Las protestas meten presión

La reunión con Pedro Sánchez se convierte en el nudo gordiano de Quim Torra

Hay miembros del Govern que querrían hacer la reunión —el vicepresidente, Pere Aragonès, o la 'consellera' de Presidència, Elsa Artadi—, pero eso no es suficiente por la presión de la calle

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión que mantuvieron en La Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión que mantuvieron en La Moncloa. (EFE)

A tres días del Consejo de Ministros en Barcelona, aceptar o no la reunión que ha propuesto Pedro Sánchez a Quim Torra se ha convertido en un verdadero “nudo gordiano” para el presidente de la Generalitat. Si acepta, se desmarca de los CDR y el resto de colectivos que llaman a manifestarse contra el Consejo de Ministros que se celebrará en la Llotja de Mar. Sánchez sigue insistiendo en el encuentro. Torra no quiere y Carles Puigdemont, desde Bruselas, defiende que no se haga, según apuntan fuentes del entorno independentista, tanto de Palau como de Bélgica. Si se niega, su imagen dialogante se va al traste.

La Generalitat sigue respaldando las propuestas de movilización para el 21 de diciembre. Y estas cada vez son más y más caóticas. Los CDR actuarán por las mañanas, por la tarde habrá una manifestación unitaria. La ANC ha convocado a sus socios de provincias para que bloqueen con sus coches Barcelona. También hay un paro de dos horas convocado en toda Cataluña. Entre el independentismo se asegura que solo Puigdemont podría desconvocar el clima de hostilidad que se ha creado contra el Consejo de Ministros. Ahora hace días que la Generalitat no lo jalea. Pero es igual. Eso ha convertido el clima en irrespirable y aunque hay miembros del Govern que querrían hacer la reunión —el vicepresidente, Pere Aragonès (ERC), o la 'consellera' de Presidència, Elsa Artadi—, no es suficiente.

La Generalitat sigue insistiendo en una reunión bilateral, con 'consellers' y ministros en ambos lados. Pero en Moncloa se niegan a esta pretensión. Pedro Sánchez sí que visitaría el Palau. Pero nada más. Así que todo está bloqueado, pero en manos de Torra y su equipo.

Para hacérselo más fácil a los responsables del Govern, Jordi Sànchez, de JxCAT, desde la prisión, ha pedido que Quim Torra reciba a Pedro Sánchez. Una manera de que Torra lo tenga más fácil entre su entorno de activistas y radicales. Pero, por ahora, el presidente de la Generalitat sigue dudando. Y a día de ayer, lo más probable es que el encuentro no tenga lugar, según las fuentes del Ejecutivo catalán consultadas.

Sànchez, desde Lledoners, también ha insistido en que no haya violencia en las movilizaciones del 21-D. Temen que un giro de los acontecimientos en las protestas se acabe saldando con un nuevo 155 en Cataluña.

La mediación de Fomento

La patronal Fomento del Trabajo está poniendo su granito de arena para acercar posturas. La noche antes, el jueves 20 de diciembre, hay una cena en la patronal catalana con motivo de la entrega de los premios Carlos Ferrer Salat, el empresario catalán que fue el primer presidente de la democracia de la CEOE. Pedro Sánchez y varios de sus ministros ya han anunciado que acudirán a la cena. Torra y sus 'consellers' todavía no. Es decir, Torra y Sánchez podrían verse sentados a una mesa. Pero no sería una reunión propiamente dicha, sino un encuentro rodeados de mucha gente.

El presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, está intentando que ambos líderes se encuentren en una cena este jueves

La Generalitat se sentiría más cómoda con una reunión en la sede Fomento del Trabajo, en Via Laietana, de manera previa a la cena. En este sentido está trabajando el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre, al que le gustaría que esto pasase para aligerar la presión sobre el Consejo de Ministros del día siguiente.

Todo se adelanta

Pero esto hace también que todo se adelante. El despliegue policial para proteger el Consejo de Ministros se avanza al jueves, pero también las protestas de los CDR y demás grupúsculos independentistas.

La reunión con Pedro Sánchez se convierte en el nudo gordiano de Quim Torra

En medios de la Generalitat se descarta que el jueves Pedro Sánchez vaya a visitar el Palau. Pero también se teme que un exceso de los manifestantes o que el malestar en los Mossos deriven en una situación incontrolable que le acabe costando a Cataluña la autonomía o, como mínimo, el control de la policía autonómica. Mucho en juego para una protesta que solo tendrá carácter simbólico.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios