las autoridades de la isla, preocupadas

Ahora las pateras llegan también a Canarias

La comunidad insular teme que se repite la llamada "crisis de los cayucos" que en 2006 condujo hasta sus costas a 31.678 "sin papeles"

Foto: Agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y voluntarios de Cruz Roja ayudan a desembarcar en el puerto de Arguineguín (Gran Canaria). (EFE)
Agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y voluntarios de Cruz Roja ayudan a desembarcar en el puerto de Arguineguín (Gran Canaria). (EFE)

De sopetón Lanzarote se ha llenado de menores inmigrantes no acompañados. Por eso el Cabildo insular decretó el martes pasado la situación de "emergencia humanitaria". A lo largo del sábado se han dado cita en Arrecife, su capital, el presidente canario, Fernando Clavijo, los de los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, un par de consejeras autonómicas y varios alcaldes para estudiar la respuesta a dar a lo que consideran la crisis migratoria del Atlántico. Exigieron al Estado el control efectivo de las fronteras del archipiélago.

Canarias recuerda con aprehensión la llamada "crisis de los cayucos" que en 2006 condujo hasta sus costas a 31.678 "sin papeles", procedentes en su mayoría de Mauritania y Senegal, mientras otros 6.000 se ahogaron en el camino, según estimaciones concordantes de varias ONG.

Ahora Canarias teme que se repita porque España se ha convertido este año en el destino preferente de la emigración irregular que intenta entrar en Europa. Hasta finales de septiembre habían llegado 41.594 inmigrantes, en su mayoría a las costas de Andalucía, según el último informe dado a conocer por el Ministerio del Interior. A día de hoy son ya 45.000, según una estimación oficiosa porque Interior tarda en actualizar los datos.

Comparado con estas magnitudes el número de los que han desembarcado en Canarias es pequeño, 978 desde principios de año. Las autoridades canarias tienen, sin embargo, cuatro motivos de preocupación: es una cifra que multiplica por 400% la del mismo periodo del año pasado (en la península el incremento ronda el 200%); se han producido muchas llegadas en tan solo unas pocas semanas; estas se concentran ante todo en Lanzarote y Fuerteventura; los menores representan una alta proporción de los "sin papeles".

Con la reactivación de la emigración desde el Sáhara, Rabat impulsa a su manera la ratificación del nuevo acuerdo de pesca entre la UE y Rabat

Los adolescentes, y también los adultos, son marroquíes y saharauis y suelen zarpar cerca de Bojador, una pequeña ciudad costera del Sáhara Occidental, según han contado al llegar a la policía española. Los saharauis actúan a veces de forma parecida a los rifeños que desde el norte de Marruecos ponen rumbo a España. Enarbolan en su patera una bandera de la República Árabe Saharaui Democrática, la entidad fundada por el Frente Polisario, y dan gritos a favor de la independencia de esa antigua colonia española.

En Lanzarote hay ahora 168 menores, casi todos llegados en el último mes. Muchos de ellos están alojados en unas carpas instaladas en el pueblo de Yaiza y en el Aula de la Naturaleza de Máguez. Fernando Clavijo pidió por teléfono a la ministra de Defensa, Margarita Robles, poder hospedarles "de manera digna" en un "enorme" acuartelamiento en Arrecife, pero esta se negó invocando los "protocolos de seguridad", según señaló contrariado el propio presidente canario en una entrevista con la radio autonómica. Anunció que este será para él un asunto prioritario cuando, el 25 de octubre, se reúna en Madrid con el presidente Pedro Sánchez.

La delegada del Gobierno en el archipiélago, Elena Máñez, explicó el 12 de octubre, con más detalles, los motivos del rechazo de Robles. Los menores deben estar no en un cuartel sino en albergues en régimen abierto, tal y como estipula la legislación. Defensa necesita además ese espacio por si, por ejemplo, la Unidad Militar de Emergencias tuviese que desplazarse hasta allí. Recordó a Clavijo que la lucha contra el fenómeno migratorio debe "abordarse desde la lealtad institucional (…) y no desde la crispación".

Jóvenes saharauis dirigiéndose a Canarias a bordo de una patera en agosto pasado
Jóvenes saharauis dirigiéndose a Canarias a bordo de una patera en agosto pasado

El Gobierno considera, en el fondo, algo exagerado el nerviosismo de las autoridades de Canarias. La propia delegada Máñez lo dejó entrever. Habló de "repunte" migratorio en lugar de crisis. Se preguntó qué debería hacer Andalucía, que tutela a 5.000 menores extranjeros no acompañados, tras constatar que con tan solo 168 Lanzarote ya se consideraba en "emergencia humanitaria". Lanzarote es una isla que acoge, a día de hoy, a un menor por cada 833 habitantes mientras que en Andalucía hay un adolescente tutelado por cada 1.678 habitantes.

El actual flujo migratorio, que desemboca en las islas más orientales del archipiélago, parte del Sáhara —no han acostado recientemente pateras en Canarias procedentes de Mauritania y Senegal— un territorio controlado por Marruecos. La reactivación de la emigración a Canarias coincide con el arranque del proceso de ratificación por el Parlamento Europeo del nuevo acuerdo de pesca concluido en julio entre la Unión Europea y Rabat.

Pese a que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) dictaminó en febrero que las aguas del Sáhara no pertenecían a Marruecos, el tratado pesquero las vuelve a incluir porque es ahí donde los barcos, en su mayoría españoles, efectúan el 91% de las capturas. El Polisario y los eurodiputados que le son afines rechazan el acuerdo. Su ratificación va a ser, por tanto, polémica no solo en la Eurocámara sino, sobre todo, en algunos parlamentos nacionales como el sueco, el danés y el irlandés.

Para luchar con más eficacia contra la emigración irregular a Europa, Rabat ha solicitado a Bruselas ayudas por importe de 130 millones de euros

De ahí que tanto en la Comisión Europea como en el Gobierno español se sospecha que el incremento de la llegada de "sin papeles" a Canarias puede ser una manera de incentivar, por parte de Rabat, la ratificación de un acuerdo que ya han recurrido ante el TJUE los abogados del Polisario. No deja de ser curioso que un país como Mauritania, con menos medios para vigilar sus costas pese al apoyo que recibe de España, siga impidiendo con éxito la emigración hacia Canarias mientras que Marruecos no lo consigue.

Para luchar con más eficacia contra la emigración irregular a Europa, Rabat ha solicitado además este verano a Bruselas ayudas por importe de 130 millones de euros. Pese a contar con el respaldo de España y Francia, la Comisión Europea solo está dispuesta a concederle 30 que, una vez deducidos los gastos burocráticos, se quedarían en unos 25. La cantidad es muy insuficiente a ojos de las autoridades marroquíes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios