Abdelkafi hablará en Melilla, Madrid y barcelona

Desembarca en España el ultrarradical de corbata que ameniza su odio con música

El Ayuntamiento de Melilla, en manos del PP, colabora con la gala que dará este jeque allí. El teólogo egipcio considera que las mujeres que no se cubren el cabello se merecen “la tumba”

Foto:

“El jeque Omar Abdelkafi es conocido por sus sermones extremistas, que alientan el odio contra las demás religiones del Libro”. “(…) No disimula su admiración por el criminal nazi Adolf Hitler”. “(…) Este predicador misógino es además conocido por sus numerosos sermones discriminatorios hacia la mujer musulmana”.

Así describe a Abdelkafi, egipcio de 67 años, una petición puesta en circulación el 21 de noviembre por un puñado de intelectuales marroquíes y que acabó recogiendo 1.700 firmas. “Pedíamos a las autoridades que no cedan un espacio público para propagar el discurso del odio y de la xenofobia”, recuerda al teléfono Fouad Abdelmoumni, exvicepresidente de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.

Cartel promocional.
Cartel promocional.

No lo consiguieron. Abdelkafi predicó el 24 y 25 de noviembre en el Teatro Nacional Mohamed V de Rabat. “Quedaron así desmentidos todos los bonitos discursos reales sobre un Marruecos que sería la patria de un islam tolerante”, recalca el periodista y escritor Abdou Berrada, otro de los promotores de la petición. Al Joud, una asociación islámica afín al Partido de la Justicia y del Desarrollo, ganador de las elecciones de 2016 en Marruecos, fue la que invitó al jeque a disertar en Rabat.

Muchas de las galas de Abdelkafi son precedidas de polémicas cuando se producen en Occidente, pero hasta ahora no había sido así en el mundo árabe. Marruecos es una excepción. A veces incluso se ha impedido al jeque tomar la palabra. El alcalde de Verona, Flavio Tosi, prohibió, en noviembre de 2015, que pudiera hablar en cualquiera de los locales gestionados por el ayuntamiento. Hace ocho meses fueron los propios organizadores musulmanes de la Niagara Muslim Family Conference en Ontario (Canadá) los que le retiraron de la lista de oradores a petición de dos asociaciones judías que le tacharon de antisemita por haber pedido a Alá que “matara a los judíos con sus propias armas”.

Después de Rabat, la siguiente escala de Abdelkafi será Melilla, el 6 de diciembre, y de ahí se trasladará a Madrid, el 8, para acabar su gira española en Barcelona. Acude a las tres ciudades invitado por la rama española de Islamic Relief, una asociación caritativa musulmana cuya sede central está en Birmingham (Reino Unido) y que en España opera desde Barcelona.

En la ciudad autónoma actuará en la Carpa Eurofantasía, un espacioso local privado, acompañado por el célebre cantante musulmán Maher Zain. Abdelkafi no es un predicador al uso, porque en Europa no suele vestir chilaba sino traje y corbata y no desdeña además amenizar sus sermones con música y canciones, algo que muchos teólogos musulmanes radicales rechazan tajantemente. Así atrae a más público, sobre todo jóvenes. A juzgar por los 340.000 seguidores que tiene en Facebook, es ya un jeque popular.

Colaboración de la Consejería de Cultura

Las entradas para su actuación se han puesto a la venta simultáneamente en Melilla y en la vecina ciudad marroquí de Nador al precio de 15 euros. “Hemos hablado con la Jefatura [Superior de Policía] para que los que acudan desde Marruecos no tengan problemas a la hora de cruzar la frontera”, explica al teléfono Faysal el Abas el Bouji, coordinador de Islam Relief en Melilla. “La recaudación será destinada a los huérfanos de Melilla y alrededores”, precisa.

En los carteles que anuncian 'La noche de la esperanza', la gala islámica en Melilla, figura el logo del ayuntamiento de la ciudad, que preside Juan José Imbroda, del Partido Popular. “La Consejería de Cultura ha colaborado con nosotros para dar publicidad al evento”, señala El Abas el Bouji. Preguntado sobre la ayuda brindada a Islamic Relief por la ciudad autónoma, el responsable de prensa de Imbroda no contestó.

En los carteles que anuncian 'La noche de la esperanza' figura el logo del ayuntamiento de la ciudad, que preside Juan José Imbroda, del PP


El coordinador melillense de Islamic Reflief desmiente hasta la saciedad que Abdelkafi sea un radical. “Quizás en sus inicios, hace 30 o 40 años, pudo decir algo inconveniente, pero hoy en día es un moderado”, asegura. “Nosotros seleccionamos cuidadosamente a nuestros invitados por dos razones: apostamos por un islam abierto y tolerante y queremos que estén en esa línea; bajo ningún pretexto queremos además que nuestra ONG quede mancillada por el discurso extremista de alguno de nuestros huéspedes”, concluye.

El repaso de las charlas de Abdelkafi dista mucho de confirmar que sea un moderado. Muchas de ellas pueden ser consultadas en internet. Con tan solo 10 años había memorizado el Corán, según su biografía, pero estudió la carrera de agronomía antes de ahondar sus conocimientos en teología islámica y de empezar a predicar en 1972. Ya en febrero de 1994 el diario 'The New York Times' se hacía eco de una grabación suya en la que afirmaba que “los musulmanes no deben dar la mano a los cristianos, desearles felices fiestas o caminar con ellos en la misma acera”.

El castigo de la tumba

Desde entonces ha seguido en la misma línea. Puso en duda, el 25 de febrero de 2015, que los autores del atentado de París contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo' fueran musulmanes radicales: “Es una comedia, en la que los musulmanes son utilizados 'ad nauseam' en todo el mundo, continuación de la que empezó el 11 de septiembre; la primera parte tuvo lugar en Nueva York y la continuación se ha desarrollado en París”.

Sobre las mujeres: "Aquella que lleve sus cabellos al descubierto en público ha cometido un pecado y se merece el castigo de la tumba"

A las mujeres que no cumplan con su “obligación” de cubrir sus cabezas con el hijab (pañuelo islámico) les anunció también una sanción letal en otra de sus charlas: “Aquella que lleve sus cabellos al descubierto en público ha cometido un pecado y se merece el castigo de la tumba”.

Las autoridades de Egipto le obligaron a exiliarse en 1998, en tiempos del presidente Hosni Mubarak, pero cuando este fue derrocado en 2011 por la llamada 'primavera árabe' regresó a El Cairo desde Emiratos Árabes Unidos. En el aeropuerto le dieron la bienvenida, el 13 de junio, algunos de los predicadores salafistas egipcios más radicales, como Mohamed Hassan y Safaut Hegazy, según informó entonces la agencia de prensa alemana DPA. El paréntesis democrático egipcio fue de corta duración y en 2013 Abdelkafi volvió a exiliarse. Ahora reside en Dubái.

El predicador egipcio ya estuvo en Melilla el año pasado, en diciembre. Las estancias de imanes radicales son relativamente frecuentes en España. En abril, pasó un largo fin de semana en Lleida el argelino Abdalá Azhar Seniqra, que en su propio país no puede enseñar el islam porque se le considera extremista. El jeque saudí Saleh el Mghamsi, que se dio a conocer por describir a Osama bin Laden como un “santo”, arengó a los fieles de Cornellà y Barcelona en mayo de 2016. Cuatro años antes logró introducirse en Ceuta para predicar el marroquí Omar Hadouchi, encarcelado en Salé (Marruecos) durante una década por ser considerado uno de los teólogos que generaron el caldo de cultivo que propició los atentados de Casablanca en 2003.

Cuando intervienen en mezquitas o carpas de países occidentales, como la de Melilla el próximo jueves, los teólogos visitantes pronuncian discursos ultraconservadores, pero evitan las soflamas que puedan ser constitutivas de delitos como el enaltecimiento del terrorismo o discriminatorias hacia la mujer. De ahí que sea difícil expulsarles, o incluso vetarles la entrada, de países democráticos en los que impera la libertad de expresión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios