LA FUTURA CONDENA, EN MANOS DEL PARLAMENTO

Junqueras traslada a Europa la 'patata caliente' de los presos y de su inmunidad

La reciente suspensión no se reproducirá en su nueva condición y gozará de inmunidad desde el 2 de julio. Esa 'coraza' tiene la capacidad de complicar las cosas

Foto: Junqueras en el Congreso. (EFE)
Junqueras en el Congreso. (EFE)

No se ha cerrado aún la herida de la crisis por los políticos presos cuando ya se abre otra. El líder de ERC, Oriol Junqueras, roza con los dedos un asiento en el Parlamento Europeo. Todas las encuestas dan excelentes resultados a la candidatura por la que concurre Esquerra bajo la coalición Ahora Repúblicas. Este domingo el 'exvicepresident' del Govern, al que se juzga por rebelión, puede convertirse en eurodiputado electo. Gozará con ello de la posibilidad de reclamar su acta y esgrimir la inmunidad que esta le confiere para dilatar o alejar su futura condena. Trasladará la patata caliente de los reclusos catalanes al corazón de la Unión Europea.

La reciente suspensión de su cargo de diputado en el Congreso no se reproducirá en su nueva condición. Y el de ERC gozará de inmunidad desde el 2 de julio. No queda con ello liberado de lo realizado antes de ese momento, pero esa 'coraza' sí tiene la capacidad de complicar las cosas. Mucho. Según fuentes del Parlamento, la condena tendría que esperar a que la cámara autorizara proceder en su contra.

El laberinto jurídico y político que se abriría con su elección es un sudoku de trámites y pasos. Cada uno de ellos, más problemático que el anterior. Primer paso. Para adquirir plenamente el estatus de miembro del Parlamento, Junqueras tendrá que recoger su acta de eurodiputado en el Congreso, en Madrid, no sin antes renunciar a la de diputado de la cámara baja, cosa que ya ha anunciado que hará. Como recluso preventivo de Soto del Real, tendrá que obtener la autorización previa del Tribunal Supremo para este trámite.

Como las pantallas de un videojuego, cada uno de los pasos es más complicado que el anterior. La segunda condición pasa por la sede de la Eurocámara en Bruselas. Los eurodiputados elegidos mañana deben superar otro trámite: verificar sus credenciales y firmar la declaración de ausencia de incompatibilidades. Para la primera gestión no hace falta una presencia física del parlamentario. Pero para la segunda, sí. Fuentes del Parlamento explican a El Confidencial que este requisito se lleva a cabo siempre presencialmente. Pese a ello indican que se trata de una práctica, no de un requisito legal, por lo que llegado el caso habría que estudiar la situación. Histórica y nunca vista antes. Para ir a Bruselas a firmar, evidentemente, Junqueras tendría que recabar de nuevo el permiso del tribunal del 'procés'.

Los trámites, trámites son y este segundo paso no es condición indispensable para adquirir la condición de diputado. Estos lo son plenamente mientras la verificación continúe abierta y nunca se completa antes de que empiece la legislatura.

En este inicio de la legislatura se encuentra la tercera pantalla. La sesión constitutiva del Parlamento Europeo se celebrará el día 2 de julio. De nuevo en Bruselas. Se sumará, previsiblemente otra petición de permiso a la Sala de lo Penal y otra necesaria resolución en respuesta. Además, la jornada marca la fecha mágica. Según las fuentes consultadas, a partir de ese día adquirirá formalmente la inmunidad. Los servicios jurídicos de la Eurocámara han determinado que no le ampara frente a hechos cometidos antes de ese día.

Pero. Hay un pero. Aunque no le proteja del procedimiento abierto por el 'procés', el Parlamento exige que se recabe su autorización previa para proceder en su contra. Otra vez la palabra. Suplicatorio. Las fuentes de la Eurocámara consideran que el Supremo tendría que dirigirse al Parlamento para pedir permiso para continuar avanzando en el procedimiento. Para entonces, se prevé que el juicio ya haya quedado visto para sentencia y el tribunal se encuentre en fase de deliberaciones.

El superpoder de parar el tiempo

Otra vez como en un videojuego, la tramitación de ese suplicatorio y su resolución dotarían a Junqueras del superpoder de parar el tiempo. Desde Bruselas defienden que, si tiene inmunidad, no puede ser condenado. Habría así que esperar para hacerlo a un levantamiento. Tras la solicitud del TS, la cámara europea recabaría una propuesta de su gabinete jurídico que se llevaría al Pleno para votación. Solo después de aprobada, desaparecería la protección especial del eurodiputado Junqueras. Y ¿cuánto puede tardar esto? Las fuentes apuntan a que el plazo estimado es de seis meses. Medio año. La sentencia del 'procés' se espera para otoño.

En cuanto a la suspensión. El escaño se mantiene, aunque la inmunidad quede retirada. Y al menos hasta la condena. "La suspensión de la inmunidad de un diputado no constituye un veredicto de culpabilidad, sino que simplemente permite a las autoridades judiciales nacionales proceder a la investigación o el juicio. Dado que los diputados al Parlamento Europeo se eligen de conformidad con las leyes electorales nacionales, si un diputado es declarado culpable de un delito penal, corresponderá a las autoridades del Estado miembro decidir si el interesado debe perder su escaño", apuntan.

A todo este laberinto se suma la previsible petición de libertad que Junqueras formulará con base en su nueva condición e inmunidad. La crisis de los políticos presos ya llama a las puertas de Europa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
126 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios