la agenda del ejecutivo

Eutanasia y ley mordaza, próximos planes del PSOE para intentar retomar el pulso

Los socialistas buscan que el Congreso entre en esas dos leyes para remachar el perfil derechista de PP, incomodar a Cs y pasar página de la semana de pasión del Gobierno

Foto: Pedro Sánchez en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez en el Congreso. (EFE)

El debate no lo gana quien convence al adversario. Lo gana quien lo plantea, quien pone el tema en el plató de La Sexta. La política española y sus asesores hace tiempo que perdieron los matices y reducen todo a la agenda. "Ellos quieren hablar de Franco y nosotros de economía. Gana el que consiga fijar el debate", resume con sinceridad un diputado de la oposición. Ahora que el Congreso ya ha aprobado sacar a Franco del Valle de los Caídos, los próximos proyectos que el PSOE quiere activar en el Congreso son la reforma de la ley mordaza y la eutanasia, según fuentes socialistas. El Congreso es el campo de batalla de una guerra cultural sin tregua.

Tras la semana de pasión del Gobierno —con la polémica de la venta de bombas de Arabia Saudí, la dimisión de la ministra Carmen Montón y la polémica sobre la tesis doctoral de Pedro Sánchez—, el Gobierno quiere pasar página, recomponer filas, mejorar la coordinación y hacer política. "Vamos de incendio en incendio y eso no puede ser. El Gobierno ya tenía que estar rodado", reconocen en privado en el PSOE. Hay quien lamenta que la mayoría de los problemas surgidos han sido debidos a errores propios, que no a polémicas que estallen de forma imprevista, sino que muchas han sido armadas desde el propio Ejecutivo. La falta coordinación es un diagnóstico común.

El PSOE quiere pasar página de los últimos errores: "Vamos de incendio en incendio y eso no puede ser. El Gobierno ya tenía que estar rodado"

Por eso, la intención es salir a la ofensiva. Al cumplir sus 100 días de Gobierno, Pedro Sánchez grabó un vídeo para redes sociales en el que presumía de los logros de su Ejecutivo. Y al final lanzaba un aviso de que ahora iba a aprobar una ley de eutanasia. Eso parte de una proposición de ley que presentó el PSOE en mayo, semanas antes de la moción de censura en la que "pretende dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista, a una demanda sostenida de la sociedad actual como es la eutanasia".

Con Zapatero en el Gobierno el PSOE navegó en este tema, y aunque España tiene una ley relativamente avanzada de la autonomía del paciente (de 2002) que permite a cada ciudadano renunciar al tratamiento, los socialistas ahora van un paso más allá. Además de dar respuesta a una demanda para evitar casos como el del doctor Luis Montes, el objetivo político es evidente.

Con la eutanasia, el PSOE quiere remachar el perfil derechista del PP y de Pablo Casado —que ha llegado como defensor de la vida y quiere volver a la ley del aborto de 1985— y obliga a retratarse a Ciudadanos. El partido de Albert Rivera apoya una regulación de los vientres de alquiler y es liberal. En 2017 votó a favor de tramitar una ley de eutanasia que venía del Parlamento de Cataluña, pero su portavoz de Sanidad está en contra de la eutanasia y considera que con la extensión de los cuidados paliativos ya no sería necesaria la regulación. En el PSOE creen que este debate puede desgastar al partido naranja, el verdadero objetivo para PSOE y PP. "Nosotros lindamos con Podemos y con Ciudadanos. Es ahí donde podemos pescar votos"; resume un veterano diputado socialista.

Jesús María Fernández, responsable del PSOE en la proposición de ley de eutanasia, explica que ahora mismo el Congreso tiene un proposición procedente del Parlamento de Cataluña para despenalizar la ayuda al suicidio, y la socialista, que es una regulación completa de la eutanasia. "La voluntad de la portavoz, Adriana Lastra, es no demorarla y tramitarla lo antes posible. Esperemos que no dilaten la aprobación de la ley". Como en todas las leyes, el calendario al final depende de la voluntad de la mesa de la Cámara, donde PP y Ciudadanos tienen mayoría y en este caso aún no se ha debatido sobre si hay que ampliar o no el plazo de enmiendas. La nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, trabajó en la oposición en el grupo que desarrolló la proposición de ley de eutanasia.

El debate de la eutanasia cumplirá previsiblemente el guion que hace unas semanas hacía en privado un dirigente popular sobre el devenir de la legislatura. "Sánchez se eleva sobre los temas para intentar dar una imagen progresista y nosotros le bajamos a la tierra con la inmigración, Cataluña y la economía. Así va a ser la legislatura. Arriba, abajo, arriba, abajo. Como un partido de tenis. Y Ciudadanos y Podemos van a ser los espectadores. Sentados en la grada y mirando de un lado a otro intentando intervenir. No lo hemos hablado, pero esto nos conviene a ambos".

"Sánchez se eleva sobre los temas para intentar dar una imagen progresista y nosotros le bajamos a la tierra con la inmigración, Cataluña y la economía"

Además de la eutanasia, el otro flanco de este otoño en el Congreso es la ley mordaza. Los socialistas propusieron derogar la ley, pero lo más probable es que al final el Congreso trabaje sobre una proposición de modificación que presentó el PNV. Mikel Legarda, diputado del PNV encargado de la proposición, explica que la ley de seguridad ciudadana "primaba la seguridad frente a los derechos".

"La seguridad no era una garantía de los derechos, sino que esta limitaba los derechos. Eso se proyectaba hacia la libertad de manifestación y reunión, información, extranjería... Y daba un salto a todo el régimen sancionador", añade Legarda. Además, muchas faltas bajaron a ilícitos administrativos. Eso parecía una rebaja, pero en la práctica ha supuestos que uno no es condenado por un juez en vía penal, sino que la Administración le sanciona y le embarga directamente si no paga y luego el ciudadano tiene que recurrir, lo que en la práctica facilitaba la imposición de multas. Legarda considera que "no puede haber sanciones administrativas más graves que las penales".

La Comisión de Interior estaba a punto de decidir fecha para iniciar los trabajos, pero el Congreso del PP se ha retrasado porque los populares han designado a Rafael Catalá como nuevo presidente. David Serrada, portavoz del PSOE en la Comisión de Interior confirma que "el Gobierno quiere que la tramitación empiece cuanto antes". La guerra cultural tiene nuevas batallas a la vista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios