GESTIONES "A TODOS LOS NIVELES"

Sánchez presiona a Juncker y Tusk para forzar el cambio en el acuerdo del Brexit

España advierte de que puede votar no al texto pactado con el Reino Unido si no se recoge su posición sobre Gibraltar. Demanda que la solución futura al Peñón siempre sea una cuestión bilateral

Foto: Pedro Sánchez conversa con Theresa May ante Jean-Claude Juncker el pasado 18 de octubre en Bruselas. (Reuters)
Pedro Sánchez conversa con Theresa May ante Jean-Claude Juncker el pasado 18 de octubre en Bruselas. (Reuters)

El Gobierno está haciendo gestiones "a todos los niveles" para forzar un cambio en el acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE. España quiere que se preserve su posición respecto a Gibraltar, algo que no cree para nada garantizada con la actual redacción, la que los líderes europeos votarán previsiblemente el próximo domingo en la cumbre extraordinaria convocada en Bruselas. El propio Pedro Sánchez se está fajando para propiciar esa modificación del pacto del Brexit: ya ha conversado con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y con el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, y a ambos les ha advertido de que España puede votar en contra del texto si no se contempla su posición. Dos llamadas telefónicas previas a la que en la tarde de este martes se preveía añadir una con la 'premier' británica, Theresa May, pero no fue posible.

El Ejecutivo cree que puede acabar ganando, porque un acuerdo del calibre del que se votará este domingo [aquí en PDF] podría salir muy magullado si una de las potencias más importantes de la Unión, España, a cuyo frente tiene uno de los gobiernos "más decididamente europeístas", rechaza la formulación actual. Un no de España sería irrelevante a efectos prácticos, ya que se precisa una mayoría cualificada, pero sí tendría un gran impacto político. Juncker y Tusk, según manifestaban este martes fuentes gubernamentales, se han mostrado "comprensivo" con la posición de Sánchez y en general el Gabinete socialista se está encontrando con esa simpatía en otras cancillerías, por lo que en La Moncloa se tiene por ahora la percepción de que un cambio en el tratado es posible. Aún hay tiempo, aunque cada vez menos, y las soluciones no son sencillas porque ese borrador está pactado con Londres y está costando un enorme desgaste a May, que ha tenido que afrontar una oleada de dimisiones en su Ejecutivo y el acoso del sector euroescéptico de su partido.

[Consulte aquí en PDF el borrador del acuerdo de retirada del Reino Unido de la Unión Europea]

Los profundos recelos que mantiene el Gabinete de Sánchez al texto acordado se manifestaron con crudeza ayer lunes, cuando el ministro Josep Borrell hizo ver que no compartía en absoluto la redacción del artículo 184, demasiado "ambiguo", pues habla de negociación y aplicación de acuerdos más allá del periodo de transición tras la salida de Londres de la UE, pero no se establecen fechas concretas ni queda claro que la cuestión de la soberanía de Gibraltar es una materia a debate entre el Reino Unido y España. Quiere que no haya dudas de que las conversaciones sobre el Peñón quedan fuera del ámbito de la Unión.

España se queja de que el artículo 184 del borrador de retirada no deja claro que las conversaciones sobre el Peñón son un tema bilateral UK-España

El Gobierno defiende que no fue informado con antelación de la introducción de ese artículo 184. No sabía de él hasta el pasado miércoles por la noche, cuando el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, repartió el texto, y sin embargo sí lo conocía ya el Ejecutivo de May y el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo.

"Gibraltar no pertenece al Reino Unido"

El precepto señala que la UE y el Reino Unido realizarán todos los esfuerzos para "tomar las medidas necesarias para negociar de manera expedita los acuerdos que rigen su futura relación", con vistas a garantizar que estos acuerdos "se apliquen, en la medida de lo posible, a partir del final del periodo de transición". "Según nuestra interpretación, no es suficientemente claro en la separación de dos negociaciones diferentes, una de la UE con el Reino Unido sobre la relación futura con el Reino Unido y otra que es con el Reino Unido sobre el territorio de Gibraltar", señalaban fuentes diplomáticas consultadas por la agencia EFE. Quien alertó de que esa redacción puede ser problemática fue la Abogacía del Estado, una vez examinado el documento.

No podemos asumir que lo que vaya a pasar en el futuro con Gibraltar lo vayan a negociar el Reino Unido y la Unión Europea

Este martes, Sánchez ya advirtió de que "España votará no" al borrador de acuerdo del Brexit si no se recogen aclaraciones sobre el estatus de la Roca. "Desde hace 72 horas ningún documento aclara para nosotros algo fundamental: Gibraltar no pertenece al Reino Unido". "Como país, nosotros no podemos asumir que lo que vaya a pasar en el futuro con Gibraltar lo vayan a negociar el Reino Unido y la Unión Europea [...]. Deberá ser negociado entre España y el Reino Unido", abundó.

Sánchez presiona a Juncker y Tusk para forzar el cambio en el acuerdo del Brexit

"Esto es demasiado" como para obviarlo

Fuentes gubernamentales relataron este martes que los contactos con las autoridades europeas se han multiplicado en las últimas horas. El presidente conversó con Juncker a las 10:30 horas, y posteriormente con Tusk, pero otros altos cargos del Ejecutivo también han estado haciendo gestiones "a todos los niveles". Antes de que concluyera el día se esperaba la charla del presidente con May, pero fuentes de La Moncloa confirmaron a este diario que finalmente no fue posible ese contacto. "Lo que pide España es algo razonable. El famoso artículo 184 apareció en las últimas horas y nadie nos dijo nada. Lo que pedimos es una clarificación de ese precepto. No es nada desorbitado ni nuevo, y nos sentimos legitimados para solicitarlo", explicaban fuentes del equipo de Sánchez.

En el equipo de Sánchez creen que España está suficientemente "legitimada" para hacer su petición, con un presidente y un Gobierno europeístas

El Gabinete socialista siente que un "presidente y un Gobierno claramente europeísta, y siempre constructivo a lo largo de estos meses para llegar a un acuerdo sobre el Brexit" confiere más fortaleza a España para exigir una corrección de ese artículo. "Es que esto es demasiado y significa que alguien no ha hecho bien su trabajo". En La Moncloa evitan poner nombres al responsable del desaguisado, pero de soslayo se apunta al negociador por parte de la UE, el francés Michel Barnier.

Desde el Gobierno subrayaban que Juncker y Tusk han mostrado su "comprensión" por la queja española. "Y nadie nos ha llamado para decirnos que dónde vamos con nuestra petición", agregaban.

Pedro Sánchez, con el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado octubre en el Senado. (EFE)
Pedro Sánchez, con el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado octubre en el Senado. (EFE)

España, en suma, quiere que quede "claro", tanto en el acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE como en la declaración política que la negociación sobre Gibraltar se decide entre Londres y Madrid, "como estaba en las 'guidelines' del Consejo".

Sánchez presiona a Juncker y Tusk para forzar el cambio en el acuerdo del Brexit

No parece que May vaya a ceder fácilmente. Un portavoz del Gobierno británico citado por Europa Press indicó que la 'premier' ha sido "clara" y no excluirá al Peñón del proceso negociador sobre las futuras relaciones con la UE, por mucho que Madrid haya amenazado con votar no el domingo. El borrador de acuerdo conocido la semana pasada, pues, "abarca a Gibraltar". "No excluiremos a Gibraltar ni a los otros territorios de ultramar y dependencias de la Corona de nuestras negociaciones sobre la relación futura".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios