tras el error de traducción en la demanda

El abogado de Puigdemont pide amparo al ICAM: "He recibido amenazas"

Gonzalo Boye, uno de los abogados del equipo jurídico de Carles Puigdemont, ha pedido amparo al colegio de abogados de Madrid tras las "amenazas, calumnias e injurias" recibidas

Foto: El abogado del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, Gonzalo Boye. (EFE)
El abogado del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, Gonzalo Boye. (EFE)

Gonzalo Boye, uno de los abogados que llevan la defensa del 'expresident' Carles Puigdemont, ha presentado ante el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) una solicitud de amparo tras "las amenazas contra mi persona, injurias y calumnias recibidas en los últimos días a propósito de mis concretas funciones de defensa en relación al denominado procedimiento contra el 'procés".

Así consta en el documento al que ha tenido acceso El Confidencial y que ya obra en poder del colegio de abogados de la capital. El origen del conflicto está en la demanda que los dirigentes nacionalistas presentaron contra el juez Pablo Llarena tras cuestionar su imparcialidad. En ese escrito, los demandantes incluyeron una afirmación del magistrado que nunca existió, lo que provocó decenas de críticas contra el equipo jurídico de los dirigentes independentistas. "Dicha demanda en francés incluye el texto de las palabras en español del magistrado demandado así como una traducción libre en francés, que incorpora un error en una de las frases del magistrado demandado. Si bien el error no afecta a la esencia de la demanda (....), se han publicado noticias falsas al respecto (...) y se me ha imputado a mí y a mis compañeros belgas un presunto delito de falsificación, incluso un delito de estafa procesal", señala Boye.

"Si bien no es la primera vez que recibo ataques por el hecho de defender a estas personas en el denominado caso contra el 'procés', los últimos días se han intensificado, producto de una campaña en la que no solo se han manipulado y falseado los hechos sino que se ha llegado a imputarme delitos si no conductas contrarias a la ética deontológica", reza la solicitud, que además va acompañada de decenas de páginas llenas de tuits en los que se recogen los mensajes que Boye considera amenazantes e insultantes.

"Aunque no tengo nacionalidad española, pues soy chileno-alemán, estoy colegiado en el ICAM (...) y con el amparo que solicito no solo requiero se me defienda ante este brutal ataque a mi independencia y dignidad como profesional sino se defienda, de paso, el Estado democrático y de derecho".

De forma paralela, el decano del ICAM, José María Alonso, ha emitido esta mañana un comunicado para respaldar a Llarena y su instrucción. "Expreso mi solidaridad a D. Pablo Llarena por haber sido objeto en el pasado reciente de ataques intolerables que enérgicamente rechazo, con subrayado énfasis por traer causa estas gravísimas ofensas de la actuación del juez en defensa de la Constitución", señala el decano. "Tengo el pleno convencimiento de que D. Pablo Llarena es un magistrado, además de inamovible y responsable, independiente, estando por ello sometido en cualquier procedimiento únicamente al imperio de la ley, al igual que el resto de miembros de la carrera judicial".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios