LA GRABACIÓN SE ALARGA AL FIN DE SEMANA

El Rey apura al máximo el discurso de Nochebuena con Cataluña de fondo otra vez

El discurso que millones de españoles siguen antes de cenar el día 24 transcurre una vez más en un momento político complicado y con la crisis de Cataluña igual de presente

Foto: Felipe VI durante el tradicional discurso de la pasada Nochebuena en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)
Felipe VI durante el tradicional discurso de la pasada Nochebuena en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)

El discurso de Nochebuena es el más significativo de los que pronuncia el jefe del Estado cada año. En él, don Felipe hace un repaso de las principales cuestiones que afectan a la sociedad española y, sobre todo, señala los grandes retos del país de cara al futuro. El de este 2018, una vez más, transcurre en un momento político complicado, con la crisis catalana —casi permanente— como telón de fondo. Llega, además, unos días después del encuentro entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat, y del Consejo de Ministros en Barcelona. De ahí que la Casa Real haya decidido apurar al máximo la grabación del discurso navideño que una vez más se realizará en el Palacio de la Zarzuela, y que se termina de preparar este domingo.

En un momento en el que la actualidad política e institucional cambia de manera constante y con dos importantes frentes abiertos —Andalucía, en plenas negociaciones, y Cataluña, en permanente estado de tensión— la Casa del Rey considera oportuno esperar al último momento para grabar las palabras que millones de españoles ven cada 24 de diciembre en sus casas antes de la cena de Nochebuena. Si el pasado año el discurso se produjo apenas tres días después de las elecciones autonómicas catalanas en las que Ciudadanos se alzó como primera fuerza —don Felipe pidió entonces que se impusiera la "pluralidad" y "estabilidad"—, este transcurre en un momento igualmente delicado: con un intento de acercamiento entre el Ejecutivo central y el autonómico que, sin embargo, se tradujo en una fotografía y en un comunicado conjunto que no contenía ni un solo detalle concreto.

El Rey apelará con toda seguridad, una vez más, a respetar el marco constitucional el año de su 40 aniversario en el que tan volcado ha estado el jefe del Estado, protagonizando muchos de los actos celebrados y pronunciando discursos, el más importante el del propio día 6 en el Congreso en el que el Rey no dudó en defender el legado de la Carta Magna y su vigencia. El espíritu de la concordia podría ser otra de las claves en el discurso con una lectura catalana más que evidente. Ya en la pasada Nochebuena don Felipe se refería al "gran triunfo de todos los españoles" que supuso precisamente la creación de "una España abierta y solidaria, no encerrada en sí misma; una España que reconoce y respeta nuestras diferencias, nuestra pluralidad y nuestra diversidad, con un espíritu integrador; una España inspirada en una irrenunciable voluntad de concordia".

No faltará alguna mención, como en las últimas ocasiones, al deber de los políticos de alcanzar un entendimiento a través del diálogo. Aunque el pasado día 6 el Rey evitó pronunciar palabras con especial carga política, sí insistió en que "los conflictos y las discrepancias" debían resolverse "a través del diálogo". Una palabra presente en el comunicado de los equipos de Sánchez y Torra que, sin embargo, en el caso del Rey vino acompañado de la insistencia de "respetar las leyes y los derechos de los demás", "sin imposiciones ni exclusiones".

Los reyes Felipe y Letizia durante el acto de conmemoración del 40 aniversario de la Constitución. (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia durante el acto de conmemoración del 40 aniversario de la Constitución. (EFE)


La sombra de la reforma constitucional

El discurso de Nochebuena del Rey también llega con importantes debates abiertos en canal. Por un lado, la ofensiva de Podemos y fuerzas independentistas lanzadas en ayuntamientos y parlamentos de toda España para reprobar al jefe del Estado. Por el otro, la posible reforma de la Constitución que, pese a la débil mayoría en las Cortes Generales, empieza a tomar cada vez más cuerpo.

Hace apenas unas semanas el Rey recibió en audiencia a la junta directiva de la Asociación de Exdiputados y Exsenadores, donde defendió, según adelanto la agencia Efe, que la Constitución es "perfectamente reformable siempre que se haga dentro de los cauces legales". Así lo confirmó uno de sus integrantes, Pedro Bofill. Se trata de una cuestión que distintos líderes políticos ya sacaron a colación en estos últimos años tras mantener encuentros con el monarca en la ronda de consultas previas a designar un candidato a la investidura. Según explicaron, el Rey les preguntó para conocer su opinión sobre una posible reforma.

Pese al hermetismo que tanto caracteriza a la institución, fuentes del entorno de la Casa del Rey coinciden en que el monarca es sensible al momento actual y a las distintas opiniones que existen en la sociedad. "No está sordo ni ciego", explican ante esta realidad, y afirman que "todo se puede cuestionar", también la forma política del Estado, la monarquía parlamentaria, pero que siempre hay que pensar en cambiar "dentro de la legalidad".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios