Pacto para desbloquear el parlament

Puigdemont pasará a la reserva: diputado suspendido y sueldo de 'expresident'

Puede convertirse en el primer presidente legítimo que cobre como expresidente del Gobierno, puesto del que salió a la fuerza. El resto de los diputados encausados renunciará a su acta temporalmente

Foto: El expresidente de la Generalitat y líder de Junts per Catalunya (JxCAT), Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat y líder de Junts per Catalunya (JxCAT), Carles Puigdemont. (EFE)

“¿Dónde está el verdadero poder?”, se preguntaba Frank Underwood, el temible presidente de Estados Unidos de la serie 'House of Cards'. Para responderse acto seguido a sí mismo: “El poder está detrás del poder”. Siguiendo está máxima, Carles Puigdemont ha aceptado desde Bruselas pasar a la reserva y sacrificarse para desbloquear el Parlament el próximo mes de octubre. La base del pacto, según explican fuentes políticas de su entorno belga, es que retendrá su acta de diputado pero quedará suspendido, por lo que no podrá votar. Para compensar la pérdida de salario, solicitará de manera formal cobrar su sueldo de 'expresident' al que tiene derecho y que, en realidad, ya le fue ofrecido por el Gobierno durante la vigencia del 155.

El resto de los diputados encausados, incluyendo al presidente de ERC, Oriol Junqueras, renunciará a su acta de manera temporal delegando el voto en los siguientes de la lista, en esencia la fórmula que proponía del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, lo que permitirá celebrar el debate de política general previsto para el 3 de octubre.

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. (EFE)
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. (EFE)

Junqueras y el resto de los presos fueron informados del alcance del acuerdo en Lledoners el pasado miércoles, en una reunión que se celebró por sorpresa en la prisión catalana y en la que participaron Quim Torra, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya anunció el acuerdo en Vilaweb esta semana, pero luego nadie de su entorno lo confirmó o lo concretó. La razón: el pacto aún no se ha trasladado por escrito y hay diferencias sobre el momento de comunicarlo. ERC preferiría que fuese ya, puesto que hay que modificar el Reglamento del Parlament para encajar la solución Llarena, y tendría que hacerse durante este mes de septiembre. Puigdemont prefiere que sea después de los actos de recordatorio del 1 de octubre, para diluir el impacto de la noticia y que no pueda ser interpretada como un paso atrás, otro, del independentismo ante el marco legal español.

La aspiración de Puigdemont es plantear el acuerdo como una nueva "jugada maestra" y pasa a jugar el papel del "hombre que susurra al 'president"

La aspiración de Puigdemont es plantear el acuerdo como una nueva “jugada maestra”: se lanza la Crida, se pone al frente a Jordi Sànchez, como ya avanzó El Confidencial, y en ese marco él pasa a jugar el papel del "hombre que susurra al presidente de la Generalitat”. Un poco al estilo de Juan Domingo Perón cuando dirigía Argentina desde su residencia en Puerto de Hierro en Madrid.

Subida salarial

Otro argumento con que se vestirá la 'jugada maestra' es que Puigdemont incrementará su salario de manera sustancial. Al pasar a cobrar como 'expresident' de la Generalitat —pensión vitalicia del 80% del sueldo que percibía cuando estaba en el Palau—, percibirá unos 112.000 euros brutos anuales, un 40% más de los cerca de 80.000 euros brutos al año que ingresaba como diputado que además presidía la comisión de Acción Exterior del Parlament. Un incremento que ya habían intentado hace meses cuando intentaron cobrar dietas por alejamiento de su residencia habitual. Tener un ingreso asegurado, también, es una condición clave para mantener su residencia en Bélgica.

Residencia del 'expresident' catalán en Waterloo. (Reuters)
Residencia del 'expresident' catalán en Waterloo. (Reuters)

Además, el independentismo alegará que aceptar que Puigdemont quede suspendido permite mantener la mayoría independentista en la cámara catalana, puesto que pueden renunciar a un diputado pero no a dos. Eso sí, siguen necesitando los cuatro votos de la CUP. Y, por último, pero no menos importante, percibir el sueldo de 'expresident' no le supone a Puigdemont acatar el 155 ahora que Cataluña ha recuperado la autonomía. Se ahorra, por tanto, el acto de vasallaje al que le quería obligar el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Acatamiento legal

Pero cuando Puigdemont cobre como 'expresident' se habrá producido el acatamiento del marco legal vigente en España. Por tanto, resultará más difícil mantener la idea del 'presidente legítimo de Cataluña'. Pero con el soberanismo catalán nunca se sabe. Puigdemont ya ejecutó la pirueta de presentarse a unas elecciones autonómicas ilegítimas siendo supuestamente el presidente catalán legítimo. Ahora puede convertirse en el primer presidente legítimo que cobra como expresidente del propio Gobierno del que ha salido por la fuerza. Y, además, ganó dentro del bloque soberanista, para gran estupor de Junqueras.

El tema salarial también estaba cantado. Puigdemont estaba en Bélgica, pero los presos estaban en España y debían rendir cuentas a la Hacienda española. Ellos mismos habían pedido dejar de cobrar del Parlament para no tener problemas luego ante la Agencia Tributaria a la hora de justificar sus ingresos, tal y como explican fuentes del independentismo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios