la golpeó y falleció el día de su desaparición

El asesino de Laura Luelmo: "No me dejen salir de la cárcel porque lo volveré a hacer"

El asesino confeso de la joven zamora sorprendió a los investigadores al hacer esta petición durante su declaración del pasado viernes. La familia de Laura ha pedido la prisión permanente revisable

Foto:  Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo. (EFE)
Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo. (EFE)

Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de Laura Luelmo, ha pedido a la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino (Huelva) que le encierren en prisión "toda la vida" porque si no lo hacen podría volver a violar y matar a una mujer.

En su declaración ante la jueza el pasado viernes 21 de diciembre, Montoya no solo pidió perdón a los familiares de la joven sino que hizo esta petición para sorpresa de los investigadores. "Por favor, déjenme encerrado toda la vida. No me dejen salir jamás porque lo volveré a hacer", dijo según ha revelado este jueves 'Espejo Público'.

Montoya se encuentra en prisión provisional, comunicada y sin fianza por los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual. La jueza considera necesaria la medida de prisión por la gravedad del delito, la posibilidad de eliminación de pruebas y el riesgo de fuga y a fin de evitar el riesgo de que cometa otros hechos delictivos de la misma gravedad que los ahora causados.

Permanece por el momento en una zona de aislamiento en la prisión provincial de Huelva, sin contacto con otros presos por su propia seguridad. De hecho, en esa misma cárcel está su novia, que hace solo unos días fue trasladada a otra zona después de que se descubriera que intentó ponerse en contacto con él.

Un 'ticket' y una patada, claves

Tras decretar el secreto del sumario, este miércoles los investigadores de la Guardia Civil desvelaron algunos detalles de lo ocurrido. Según las pesquisas, Laura sufrió un golpe contra el suelo en casa de Montoya el día que desapareció. No obstante, los agentes no pueden confirmar su salió con vida del domicilio pero sí creen que falleció el mismo día de su desaparición y que no pasó la noche del 12 al 13 en esa casa, aunque estos detalles están a la espera de los datos concluyentes de la autopsia.

Otras de las comprobaciones realizadas por los agentes es un 'ticket' de una compra que Laura realizó el día 12 a las 17:20 horas. Fue a la salida del supermercado cuando, presuntamente, Bernardo Montoya la introdujo a la fuerza en su domicilio, ya que en el interior se encontró la bolsa de la compra con restos de sangre de la víctima y del presunto asesino en una fregona que había utilizado para limpiarla.

En su declaración Montoya manifiesta que cuando introduce a Laura en su casa le ata las manos por detrás, le pone una cinta en la boca para que no grite y la tira al suelo. En un momento, Montoya va a retirar un objeto de la entrada de su casa y cuando vuelve, Laura se levanta y le da una patada en el costado y según él, es cuando se enfada y la golpea. De hecho, Bernardo acudió a un centro de salud por un golpe en las costillas dos días después de la desaparición de la profesora, lo que hizo incrementar las sospechas de los investigadores sobre él, que ya era un "sospechoso con mayúsculas" en ese momento, aunque la Guardia Civil ha admitido que, al inicio, cuando lo que se investigaba era la desaparición de la joven, no había indicios con "carga probatoria" contra él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios