la propuesta formulada del Gobierno balear presidido por la socialista Francina Armengol y, desde mayo de 2017, estos jardines que cuentan con doce esculturas del artista Joan Miró (cedidas al Rey) pueden ser visitados por el público.

Cataluña, la comunidad más visitada

En lo que respecta a la actividad del Rey en grandes cifras, en estos cinco años ha llevado a cabo 1.434 actividades, ha recibido 1.391 audiencias y recibió a un total de 11.623 personas (en torno a 2.300 al año). La cuestión institucional es, con diferencia, la principal temática de sus actividades (39%), seguida de las relaciones internacionales (19%). En cuanto a los viajes internacionales, en los cinco años de reinado Felipe VI ha realizado 62 salidas y ha recibido 48 visitas de jefes de Estado extranjeros.

En lo que respecta a las actividades nacionales, Cataluña ha sido la comunidad autónoma que más ha visitado el Rey (estuvo en 36 ocasiones hasta el momento), seguida de la Comunidad de Madrid (35) y Andalucía (32). En cuanto a los actos y actividades realizadas en Madrid ciudad ascienden a 523 veces las que ha estado, dado que en la capital se concentran la mayor parte de sedes y edificios institucionales en los que se celebran actos.

Lo que también se ve claramente en la evolución de la actividad del Rey en estos cinco años es cómo el bloqueo político condicionó su agenda. En el año 2016 (en el que la investidura de Pedro Sánchez fracasó después de que Rajoy decidiera no presentarse y que hubo una repetición electoral), el jefe del Estado acusó un fuerte parón en su actividad. Llevó a cabo 231 actos, solo una treintena más de los que hizo en 2014 cuando accedió al trono ya en el mes de junio. En 2017 retomó el pulso y fue en 2018 cuando, a pesar de la moción de censura, llegó a realizar 313 actos en todo el año. En este 2019, hasta el mes de junio, el monarca acumula 114 actos, una cantidad muy inferior al del resto de ejercicios y coincidiendo también con un año electoral.

El 5º aniversario y la retirada del Rey emérito

El quinto aniversario llegará oficialmente el próximo miércoles, cuando hay previsto un acto en el Palacio Real. Se desconocen los detalles, aunque todo apunta a que podría seguir en línea con la del primer aniversario, cuando los Reyes decidieron condecorar a 38 'héroes de la calle', ciudadanos anónimos que trabajan por España, en lo que también fue un acto sin precedentes dentro de la Jefatura del Estado.

También se cumplen cinco años de la abdicación del rey Juan Carlos, que precisamente confirmó su retirada definitiva de la vida institucional hace apenas dos semanas. "Creo que ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y completar mi retirada de la vida pública", decía en su carta. En realidad, dio la impresión de que su marcha ponía punto y final a una época de la que fue protagonista. El Rey emérito reconocía en la carta que la idea de retirarse la lleva "madurando" tiempo, aunque apunta directamente a los actos conmemorativos de los 40 años de la Carta Magna como posible punto de inflexión. "Desde el año pasado, cuando celebré mi 80 cumpleaños, he venido madurando esta idea, que se reafirmó con motivo de la inolvidable conmemoración del 40 aniversario de nuestra Constitución".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios