INTERVENCIÓN MUY SUJETA AL DEVENIR DEL BREXIT

Sánchez presenta un "plan movilizador" para la UE frente al auge de los populismos

El presidente llevará a Estrasburgo este miércoles un discurso "muy europeísta", en el que hará hincapié en la necesidad de combatir las ideologías que amenazan el futuro del club comunitario

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 28 de junio en Bruselas, con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 28 de junio en Bruselas, con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. (EFE)

Pedro Sánchez retoma su agenda internacional. Estrena 2019 con uno de los viajes a los que en su equipo confieren gran relevancia. Debuta en el pleno del Parlamento Europeo, en Estrasburgo. Será este 16 de enero. Y hasta el corazón de las instituciones comunitarias llevará un "plan movilizador" que persigue que la UE siga avanzando, protegiéndose frente a futuras crisis y también frente a la amenaza de los populismos, la ultraderecha, la xenofobia y la "retórica antieuropea". Pero su discurso estará muy marcado por lo que pase apenas unas horas antes en Londres: Westminster habrá votado ya el acuerdo de retirada del Reino Unido. La derrota de la 'premier' británica, Theresa May, que prevén distintas fuentes gubernamentales, golpeará la estabilidad de su Ejecutivo y aumentará la incertidumbre ante un abismo de incalculables consecuencias.

La Eurocámara ya ha acogido desde enero de 2018 un total de 14 debates con líderes europeos sobre el futuro de la Unión. Sánchez será el decimoquinto jefe de Estado o de Gobierno que se dirija al pleno —la sesión arrancará a las 10 de la mañana—, tras el presidente chipriota, Nicos Anastasiades (diciembre de 2018); la canciller alemana, Angela Merkel (noviembre); el presidente rumano, Klaus Iohannis, y el primer ministro de Estonia, Jüri Ratas (octubre), y el 'premier' griego, Alexis Tsipras (septiembre). Antes se 'examinaron' en Estrasburgo el francés Emmanuel Macron o los primeros ministros de Portugal (António Costa), Holanda (Mark Rutte), Bélgica (Charles Michel) o Luxemburgo (Xavier Bettel). El siguiente líder en desfilar por la ciudad francesa, el número 16, será Juha Sipilä, 'premier' finlandés, a finales de este mes. Esta primera cita del año es una de las marcadas en rojo en la apretada agenda internacional del líder español, diseñada por su 'sherpa', el diplomático José Manuel Albares. La importancia que le confiere el Ejecutivo es máxima.

Sánchez dispondrá el miércoles de unos 20-25 minutos para una intervención inicial que en La Moncloa aún están ultimando y que estará muy sujeta a lo que ocurra la víspera en el Parlamento británico y la respuesta de May. De hecho, justo antes, a las 8:30, el pleno discutirá sobre la votación del Brexit. La idea central del discurso del presidente, según adelantan a El Confidencial en su entorno, es la defensa del modelo europeo. Una arquitectura y una construcción que "es fundamental" que los propios europeos protejan, y que se asientan en varios pilares. De un lado, el mandatario socialista subrayará la importancia de la Europa social, la de los derechos y oportunidades ahora "amenazados". De otro, "la Europa de la seguridad y de la defensa, la que garantiza la defensa de los ciudadanos y la que hace de la UE un actor global".

Sánchez es el decimoquinto líder que acude al hemiciclo a desgranar sus perspectivas a Europa. Antes lo hicieron Merkel, Macron, Costa o Tsipras


Tercer eje: la economía. El presidente insistirá en que hay que terminar de reforzar la moneda única, el euro, antes de que una nueva crisis la pueda volver a debilitar. Sánchez, como ha venido haciendo en estos siete meses de mandato, reivindicará la necesidad de seguir avanzando en la unión bancaria, el sistema de supervisión y resolución bancarias a escala comunitaria y que tiene por objetivo asegurar que el sistema financiero en el conjunto de la UE sea seguro y fiable. El Gobierno desea que se siga trabajando en ella y se camine más rápido, y se cierre el marco financiero plurianual para el periodo 2021-2027. España "quiere ser el motor de todos estos avances", que Sánchez plantea "constantemente", recuerdan en La Moncloa.

Coincide con la investidura andaluza

La siguiente parte del discurso es la de carácter más político, la que aborda la respuesta ante la "batalla de las ideas" que ya se da en el continente y el "auge de la retórica antieuropea". Sánchez reiterará su vocación profundamente "europeísta" y subrayará la necesidad de "hacer frente" a las amenazas que se ciernen sobre la UE, más aún con unas elecciones en puertas, las del 26 de mayo. Riesgos como el crecimiento de "la xenofobia, los repliegues identitarios, los populismos, la ultraderecha, los nacionalismos excluyentes", y que hay que "combatir". La perspectiva del presidente es que Europa debe luchar para evitar que esos movimientos "dividan" gobiernos y a ciudadanos y paralicen el proyecto comunitario.

El presidente defenderá el modelo europeo, pedirá avanzar en el euro y la unión bancaria y hará una propuesta relativa al feminismo y la igualdad

El Ejecutivo español estima que, en los próximos comicios del 26-M, el debate estará dominado no solo por el eje izquierda-derecha sino que se librará una pelea entre aquellas formaciones que creen en la UE y quieren reforzarla y las que abogan por su adelgazamiento, cuando no su destrucción. Sánchez se sitúa entre los primeros y subrayará que hay causas como las del feminismo y la igualdad que "no se pueden dejar de lado". En ese sentido, volverá a poner sobre la mesa su propuesta de un seguro de desempleo europeo —un umbral mínimo que exista en todos los países— que, de momento, "no está teniendo mala acogida" entre los socios comunitarios. "Son batallas políticas que hay que dar, y él está dispuesto a darlas", indican en La Moncloa.

Sánchez presenta un "plan movilizador" para la UE frente al auge de los populismos

Está por ver si el jefe del Ejecutivo singulariza en su debate esas amenazas y cita, por ejemplo, a Vox. Pero la advertencia del crecimiento de la ultraderecha está muy presente en sus últimas intervenciones públicas. Sin ir más lejos, centró sus mensajes de este fin de semana, en sus mítines en Barcelona y Burgos, al hilo del cierre del pacto andaluz entre PP y Ciudadanos y entre PP y Vox. Las tres derechas son "los 'voxonaros" que persiguen la "involución" del país, dijo el sábado, haciendo un juego de palabras con el nuevo presidente de Brasil, el extremista Jair Bolsonaro. Los populares son los "responsables" directos de la progresión ascendente de Vox, ante la "falta de proyecto" y la "debilidad de liderazgos", apostilló el domingo en la ciudad castellanoleonesa. El presidente se apoya además en la referencia sueca: los centristas al final respaldarán al primer ministro socialdemócrata, Stefan Löfven, para aislar a la ultraderecha. Su presencia en Estrasburgo coincidirá con una jornada clave en Andalucía: el popular Juanma Moreno será investido como nuevo presidente gracias a los votos de PP, Cs y Vox.

En definitiva, Sánchez enhebrará un "discurso de un europeísta convencido, también desde su experiencia personal", con el que presentará "un plan movilizador hacia el que entiende que debe dirigirse la UE". "Abogará por políticas en las que hay que avanzar para mejorar y por combatir movimientos frente a los que la UE se debe proteger". Esa será una piedra angular de su intervención, el hilo conductor: "La Europa que protege".

Durante el debate intervendrán el vicepresidente primero de la CE, los presidentes de los grupos y eurodiputados que pidan la palabra

Tras su primera intervención, tomará la palabra, en nombre de la Comisión Europea, su vicepresidente primero, el socialdemócrata holandés Frans Timmermans. El jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, no puede asistir al pleno por razones de agenda, para seguir de cerca la votación del Parlamento británico del martes 15 y sus consecuencias. A continuación, hablarán todos los presidentes de los grupos parlamentarios durante una media de cinco minutos, a los que Sánchez contestará globalmente. El debate se cierra con la intervención de eurodiputados diversos que alcen la mano, a los que el presidente de la Eurocámara, el conservador italiano Antonio Tajani, dé la palabra. Pueden entrar entre 15 y 20 preguntas cortas. Sánchez les responderá a la vez. Es la parte menos controlable, en la que pueden surgir temas muy dispares.

Vuelta en febrero

Acabada la discusión en el pleno, sobre las 12:30, Sánchez dará una rueda de prensa con Tajani y almorzará con él. También mantendrá sendos encuentros con los dos principales candidatos a presidir la Comisión Europea tras las elecciones del 26-M, el popular alemán Manfred Weber y el socialista holandés Frans Timmermans. En La Moncloa subrayan que es "muy sintomático", muy revelador del peso que está ganando el presidente socialista ante los socios comunitarios, que los dos grandes aspirantes, Weber y Timmermans, hayan sido los que han demandado esa entrevista con él.

Sánchez se entrevistará con los dos principales candidatos del 26-M, Manfred Weber y Frans Timmermans, y se verá con la delegación española

Tras el almuerzo, Sánchez se reunirá con toda la delegación española en la Eurocámara: eurodiputados de todos los partidos, funcionarios que trabajan en la institución y asistentes de los grupos. Y también mantendrá un encuentro con el Grupo de los Socialistas y Demócratas europeos (S&D) por la tarde. El jefe del Ejecutivo recorrerá asimismo una exposición sobre los 40 años de la Constitución española que inaugurará el martes en Estrasburgo la presidenta del Congreso, Ana Pastor, con Antonio Tajani y los expresidentes españoles de la Eurocámara Enrique Barón y José María Gil-Robles. El final de la agenda y la vuelta a Madrid están previstos para las cinco y media o seis de la tarde.

El presidente, Pedro Sánchez, se dirige a la rueda de prensa tras el Consejo Europeo del pasado 14 de diciembre en Bruselas. A su derecha, el secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global, José Manuel Albares. (EFE)
El presidente, Pedro Sánchez, se dirige a la rueda de prensa tras el Consejo Europeo del pasado 14 de diciembre en Bruselas. A su derecha, el secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global, José Manuel Albares. (EFE)

Sánchez regresará a la ciudad francesa el 7 de febrero. Entonces visitará el Consejo de Europa y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y a finales de mes, el 22, se desplazará hasta el sur del país vecino para conmemorar el 80 aniversario del fin de la Guerra Civil y la apertura de la frontera gala a los exiliados republicanos españoles: se acercará hasta las tumbas de Antonio Machado (en Collioure) y de Manuel Azaña (en Montauban) y las playas que acogieron a los refugiados huidos de la contienda.

España aspira a ganar peso en la Comisión... con Weber o con Timmermans

Aún es pronto para negociar la composición del futuro Ejecutivo de la UE, pero España aspira a recuperar un papel protagonista y hacerse con una vicepresidencia. Pedro Sánchez, no en vano, subraya siempre su vocación europeísta. Cuenta a su favor con que el país había perdido representación en los últimos años y ahora podría verse compensado. De ahí que también sea crucial el nombre del candidato que el presidente elija para encabezar la lista socialista de las europeas de mayo.

El cabeza de cartel no tendría por qué ser automáticamente el que luego forme parte de la Comisión, pero sí es el gesto que se lanza al electorado desde 2014. Mariano Rajoy designó como número uno a Miguel Arias Cañete, que luego se convirtió en comisario de Acción por el Clima y Energía, sin rango de vicepresidente. Además, Timmermans querría que los aspirantes nacionales fueran aquellos que señalaran los gobiernos para integrar el Ejecutivo comunitario, para proyectar la imagen de equipo. 

Sánchez no ha desvelado aún su apuesta. El mejor colocado es el ministro de Exteriores, Josep Borrell, aunque él se resiste. Otra opción sería la titular de Economía y Empresa, Nadia Calviño, que antes de entrar en el Gobierno trabajaba en la Comisión como alta funcionaria. En principio, el candidato del PSOE a las europeas será ya conocido para la convención política que el Partido de los Socialistas Europeos (PES) celebrará en Madrid a finales de febrero.

Que se haya elegido la capital española para esta cita en la que el PES aprobará su programa marco para el 26-M es muy significativo, y es que España es uno de los pocos países, junto con Portugal, en que el socialismo sigue fuerte. Lisboa acogió en diciembre el congreso del PES en el que salió elegida vicepresidenta primera la española Iratxe García, jefa de la delegación del PSOE en Bruselas. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios