eutanasia, memoria histórica, ley mordaza...

Fin a la legislatura más estéril: solo 90 leyes y 281 proyectos que mueren en la Cámara

Los partidos no superan los escollos del multipartidismo y recurren al decreto ley para aprobar leyes. La fragmentación genera parálisis legislativa, pese a que se multiplican las iniciativas

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La llegada del multipartidismo ha reventado las costuras de un sistema político acostumbrado a ir al tran tran: el Ejecutivo elaboraba leyes y las cómodas mayorías las iban aprobando con pequeñas correcciones o enmiendas de los nacionalistas cuando sus votos eran necesarios. Ahora, los grupos parlamentarios compiten por presentar multitud de iniciativas pero pocas llegan a buen puerto. El Congreso es una rueda del hámster que se puede detener de golpe y sin previo aviso al toque del presidente del Gobierno.

Fin a la legislatura más estéril: solo 90 leyes y 281 proyectos que mueren en la Cámara

En la legislatura que agoniza —Pedro Sánchez ha adelantado las elecciones al 28 de abril—, que comenzó en julio de 2016, solo se han aprobado 90 leyes, de las cuales el 64% han sido decretos leyes, una fórmula prevista para situaciones de urgencia y que permite en la práctica sortear al Parlamento. La ley de eutanasia, la ley mordaza, la de secretos oficiales, la reforma del voto rogado... Hasta 281 proyectos decaerán cuando Sánchez disuelva las Cortes. El anterior récord negativo lo ostentaba el segundo mandato de Felipe González (1986-1989), cuando se aprobaron 144 reformas legislativas.

El 64% de las normas que han llegado al BOE son decretos leyes, una fórmula reservada para casos de urgencia que permite soslayar al Congreso

Este viernes hay convocados dos consejos de ministros. Uno extraordinario, para adelantar las elecciones, y otro ordinario. Este segundo tiene previsto aprobar la reforma de la ley educativa y la ley de cambio climático. Con la legislatura agonizando, poco recorrido tendrán estos dos proyectos emblemáticos del Gobierno. Ante el inminente adelanto electoral, Moncloa ha ordenado a los ministros una ofensiva en los medios y se han prodigado en televisiones y radios para vender actividad legislativa. En su comparecencia, Sánchez ha destacado el "intenso trabajo" de ocho meses de su Gobierno en el que, ha dicho, se han aprobado 13 leyes y 25 decretos leyes y "se han traspuesto directivas europeas que dormían en el sueño de los justos y dañaban al erario publico".

La realidad es que desde 2016 solo se han aprobado 23 leyes y ocho leyes orgánicas por 58 decretos leyes (el 64% del total). En total, 90 leyes, la cifra más baja en los últimos 40 años de democracia —la legislatura de 2016, cuando no se llegó a formar Gobierno y duró 10 meses con Rajoy en funciones, no entra en el cálculo—. En la legislatura 2012-2016, por ejemplo, se aprobaron 254 leyes (de las que el 30% eran decretos leyes). Entonces se caracterizó por una intensa actividad reformista de Rajoy

La Secretaría de Estado de Comunicación ya admitió el miércoles ante los periodistas que muchos de los proyectos emblemáticos del Ejecutivo están condenados con el adelanto electoral provocado por el hundimiento de los Presupuestos. "No podremos reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que el plazo máximo de investigación no beneficie a los corruptos. El Congreso no podrá derogar la Ley Mordaza. Habrá que esperar para que una reforma de la Constitución garantice el derecho de sufragio de todas las personas con discapacidad intelectual. No se culminará la supresión del voto rogado. Tampoco el derecho a la muerte digna".

Hay casi 300 iniciativas legislativas en trámite que decaerán, una cifra enorme. Algunas del Gobierno, pero también de la oposición. Porque desde 2016, cuando empezó la legislatura con Mariano Rajoy de presidente, el Congreso tiene más actividad que nunca. Antes, las leyes partían casi en exclusiva del Gobierno. Pero ahora, con la pérdida de mayorías, los grupos parlamentarios tienen capacidad real para convocar y que lleguen al Boletín Oficial del Estado. Eso, y la contienda ideológica, ha hecho que los partidos multipliquen las proposiciones de ley y las comisiones de investigación, aunque en realidad muchas no van más allá del anuncio inicial. Si el Parlamento que salga de las futuras elecciones quiere retomar las 281 iniciativas que se van a quedar en el tintero, los grupos parlamentarios deberán volver a presentarlas y su tramitación comenzará de cero.

El Gobierno ha criticado que la mayoría de la Mesa del Congreso, controlada por PP y Ciudadanos, ha bloqueado tramitaciones de leyes emblemáticas. En ampliación del plazo de enmiendas desde hace meses hay leyes como la de memoria histórica, que debía permitir al Gobierno retirar las condecoraciones al policía torturador Billy el Niño, o la de eutanasia. Incluso leyes con acuerdo, como la del voto rogado, que eliminaba trabas al voto exterior de miles de personas, están condenadas. La reforma de los aforamientos, que exige un cambio en la Constitución, queda también en vía muerta.

El jueves está prevista la última votación de la ley hipotecaria. Podría morir en la orilla si Sánchez decide disolver las Cortes antes

Hay leyes menos políticas, pero muy importantes, que están a punto de ser aprobadas: l​a que revierte los recortes educativos, la de las pensiones de orfandad, la de los contratos del crédito inmobiliario y la de propiedad intelectual están agendadas ya después de pasar por el Senado para la última votación. Las últimas votaciones en el Congreso de estas normas están previstas para el jueves y podrían morir en la orilla si Sánchez decide disolver las Cortes antes. Hay dos decretos leyes pendientes de convalidación, como el de ciencia, que levanta el control previo de Hacienda sobre los organismos de investigación, pero esos sí puede convalidarlos la Diputación Permanente, el órgano que se queda de guardia.

El Gobierno tiene también muchos anuncios que ni han llegado a la Cámara. La ley de Cambio Climático o la reforma para acabar con los beneficios extra de las hidroeléctricas no han salido de Transición Ecológica, pese a estar incluidas en el pacto de Presupuestos con Unidos Podemos. Cuando el Congreso tumbó el decreto ley del alquiler porque Podemos exigía que los ayuntamientos pudieran limitar los alquileres. El Consejo de Ministros aún podría aprobarlo, como otras medidas de impacto, en el tiempo de descuento, si es mediante decreto ley.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios