ENTRA EN VIGOR LA LEY DE TRANSPARENCIA

Tres interventores del Estado desembarcan hoy en Zarzuela para una auditoría histórica

A partir de hoy tres interventores de la AGE se sumergirán en las cuentas de la Casa Real. Forma parte de las medidas de Felipe VI para dar transparencia

Foto: El rey Felipe VI durante la entrega de los Despachos de Secretario de Embajada en Madrid (EFE)
El rey Felipe VI durante la entrega de los Despachos de Secretario de Embajada en Madrid (EFE)

A partir de este miércoles tres interventores generales del Estado se sumergirán en las cuentas de la Casa Real por primera vez. Esta auditoría externa, llevada a cabo por tres expertos técnicos del departamento que dirige Cristóbal Montoro y que se prolongará como mínimo durante todo el mes de enero, supone un hecho histórico en la Corona y forma parte de las medidas anunciadas por Felipe VI sólo un mes después de llegar al trono para garantizar una institución más transparente

La fiscalización, que a partir del ejercicio de 2015 se presentará anualmente y cuyos resultados contables se difundirán en un plazo máximo de tres meses a partir del momento de que se disponga de ellos, se suma a la auditoría interna que realiza la propia Zarzuela desde el año 2007. Estos exámenes contables internos se iniciaron hace siete años con la aparición de Óscar Moreno Gil como interventor de la Casa Real –nombrado en su día por el rey don Juan Carlos y que permanece en el organigrama de Felipe VI– y han sido hasta este momento tarea exclusiva de empleados de la Administración de Zarzuela.

Precisamente hoy entra en vigor la esperada Ley de Transparencia, en la que se encuentra incluida la Corona desde diciembre del año pasado, cuando el texto legal se publicó en el BOE. Aunque con dos importantes matices.

Primero, porque según recoge la disposición adicional sexta del texto de la ley, la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno actuará como filtro a cualquier petición de información que se haga. Por tanto, será siempre este organismo el encargado de “tramitar el procedimiento”. Y segundo, sólo se podrá conocer información de la Casa Real que esté “sujeta al derecho administrativo”, lo que significa que los costes de mantenimiento de la Zarzuela, como son coches oficiales, comida o equipos informáticos no se darán a conocer a la opinión pública, como ya publicó este diario.

La Familia Real saludan desde el Palacio el día de la proclamación de Felipe VI (Reuters)
La Familia Real saludan desde el Palacio el día de la proclamación de Felipe VI (Reuters)

Normativa interna y código de conducta

La auditoría externa es un uno de los compromisos que Felipe VI anunció a las pocas semanas de ser proclamado rey. Pero no fue el único. El nuevo monarca ha puesto en marcha una nueva normativa que pretende dar aires de renovación y transparencia a la institución y devolverle el prestigio que en los últimos años se ha visto mermado en gran parte por culpa del caso Nóos, en el que la infanta Cristina se ha visto involucrada.

La semana pasada la Casa del Rey dio a conocer una serie de reglas que, a partir de ahora, regularán los regalos que reciban los miembros de la Familia Real y, además, estableció un código de conducta para todos los empleados de la Zarzuela, que deberán mantener "un comportamiento ejemplar que contribuya" a que los ciudadanos “crean, sientan respeto y confíen” en la institución.

Con respecto a los obsequios, la Familia Real sólo podrá aceptar aquellos institucionales –los que conceden autoridades nacionales o extranjeras en el marco de visitas oficiales– y personales, siempre y cuando no excedan "los usos habituales, sociales o de cortesía", que es el límite que precisamente introduce la Ley de Transparencia vigente a partir de hoy.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios