por encubrimiento de rebelión

Reabren la causa contra Matamala y los tres acompañantes de Puigdemont en su huida

En línea con la Fiscalía, la Sala de lo Penal considera que la conducta de los investigados encaja con la idea de eludir la investigación y sustraerse a la busca y captura de las fuerzas de seguridad

Foto: Josep Maria Matamala (izq), el empresario que iba en el coche con el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)
Josep Maria Matamala (izq), el empresario que iba en el coche con el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado reabrir la causa contra el empresario Josep María Matamala, el historiador Josep Lluís Alay y los dos mossos d'esquadra que acompañaban a Carles Puigdemont cuando fue detenido en Alemania el 25 de marzo de 2018, hechos por los que se les imputa a los cuatro un delito de encubrimiento de rebelión. El magistrado Diego de Egea ordenó el archivo del caso el pasado octubre al considerar que no sabían que se había reactivado la orden de detención contra el expresidente catalán, pero la Sala de lo Penal argumenta ahora que la situación de Puigdemont "necesariamente tuvo que ser conocida por todos los investigados".

Los magistrados atienden de esta manera el recurso de la Fiscalía, que alegó que eran hechos notorios que en aquel momento Puigdemont, al igual que otros miembros de su gobierno, se encontraban investigados por delitos de rebelión, así como que no había comparecido ante el órgano judicial, residiendo ya entonces en Bélgica.

En línea con el ministerio público, la Sala de lo Penal considera ahora que la conducta de los investigados encaja con la idea de eludir la investigación y sustraerse a la busca y captura de las fuerzas de seguridad: “En esa situación de huido de la Justicia española que necesariamente tuvo que ser conocida por todos los investigados en esta causa, toda contribución con el Sr. Puigdemont para que siguiera eludiendo su enjuiciamiento en España presenta, al menos inicialmente en esta fase de instrucción, indicios suficientes de la comisión del delito de encubrimiento imputado”.

El auto señala en este sentido “el inusual trayecto que se prestaron a realizar todos los investigados” en marzo de 2018, pues optaron por hacer más de 2.000 kilómetros en coche desde Estocolmo hasta Bélgica en lugar de elegir una forma de transporte más rápida. Según defiende la Sala de lo Penal, esta decisión se habría tomado para dificultar la detención de Puigdemont en su regreso a Bruselas: "Es difícil imaginar otro motivo para la realización de un viaje tan prolongado, incómodo e incluso arriesgado, cuando estaban a la disposición de todos ellos sistemas más rápidos, cómodos y seguros”.

El auto destaca además cómo los imputados declararon en julio que, una vez conocida la orden internacional de detención, recogieron a Puigdemont en Estocolmo para llevarlo a la Fiscalía belga, lo que descarta que no estuvieran al tanto de su situación. "La supuesta intención de éste [Puigdemont] de ponerse a disposición de las autoridades belgas, como alegan las defensas de los investigados, refuerza esos indicios de la consciente colaboración de los investigados para este auxilio constitutivo del delito de encubrimiento".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios