en una entrevista en el diario francés 'La Depeche'

Habla el supuesto primo de Abidal: "No cobré. Responderé a las preguntas del fiscal"

"Recuerdo haber firmado papeles ante un juez en Barcelona. Todo esto fue transparente", asegura Gerárd Armand, que se muestra dispuesto a comparecer ante la Justicia española

Foto: Abidal muestra una foto con Gérard Armand tras el trasplante de hígado. (EFE)
Abidal muestra una foto con Gérard Armand tras el trasplante de hígado. (EFE)

El supuesto primo de Abidal, Gérard Armand, el hombre que según el Barça habría donado parte de su hígado al exjugador en 2012, ha concedido una entrevista al diario francés 'La Depeche' en la que asegura que no cobró "ni un céntimo" a cambio del órgano. Preguntado sobre la reciente petición de la Fiscalía de reabrir el caso para "esclarecer las diferencias halladas hasta la fecha en la distinta documentación obrante", Armand señala que queda "a su disposición" y que responderá a "todas las preguntas".

El Confidencial se puso en contacto con Armand el pasado 5 de julio, un día después de la publicación de las escuchas en las que el expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell admitía implícitamente haber “comprado un hígado ilegal" a Abidal. Tras conseguir su número de teléfono, este diario le envió un mensaje y le llamó, pero Armand ha optado por guardar silencio hasta la mañana de este viernes, cuando ha contestado con un mensaje en el que adjuntaba el enlace de la entrevista. Pese a los intentos de El Confidencial de plantearle varias preguntas que no se abordan en la entrevista, el supuesto primo del exjugador ha preferido no profundizar en la polémica por el momento.

"Todo fue transparente"

Armand asegura en la entrevista que fue la propia esposa de Abidal quien se puso en contacto con la familia del exjugador después de que la enfermedad reapareciese en 2012: "Hicieron preguntas a toda la familia. Preguntaron por todos un poco, creo que fui el último en ser consultado. Estos pasos tuvieron lugar en la primera de 2012". Según su relato, los médicos advirtieron que pertenece "al mismo grupo sanguíneo que Abidal", por lo que viajó a Barcelona para "hacer una serie de pruebas y análisis" y se confirmó que era compatible para la donación. "Recuerdo haber firmado papeles ante un juez en Barcelona. Todo esto fue transparente".

En lo que se refiere a un posible pago por parte del Barça a cambio del órgano, Armand afirma que no cobró "ni un céntimo", justificando la donación como una forma de "salvar a un miembro de mi familia". En este sentido, Armand asegura que el padre de Abidal es hermano de su madre, pero reconoce que "antes de la operación no teníamos mucho contacto", situación que se habría mantenido tras donarle el hígado. "Somos primos bastante lejanos", señala. "Me acuerdo de vacaciones en común cuando éramos niños, con 10 o 12 años en la región de Lyon. Nos encontramos en reuniones familiares".

Además de negar el pago de dinero por parte del club, Armand comenta que la operación no supuso un antes y un después en su día a día: "Volví a Lyon [a Givors] y reanudé mi vida. Volví a la fábrica en septiembre (...). No cambié nada". Aunque ahora vive en Toulouse, el supuesto primo de Abidal justifica este cambio de ciudad argumentado que su mujer es de ahí, por lo que pensaron que era lo mejor para sus hijos. "Incluso tengo problemas financieros que resolví solo con mi esposa y mi banquero", denuncia Armand en la entrevista, criticando en este sentido que los periodistas españoles "cuentan cualquier cosa".

En cuanto a la posible reapertura del caso en el Juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona, como ya ha pedido la Fiscalía para "esclarecer las diferencias halladas hasta la fecha en la distinta documentación obrante", Armand se muestra tajante: "Estoy a su disposición. Responderé a todas las preguntas. No tengo nada que esconder. Solo quiero que nos dejen en paz a mi madre, a mi esposa, a mis hijos y a mí".

Las escuchas a Rosell

Las dudas en torno al trasplante se basan en cuatro llamadas telefónicas interceptadas por la guardia civil y la policía nacional en 2017, conversaciones en las que el expresidente del Barça, Sandro Rosell, admitía implícitamente haber “comprado un hígado ilegal” para Éric Abidal. Las escuchas fueron autorizadas por el Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, en el que se investiga a Rosell por blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, y el contenido de las mismas hizo que tanto la policía nacional como la guardia civil se pusieran en contacto con el Clínic para solicitarles información.

Al considerar que los hechos descubiertos podían ser constitutivos de un presunto delito de lesiones por tráfico de órganos, dicho tribunal remitió el caso al Juzgado de Instrucción 28 de Barcelona, donde ante la falta de colaboración por parte de las autoridades francesas, país del que supuestamente procedía el hígado, se archivó finalmente el caso. De todos modos, la Fiscalía ha pedido ahora su reapertura.

El contenido de los pinchazos es el siguiente. Juan José Castillo, empleado del Barça, le dice a Rosell: “Vamos a ver una cosa, es que no [ininteligible], Sandro… Es que va contra nosotros [Abidal, se entiende]… A este tío le compramos un hígado ilegal". El expresidente azulgrana reacciona a esa grave afirmación con un sonido transcrito por los investigadores como un sencillo “ummm”, ante lo que su interlocutor sigue hablando: “Y vendimos que era del primo, ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba”. Ante esta segunda revelación, Rosell ya responde con un triple “sí”, corroborando presuntamente la veracidad de los hechos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios