presupuestos generales del estado para 2019

Los primeros Presupuestos de Pedro Sánchez, resumidos en nueve gráficos

Los Presupuestos Generales del Estado para 2019 han llegado por fin al Congreso, donde ahora comenzará una compleja tramitación. Resumimos sus principales medidas en nueve gráficos

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presenta el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019 en el Congreso de los Diputados. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presenta el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019 en el Congreso de los Diputados. (EFE)

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha presentado ayer el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, cuya aprobación final depende de la compleja aritmética parlamentaria del Congreso de los Diputados. El detalle de los ingresos y gastos del dinero público estatal queda registrado en los tomos rojo, verde y amarillo, unos extensos y complicados documentos que requieren de cierta paciencia y tiempo para poder entenderse correctamente.

Como cada año, la Fundación Civio actualiza su herramienta ¿Dónde van mis impuestos?, que, de forma interactiva, explica tanto el origen del dinero que engrosa las arcas del Estado como la cantidad destinada a todos y cada uno de los programas políticos que el Gobierno tiene pensado ejecutar este año. Con las cifras ajustadas al IPC, para una mejor comparación, te explicamos los principales detalles de los primeros Presupuestos diseñados por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Las cifras esenciales

Hay un punto de inflexión donde todo cambió en los Presupuestos Generales del Estado. Fue en 2008, año en el que estalló la crisis económica, cuando la diferencia entre ingresos y gastos —que en ese momento no alcanzaban los 50.000 millones de euros— comenzó a crecer sin dar un respiro. En los primeros Presupuestos de Pedro Sánchez, presentados ayer, el déficit entre ambos conceptos roza los 132 millones de euros.

Cuáles son los principales ingresos del Estado

Las cotizaciones a la Seguridad Social representan el principal ingreso para las arcas del Estado, al superar los 151.000 millones de euros. El Ejecutivo socialista prevé que los ingresos del IVA se equiparen a los del IRPF por primera vez en la última década, sumando cada tributo 40.000 millones extra. En cuanto a los ingresos por sociedades, el Gobierno prevé recaudar 3.000 millones más que el último ejercicio, hasta un total de 27.500 millones.

¿En qué se gasta el dinero público?

Las pensiones han sido uno de los temas de más actualidad a lo largo de 2018, con las continuas protestas de los pensionistas frente al Congreso de los Diputados reclamando unas cuantías más dignas, a lo que hay que sumar el drama de la natalidad, que amenaza con complicar los ingresos por cotizaciones sociales en un futuro no muy lejano.

Como respuesta, el Gobierno de Sánchez plantea dedicar 44 de cada 100 euros de los fondos públicos en cubrir estos subsidios. El reparto no supone una gran diferencia si se tiene en cuenta que desde 2014 las pensiones han conformado un 40% del Presupuesto. Sin embargo, al traducirla a euros, la partida presupuestaria crece este año en 6.000 millones, hasta rozar los 154.000. La mayor parte (121.900 millones) se destina a las contributivas.

Por detrás quedan las transferencias a otras administraciones públicas como las comunidades autónomas, entidades locales o los desembolsos a la Unión Europea, que suponen el 15% del total del presupuesto de gastos. En tercera posición se sitúa otra de las partidas presupuestarias más importantes del país: la deuda pública.

Si entramos más al detalle del presupuesto de gastos, se puede ver cómo las pensiones y las transferencias a otras administraciones copan los nueve programas presupuestarios más importantes. En el décimo lugar se cuela el dinero destinado a seguridad ciudadana, que en 2019 representará 6.166 millones, siempre y cuando el Congreso apruebe el proyecto de Presupuestos.

De los más de 200 programas que recogen los Presupuestos del Estado, el de previsión política es el que ha experimentado un mayor aumento porcentual. El Gobierno socialista prevé gastar 121,78 millones de euros, una cifra que poco tiene que ver con la de 2018, por debajo de los 10 millones. La atención a la infancia y el gasto en elecciones y partidos políticos se quedan con el segundo y tercer puesto de los programas que mayor incremento han experimentado.

En el otro lado de la balanza se sitúan los programas destinados a la conservación del medio ambiente. La protección y mejora del medio natural ha perdido el 60% de su presupuesto y la dirección para la Transición Ecológica, cerca de la mitad. A solo un año de 2020, el horizonte climático para la Unión Europea, el Gobierno ha decidido también reducir la partida dirigida a prevenir el cambio climático de 15 a nueve millones de euros, sin tener en cuenta los activos financieros.

Los programas más destacados

Los servicios públicos básicos y las prestaciones por desempleo también han visto incrementado su gasto, aunque en una proporción más pequeña. Las prestaciones a los desempleados mantienen el ligero aumento que empezó en 2018, creciendo un 2,2%, hasta alcanzar los 18.400 millones de euros.

Siguiendo dentro del ámbito social, el Gobierno ha decidido destinar un 36% más a las políticas de servicios sociales, que incluyen programas destinados a la promoción de la igualdad, la atención a colectivos en riesgo de exclusión y los planes sobre drogas. Sobre un total de 3.645 millones de euros, el 61% se dedicará a la atención de la dependencia y un 11,3% a acciones en favor de los inmigrantes, traduciéndose en 412 millones de euros para favorecer la integración de los migrantes, solicitantes de asilo y apátridas. Destaca igualmente el programa de actuaciones para la prevención de violencia de género, con un total presupuestado de 185 millones de euros, que se repartirán entre las comunidades autónomas para continuar trabajando por erradicar esta lacra.

Las infraestructuras han sido otra de las principales beneficiadas de los primeros Presupuestos de Pedro Sánchez, quizás influidas por el ciclo electoral que se presenta para estos dos próximos años. Aunque desde el estallido de la crisis la tendencia era a la baja, lo cierto es que en 2019 las cuentas prevén destinar 7.600 millones de euros en infraestructuras.

Por su parte, la política de vivienda es la segunda partida presupuestaria con menor cuantía, solo por delante de la de comercio, turismo y pymes. La mayor parte de los 679 millones de euros se destina a la promoción, administración y ayudas para la rehabilitación y acceso a la vivienda, con un total de 650 millones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios