El sospechoso es Zouhair el Bouhdidi

La madre del detenido yihadista del ISIS: "La verdad solamente la sabe Dios"

"No somos terroristas, somos gente normal", ha destacado Aisha, quien ha precisado que este miércoles la Policía ha acudido a su casa para hacer un registro durante tres horas

Foto: Aisha, a la puerta de su casa.
Aisha, a la puerta de su casa.

"Contad la verdad, no somos terroristas. La verdad solo la sabe Dios", reiteraba este miércoles Aisha, la madre de Zouhair el Bouhdidi, detenido en Marruecos en una operación conjunta de la Policía Nacional y la de Rabat para desactivar los planes del supuesto yihadista del Estado Islámico para inmolarse durante la Semana Santa en Sevilla.

La madre del detenido yihadista del ISIS: "La verdad solamente la sabe Dios"

Cerca de las ocho de la tarde, la madre de El Bouhdidi salió a la puerta de su casa, acompañada de su hija menor, porque quería "contar la verdad" de lo que sabe a los periodistas. Allí explicó que había viajado a Tetuán con dos de sus hijos porque su madre se encuentra en coma tras sufrir un infarto y regresó el día 9 de abril a España, sin su hijo, que se quedó en Marruecos. Ese mismo día por la tarde, le comunican que El Bouhdidi había sido detenido.

"No somos terroristas, somos gente normal", destacó Aisha, visiblemente nerviosa. Contó que este miércoles la Policía permaneció en su casa para hacer un registro que se prolongó durante tres horas. Según la madre del detenido, los agentes se han llevado los libros de la carrera de su hijo, que estudia Filología árabe en la Universidad de Sevilla. "Solo libros y papeles", recalcó. La Delegación del Gobierno en Andalucía comunicó que se encontró "documentación y equipos informáticos que van a ser analizados".

Viaje exprés a Tetuán

Han requisado también un Corán con anotaciones junto a los libros árabes con los que, según la versión de su madre, su hijo, de 23 años, hacía las traducciones. Siempre atendiendo al relato que dio la madre, la Policía le ha confirmado que su hijo permanece detenido pero no le ha explicado los motivos porque es “secreto oficial”. Aisha decidió salir a hablar tras horas oyendo en la televisión un relato que, según ella, no es cierto. “Mi niño es bueno. Solo estudia y juega al fútbol”, repitió una y otra vez. Había buscado un trabajo por las tardes para pagar sus estudios, dijo.

Mezquita del barrio sevillano de El Cerro del Águila.
Mezquita del barrio sevillano de El Cerro del Águila.

El padre del detenido es imán en la mezquita Albaraka, situada al final de la calle Ortega y Gasset de la barriada sevillana de Su Eminencia, una zona de viviendas bajas donde la familia adquirió su casa hace menos de dos años. Antes habían vivido de alquiler en la misma zona. Justo antes de que Aisha se dirigiera a los medios, el imán salió de su domicilio camino de la mezquita, que abrió con normalidad para el rezo. Los vecinos cuentan que el anterior imán marchó a Bélgica unos cuatro años atrás y que fue él quien se quedó al frente.

La familia del presunto yihadista detenido llegó a Sevilla hace 14 años, cuando Zouhair apenas tenía ocho años. Es el segundo de cuatro hermanos. Una vecina que dice ser amiga de la familia contó que llegaron a España buscando tratamiento médico para uno de los hijos, que finalmente superó un cáncer. La madre del detenido se dedica a la ayuda a domicilio y cuida a ancianos. Todos los vecinos aseguran que es una familia que nunca ha dado un problema y muestran sorpresa por lo ocurrido.

La madre negó que haya observado un comportamiento extraño en el sospechoso ni que se hubiera radicalizado. “Mi hijo no ha hecho nada”, repitió decenas de veces, ataviada con el yihab negro y gafas de sol. “No he visto nada de nada. Hacía su vida normal, juega al fútbol, va a la universidad”.

El padre es imán

Hace apenas una semana que Aisha volvió de Tetuán. Según su versión, a la vuelta le comunicaron que su hijo, que había quedado allí supuestamente a cargo de la abuela, aunque en este punto las explicaciones de la madre eran confusas, había sido detenido por la policía marroquí. En estos días, aseguró que no había sabido nada más hasta que hoy los agentes de la Policía Nacional española se presentaron en su casa y acordonaron la zona para el registro. Los agentes sacaron varias cajas con papeles del interior del domicilio.

Según la información de Interior, Zouhair el Bouhdidi fue arrestado en Marruecos en una operación conjunta con la policía de Rabat gracias a la información proporcionada desde Madrid. Las fuentes consultadas por este periódico aseguran que era un terrorista peligroso y que estaba determinado a llevar a cabo el ataque este mismo Miércoles Santo en Sevilla. El detenido confesó, tras su detención, que estaba decidido a inmolarse. Al parecer, pensaba usar un explosivo de fabricación casera conocido como ‘madre de Satán’, TATP o triperóxido de triacetona.

Conmoción en el barrio

La humilde barriada donde vive la familia del presunto yihadista está conmocionada. Nadie sospechaba de la radicalidad del detenido, según contaron a los periodistas que paseaban por la calle Ortega y Gasset de la barriada de la Plata. Allí conviven numerosos musulmanes y españoles sin problemas. Dunia, marroquí afincada en España desde 1997, casada con un español y madre de dos hijos, no tuvo problema en hablar y pedir a otros vecinos que colaboren y cuenten lo que saben. “Si fuera mi hijo, yo lo entregaría”, repitió varias veces. Una chica morena de ojos claros lloraba.

Nadie sospechaba de la radicalidad del detenido. Allí conviven numerosos musulmanes y españoles sin problemas

Su tía la llamó a voces para que no se acercara a las cámaras. Es novia del hermano del detenido, según la versión de sus amigas. Una señora mayor que conversaba con otra vecina varias casas más abajo del domicilio del detenido asegura que “nunca han dado ruido”, pero sí que la mezquita del final de la calle tenía cada vez más movimiento. “Mis amigos musulmanes van allí a rezar y nunca he visto nada raro”, según Dunia.

“A veces, cuando muchos hombres se agolpaban a las puertas para el rezo y venía un coche conducido por una mujer, miraban y no se quitaban”, es la única queja que llegó a deslizar una vecina. En Sevilla, la vida sigue con normalidad. Solo la lluvia logró desbaratar el plan de algunas de las cofradías, que volvían a sus templos apresuradas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios