PROSIGUE LA BATALLA EN EL CONGRESO

El Gobierno gana su primer pulso: admitida la enmienda para sortear el veto del Senado

El Ejecutivo subraya que "el histórico es claro", y que en ocasiones anteriores la Mesa del Congreso no puede detener la tramitación de una ley cuando ya está en manos de la comisión competente

Foto: Los presidentes de Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, con el ministro José Guirao y Fernando Garea, presidente de EFE, el pasado lunes. (EFE)
Los presidentes de Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, con el ministro José Guirao y Fernando Garea, presidente de EFE, el pasado lunes. (EFE)

La batalla por la reforma de la Ley de Estabilidad, la que permitirá arrebatar al Senado su poder de veto de la senda de déficit, continúa. Suma un nuevo episodio. La Mesa y Portavoces de la Comisión de Justicia del Congreso admitió a trámite la enmienda presentada por el PSOE a la Ley del Poder Judicial y que busca esquivar el veto del Senado a los objetivos de déficit. La decisión se adoptó tras un debate a puerta cerrada entre los miembros de la Mesa y los portavoces de la comisión que preside la socialista Isabel Rodríguez.

Era una jugada esperada. Socialistas e independentistas sumaron fuerzas y tramitaron la enmienda de la polémica, pese al completo rechazo de PP y Ciudadanos. Ambas formaciones recurrirán la decisión ante la Mesa del Congreso, órgano en el que sí tienen mayoría. Es "el inicio de Venezuela en el Parlamento español", según la popular Dolors Montserrat, un "fraude y un disparate", en opinión del naranja Nacho Prendes.

Para los socialistas, las críticas no tienen sentido alguno. Es más, el Ejecutivo ya ha advertido a la Mesa del Congreso, que preside Ana Pastor y que controlan PP y Ciudadanos, de que ya no puede interferir en la tramitación de la enmienda que, con el mismo fin, coló en otra ley sin aparente conexión material, en la que busca mejorar la formación de jueces y fiscales en materia de violencia de género. El Gobierno remarca que, como ocurrió en otras ocasiones similares, el procedimiento ya está en manos de la comisión competente —que le dio este jueves el visto bueno— y por tanto no puede volver al órgano rector de la Cámara Baja.

El Gobierno gana su primer pulso: admitida la enmienda para sortear el veto del Senado

La pelea está en ese punto. Quién se queda con la tramitación de la enmienda de la discordia, la que el Grupo Socialista introdujo por sorpresa el martes por la noche para garantizarse que la reforma de la Ley de Estabilidad —clave para la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, que Pedro Sánchez necesita para aguantar hasta el final de la legislatura— no se queda atascada y sigue su camino, aunque tarde dos o tres meses. Los socialistas y sus socios insisten en que el trámite descansa en la Comisión de Justicia, en cuya Mesa tienen mayoría (dos puestos ellos y otro más de ERC, por los dos de los populares). Pero PP y Ciudadanos están dispuestos a ir a la guerra contra el Ejecutivo, esgrimiendo que al ser una enmienda no congruente con la proposición de ley que se pretende modificar debe pronunciarse la Mesa del Congreso, la llamada familiarmente como la 'Mesa grande'.

Populares y Ciudadanos creen que debe hablar la Mesa de la Cámara Baja, puesto que se trata de una enmienda no congruente con el contenido de la ley

Pero esta "no tiene nada que decir" sobre la admisión a trámite de una enmienda, avisó tras la reunión de la Comisión de Justicia su presidenta, Isabel Rodríguez. Es más, ella misma velará "por que sean respetadas las funciones y competencias" del órgano que dirige. La diputada insistió en que la decisión se adoptó con toda "normalidad" y con pleno "respeto" al reglamento de la Cámara.

El Gobierno gana su primer pulso: admitida la enmienda para sortear el veto del Senado

El Gobierno advirtió este jueves a la Mesa del Congreso que "el histórico es claro": "No puede revisar los acuerdos alcanzados en comisión, al igual que ha sucedido en otras ocasiones". Los socialistas creen, por tanto, que si el asunto se eleva a los letrados de la Cámara, estos les darán la razón, aunque dejan en el aire la pregunta de qué ocurrirá si dictaminan en contra.

El precedente de 2014

Desde La Moncloa se remitían a un ejemplo de junio de 2014. En aquel momento, el PP hizo colgar de la ley de racionalización del sector público una enmienda que nada tenía que ver y que modificaba la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) para introducir el aforamiento del rey Juan Carlos —que acababa de abdicar en su hijo—, las reinas Sofía y Letizia y la princesa de Asturias. El grupo de IU, ICV-EUiA y CHA presentó un recurso de reconsideración a la Mesa del Congreso, que finalmente fue denegado.

Fuentes del entorno de Pastor recuerdan que cada caso es singular y anticipan que lo más probable es que se pida un informe a los letrados

El PP, que entonces disfrutaba de mayoría absoluta en la Cámara Baja, consideró "improcedente" ese recurso porque se refería a cuestiones "que pertenecen al ámbito de la comisión sobre las que la Mesa del Congreso no puede ni debe entrar". Celia Villalobos, vicepresidenta primera de aquella Mesa, recordaba que el criterio del Tribunal Constitucional respecto a la congruencia de las enmiendas no es "uniforme" y que, en todo caso, "la incorporación de enmiendas que no coinciden exactamente con el objeto del proyecto de ley originario es una práctica habitual en la Cámara en todas las legislaturas". Los socialistas sí respaldaban el criterio de IU-ICV-CHA, se quejaban de la tramitación decidida por el PP y advertían de que la importancia de la materia —se trataba de aprobar los aforamientos para la familia real— exigía un proyecto de ley específico.

El Gobierno gana su primer pulso: admitida la enmienda para sortear el veto del Senado

La Mesa del Congreso, en aquel 2014, acordó rechazar el escrito de reconsideración. "La revisión por la Mesa de la Cámara de las decisiones de las Mesas de las comisiones ha de realizarse de forma respetuosa con sus competencias, ciñéndose a los elementos reglados del acto objeto de imputación". El aforamiento de la familia real salió adelante, aunque el PSOE se abstuvo como señal de protesta por el procedimiento utilizado, que el presidente del Congreso de entonces, el popular Jesús Posada, llegó a definir como "chapuza".

La particularidad de la doble vía

Es decir, que el órgano rector de la Cámara Baja no interfirió en lo que había dispuesto la Mesa de la Comisión de Justicia. Y eso es lo que ahora quieren Gobierno y PSOE. Están convencidos, pues, de que no habrá forma de parar la reforma de la Ley de Estabilidad vía enmienda a la proposición que desarrolla parcialmente el pacto de Estado contra la violencia de género. Fuentes del Ejecutivo señalan que todavía no han remitido ningún escrito a la Mesa del Congreso ni a su presidenta, Ana Pastor, pero se hará si es necesario.

Lastra acusa a PP y Cs de utilizar su mayoría en la Mesa, "que no en el Congreso", para "secuestrar al Parlamento" y evitar el debate de iniciativas

Desde el entorno de Pastor también señalan que cada caso es distinto, porque no todas las enmiendas son iguales, ni obviamente tampoco todas las leyes, así que es muy probable que en la reunión de la Mesa del próximo martes se acuerde solicitar un informe a los letrados para que aclaren el embrollo. En esta ocasión hay una particularidad, además: una duplicidad legislativa. Porque la enmienda 'maldita' es un clon de la proposición específica de reforma de la Ley de Estabilidad que el martes tomó en consideración el pleno. Es decir, que el PSOE tiene abiertas dos vías para conseguir su objetivo: a través de esa citada enmienda a una ley sobre violencia machista y la proposición exclusiva. Pero esta es la que temía que se atascara por la oposición de PP y Cs a que se tramitara por la vía de urgencia, y por eso el PSOE activó su plan B.

El Gobierno gana su primer pulso: admitida la enmienda para sortear el veto del Senado

Los socialistas dicen que no se van a arredrar. Adriana Lastra, la portavoz parlamentaria, acusó este jueves a PP y Cs de utilizar su mayoría en la Mesa para "secuestrar" al Parlamento y evitar el debate de propuestas legislativas. "Realmente de lo que estamos hablando es de eso: de que el PP y Cs utilizan su mayoría en la Mesa, que no en el Congreso, para evitar una tramitación de iniciativas legislativas", rubricó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios