bassa y forcadell viajaron en una furgoneta

Autobús nuevo, aseo, bocadillo y 100 euros en efectivo: así fue el traslado de los presos

El vehículo que trasladó a Junqueras y el resto de reclusos varones acaba de ser estrenado por la Guardia Civil. Tiene 14 celdas y videovigilancia para controlar todo el interior

Foto: Los presos independentistas en su traslado a Madrid. (EFE)
Los presos independentistas en su traslado a Madrid. (EFE)

Los presos del 'procés' ya están en Madrid. Entre fuertes medidas de seguridad, la Guardia Civil trasladó este viernes a los nueve líderes independentistas que el próximo 12 de febrero tendrán que afrontar el inicio del juicio en el Tribunal Supremo. La Benemérita usó dos vehículos para transportar a los procesados: los siete varones (Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Quim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart) lo hicieron en uno de los nuevos autobuses adquiridos el año pasado por Interior para el traslado de reclusos. Dolors Bassa y Carme Forcadell llegaron a Madrid en una furgoneta especial de cinco plazas. Todos en el mismo convoy escoltados por varias unidades de los GRS (los antidisturbios de la Guardia Civil), una ambulancia y unidades camufladas de los servicios de información.

La verdad es que Junqueras y sus compañeros tuvieron suerte. Estrenaron uno de los cinco autobuses que el ministerio del Interior compró el año pasado para el traslado de reclusos por toda España, con un coste cercano a los 400.000 euros la unidad. Un vehículo moderno que cuenta en un interior con 14 celdas (de dos asientos cada una), aseo comunitario, y un sistema de videovigilancia con dos puestos de control que permiten a los agentes que viajan en el vehículo ver en todo momento qué pasa en cada una de esas pequeñas celdas.

El viaje comenzó muy temprano, cuando los nueve presos fueron reagrupados en la cárcel de Brians 2 antes de iniciar su viaje a Madrid. Hace unos días el ministerio del Interior barajó que Junqueras, Romeva y compañía hicieran el traslado en la ruta que la Guardia Civil hace todas las semanas cuando tiene que traer a Madrid a presos recluidos en las diversas cárceles catalanas: salida el jueves, noche en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza) y llegada a Madrid el viernes. Pero la amenaza de los CDR separatistas, que preparaban algún tipo de boicot o protesta (como así ha sido), cambió lo inicialmente previsto. Interior decidió entonces hacer el viaje en una sola etapa sin escalas.

Fuentes de la Guardia Civil señalan que este ha sido el primer gran viaje de este autobús Iveco, comprado el año pasado

Los Mossos escoltaron la salida del convoy de la cárcel de Brians, formando un amplio cordón de seguridad en la carretera que permitió que el dispositivo de la Benemérita llegara sin problemas hasta a la A-2. La dirección de la Guardia Civil había decidido hace tiempo que los siete presos varones hicieran ellos solos el traslado desde Cataluña. Es decir, que no viajaran con otro tipo de presos en el mismo vehículo. Para el trayecto se ha elegido uno de los nuevos y modernos autobuses Iveco, comprados el año pasado. De hecho, fuentes de la Guardia Civil señalan que este ha sido el primer gran viaje de este autobús.

Manifestantes muestran su apoyo este viernes a la salida de la prisión de Brians de los líderes independentistas. (EFE)
Manifestantes muestran su apoyo este viernes a la salida de la prisión de Brians de los líderes independentistas. (EFE)

El ministerio del Interior ha tenido que hacer una fuerte inversión para renovar parte de su flota. En 2017, la Guardia Civil tenía 92 vehículos destinados al traslado de presos, muchos de ellos muy antiguos (los hay matriculados en 1992 con 781.000 kilómetros) a sus espaldas. Además, a finales de 2015 el Gobierno redactó una nueva orden (INT/2573/2015) que fijó las "nuevas especificaciones técnicas que deben reunir los vehículos destinados a la conducción de detenidos, presos y penados". Esta orden modificó las dimensiones de pasillos, asientos y ventanillas que deben tener este tipo de vehículos y obligó a hacer importantes cambios en los autobuses.

El Confidencial ha podido saber que para este viaje Interior ha reforzado el número de guardias que han viajado con los presos dentro del propio autobús

El autobús elegido tiene 14 celdas en su interior, con dos asientos en cada una. El vehículo tiene un pasillo comunitario que lleva a un aseo. Los presos cuentan en sus celdas con un botón comunicador para poder trasladar a los agentes que van con ellos cualquier tipo de incidencia. El Confidencial ha podido saber que para este viaje tan concreto Interior ha reforzado el número de guardias que han viajado con los presos dentro del propio autobús. También se ha reforzado notablemente el número de vehículos escolta, que en este caso ha corrido a cargo de los GRS.

Precisamente uno de estos agentes GRS (que iba en una de las furgonetas escoltas del convoy) ha sido suspendido de funciones cautelarmente después de que fuera identificado como el autor de una polémica grabación subida a las redes sociales. En el vídeo, de un minuto, el agente graba parte del recorrido a la salida de la prisión de Brians y a los manifestantes que estaban en el inicio del recorrido apoyando a los líderes del 'procés'. Durante todo el trayecto, de 615 kilómetros, varias unidades camufladas de los servicios de información también han hecho labores de contravigilancia. Como novedad (no suele pasar con el resto de traslados de presos), el convoy contaba con una ambulancia.

Unidades GRS de la Guardia Civil que han escoltado el convoy. (EC)
Unidades GRS de la Guardia Civil que han escoltado el convoy. (EC)

El autobús cuenta con dos conductores, por lo que lo normal es que ambos se turnen durante el recorrido. Todas las celdas tienen un sistema de videovigilancia que permite a los agentes que custodian a los presos conocer qué está pasando en los 14 habitáculos durante todo el trayecto. Hay dos puestos de control, uno junto a los conductores y otro en la parte trasera. Nada impide que los presos hablen entre ellos aunque vayan en celdas distintas, ya que el espacio es el que es y hay poca distancia entre los módulos. "Lo normal es que se ponga algo de música dentro del vehículo o una emisora de radio", explican las mismas fuentes.

Junqueras y sus compañeros han podido degustar un bocadillo, botella de agua, pieza de fruta y yogur

Los presos no han podido llevar nada personal durante el trayecto. Su equipaje ha ido guardado en el maletero. La comida se sirve dentro. Junqueras y sus compañeros han podido degustar un bocadillo, botella de agua, pieza de fruta y yogur. También pueden llevar dinero en efectivo, hasta 100 euros. Como han sido trasladados de cárcel y pasarán bastante tiempo en su nuevo destino, Soto del Real, Instituciones Penitenciarias tarda unos días en activar su nueva cuenta de peculio (la tarjeta que tienen los reclusos para comprar en el economato, que se nutre de depósitos que hacen familiares autorizados). Para que no estén esos pocos días en los que se hace el cambio sin dinero se autoriza que en el traslado los presos lleven efectivo.

El traslado mixto está prohibido, por eso Dolors Bassa y Carme Forcadell han tenido que viajar en una furgoneta especial de la Guardia Civil que tiene cinco plazas. Ellos llegaron a media tarde a Soto del Real, donde han sido ingresados temporalmente en el módulo de preventivos. Aunque durante todo el juicio (que puede durar varios meses) seguramente sean acomodados en un módulo de respeto. Ellas ingresaron un poco antes en Alcalá-Meco.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios