ciudadanos y pp, una vez más, solos

El PSOE llama a Rivera "pirómano" y rechaza un nuevo 155: "No hay hechos para aplicarlo"

La propuesta para activar el requerimiento previo al artículo 155 de Ciudadanos solo contó con sus votos y los del PP. El PSOE insistió en que no hay motivo para aplicarlo ahora

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso este martes. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso este martes. (EFE)

El Congreso de los Diputados volvió a rechazar en una votación que se aplique un nuevo 155 en Cataluña. La proposición llegó de la mano de Ciudadanos a solo tres días de que se celebre el Consejo de Ministros en Barcelona y en un clima de máxima tensión, auspiciado desde los comités de defensa de la república (CDR). Albert Rivera salió a la tribuna de oradores para pedir al Gobierno que envíe el requerimiento previo a la aplicación del mismo "para hacer cumplir la Constitución". El líder naranja recordó a las filas socialistas que se trata de un "artículo excepcional" que, sin embargo, debe aplicarse cuando un presidente autonómico "llama a la violencia y apela a la vía eslovena, mientras que los Mossos dicen que no están recibiendo instrucciones para actuar en los cortes de carreteras".

Rivera no dudó en reiterar la postura de su grupo: "Nosotros creemos que la activación es lo razonable", insistiendo en que el 'president' Quim Torra "no tiene intención de cumplir la Constitución". Y, por eso, el jefe de Ciudadanos aseguró al PSOE que si votaba en contra de su proposición estaría mandando un "mensaje letal" a los ciudadanos: "Que les importa más seguir en el Gobierno aunque sea a cualquier precio". Los socialistas, en cambio, dejaban clara su posición votando en contra. El diputado José Zaragoza no dudó en llamar "pirómano" a Rivera y culparle de "plantear en el Congreso lo que le conviene, y no lo que necesita España".

Zaragoza justificó la falta de apoyo de su grupo a la propuesta insistiendo en que "no hay hechos jurídicos" que acrediten la aplicación de un nuevo 155, recordando que cuando se aprobó el pasado año, "hubo un intento de declarar unilateralmente la independencia y se intentó abolir el estatuto de autonomía". Ahora, insisten desde el PSOE, no se dan esas circunstancias. "No piden aplicar el 155 para aplicar la Constitución, lo piden para atizar el conflicto", continuó el socialista en un tono muy duro contra el líder de Ciudadanos. "Quieren el poder quemando la convivencia. Son unos irresponsables", zanjó.

El partido naranja solo contó con el apoyo del PP. El diputado popular Jordi Roca fue el encargado de defender la postura del partido de Pablo Casado, que instó a las fuerzas independentistas y al Partido Socialista a preguntar en cualquier lugar de Europa si un Gobierno que da alas a los violentos debe continuar al frente de una comunidad autónoma. "Torra no puede seguir ni un minuto. Hay que destituir a este Govern para recobrar la normalidad", continuó.

Rivera aprovechó su turno de palabra para advertir de que "si hay una desgracia este viernes" —durante la celebración del Consejo de Ministros— será "responsabilidad" de Torra, pero "también" del partido del Gobierno. "Ya sabemos que Torra es un tarado y un xenófobo. Pero a ustedes les pido que rectifiquen y que dejen de tener como aliados a los que quieren romper nuestra nación", zanjó mirando a la bancada socialista.

Más allá del PP, los de Ciudadanos no lograron sumar ni un solo apoyo. Más bien todo lo contrario. Las fuerzas catalanas fueron muy duras en su intervención. Jordi Xuclà, diputado del PDeCAT, culpó a Rivera de "desear los conflictos este viernes" y de "querer que los Mossos no puedan garantizar la seguridad". Xuclà culpó al centrista de practicar "matonismo parlamentario" por "amenazar" al PSOE si decidía votar en contra, y aprovechó su turno de palabra para llevar a Vox una vez más a la tribuna del Congreso, pese a ser una fuerza extraparlamentaria. No fue el único que lo hizo.

 El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

Josep Vendrell, de Unidos Podemos, acusó a Ciudadanos y también al PP de "llevar las propuestas de Vox" a la Cámara, pese a que ninguno de estos partidos mencionó a la formación de Santiago Abascal. Además, Vendrell insistió en que "suspender la autonomía de Cataluña" también supondría "vulnerar la Constitución" en estos momentos, y quiso apostar por una reunión entre el Gobierno de Sánchez y el de la Generalitat este viernes.

ERC no quiso perder su ocasión de hablar también de Abascal, y el parlamentario Jordi Salvador i Duch le pidió a Rivera "fijarse más que en Vox en Adolfó Suárez", que restableció la Generalitat en 1977. Además, aseguró que su grupo "no renunciará nunca a sus anhelos", mientras dijo que resistirían a todas las proposiciones que pidieran un nuevo 155.

Los independentistas catalanes, en todo caso, no fueron los únicos que alzaron la voz contra Rivera. Como es habitual, el portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Aitor Esteban, se mostró muy duro con Ciudadanos, asegurando que la proposición, "en términos políticos, es una auténtica barbaridad" si en realidad "se quisieran encontrar soluciones". Esteban, como los soberanistas de Cataluña, insistió: "No cabe suprimir la autonomía, no es constitucional". El enésimo debate sobre la crisis catalana se cerró una vez más sin un solo consenso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios