interlocución a través de twitter

Cruce de reproches entre Sánchez y Torra: "Hablemos, si le deja su supremacismo"

El 'president' reacciona a la acusación de que es "el Le Pen de la política española" y pide al líder del PSOE una reunión para hablar de los "presos políticos". "Señor Torra, así no", responde Sánchez

Foto: Pedro Sánchez, este 18 de mayo en Mérida con el presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara. (EFE)
Pedro Sánchez, este 18 de mayo en Mérida con el presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara. (EFE)

No puede decirse que la relación institucional entre Pedro Sánchez y Quim Torra comience con buen pie. Ni con buen clima. El hoy 'president' ya se desfogó con "los españoles" y "los socialistas" en el pasado, lo que ha hecho que PSOE y PSC recuerden desde el primer día que el jefe del Govern es "xenófobo", "racista", "radical". "El Le Pen de la política española", le motejó el secretario general este viernes desde Mérida. A esa acusación respondió Torra y ello ha desencadenado un cruce de reproches en las redes sociales. "No hay inconveniente en hablar, si su supremacismo se lo permite", remata Sánchez en Twitter.

El líder socialista aplicó toda la dureza posible en su comparecencia en Extremadura. Subió un escalón más. Muy ostensible. Asimiló a Torra a la ultraderecha francesa, precisamente para evidenciar, también puertas afuera de España, que el independentismo catalán no deja de ser la plasmación de los "movimientos reaccionarios", de "xenofobia y racismo", que inundan Europa, y que han crecido a lomos del malestar generado por la crisis. "Pero debe saber que la izquierda de gobierno del PSOE va a estar enfrente de sus postulados y de su política", le advirtió Sánchez, quien remarcó que su partido quiere trasladar a los catalanes que "va a defender y garantizar sus derechos y libertades cuando sean mínimamente cuestionados por un presidente que representa todo lo contrario a los valores constitucionales y europeos".

Torra quiere charlar sobre presos y fugados y la "criminalización" del derecho a decidir. Sánchez le recuerda que no puede romper la ley


Casi a las once de la noche del viernes Torra replicó a Sánchez vía Twitter. En castellano y con total frialdad. "Estoy a su disposición cuando lo desee para hablar de los presos políticos en España —demócratas honorables—, de los exiliados por haber permitido votar a los ciudadanos y de la criminalización del derecho a la autodeterminación de los pueblos". Un mensaje que el 'president' encabezada con un parco "apreciado señor Sánchez" y que finalizaba con un "saludos".

Casi doce horas después respondía por la misma red social Sánchez. Sin ninguna concesión. "Señor Torra, así no. Pase de las palabras a los hechos. No hay inconveniente en hablar, si su supremacismo se lo permite". El secretario general le recuerda que ha de cumplir con la Constitución y con la legalidad, otra prueba más de que el PSOE apoyará cualquier actuación en defensa del Estado si el nuevo Govern se salta la raya. "Tal vez se crea por encima de quienes son o piensan diferente. Pero ni usted, ni sus predecesores, ni sus socios están por encima de la ley".

"Beligerantes" con los secesionistas

Ese discurso duro contra el 'president' lo continuó el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que este sábado acompañaba a los socialistas extremeños en su Día de la Rosa en la localidad de Puebla de la Calzada (Badajoz). El número tres se refirió a la carta que Torra envió ayer a Mariano Rajoy en la que le pedía un encuentro urgente "sin condiciones" y "sin límite temporal", y advirtiendo de que su proyecto será "fiel" a la "expresión" del referéndum soberanista del 1 de octubre. El jefe del Gobierno responderá esta semana reiterando su disposición al diálogo, pero siempre dentro de la ley.

Ábalos dice al 'president' que antes abra diálogo con la sociedad catalana no separatista y abandone su política "basada en la imposición"

Esa misiva es una "pose" para Ábalos, pues ya se conocen "las condiciones", así que le pidió que "primero dialogue en Cataluña con el 53% que no quiere la independencia". "Antes tiene que hablar con las fuerzas políticas catalanas donde no hay ningún tipo de diálogo y no existe ningún tipo de interlocución o acuerdo y solo una política basada en la imposición de unos sobres otros", señaló el número tres. Solo cuando haya "acuerdo y consenso" en la comunidad, Torra podrá hablar "en nombre de todos los catalanes". Por ahora, dijo, "solo va a ser el delegado de [Carles] Puigdemont", que solo desea "imponer sus condiciones", informa EFE.

Cruce de reproches entre Sánchez y Torra: "Hablemos, si le deja su supremacismo"

De nuevo, Ábalos evidenció que el PSOE está en una línea dura. En este momento de "pleno desafío", hay que ser "beligerantes", subrayó, para lograr un resultado de "convivencia y paz", igual que no hay que "rendirse antes de tiempo, porque eso es tanto como ceder al chantaje".

Por la tarde, cuando se conoció el nuevo Govern de Torra, con los nombramientos de dos encarcelados (Jordi Turull y Josep Rull) y dos huidos (Toni Comín y Lluís Puig), ni el PSOE ni el secretario general hicieron ningún comentario en sus cuentas de Twitter. Sí lo hizo Miquel Iceta, primer secretario del PSC, que calificó de "grave error" que se incorporen al Ejecutivo "personas que no se van a poder dedicar plenamente y de forma efectiva" a las labores de gestión, y criticó que solo tres de los 14 nuevos 'consellers' sean mujeres. Decisiones "nada esperanzadoras". Luego retuiteó desde su cuenta un vídeo de las Juventudes del PSC que recordaba la promesa del 'president' de construir una "república feminista". "Se ve que tendrá que esperar", ironiza.

Alimenta la "confrontación" con el Estado

Y ya de noche, el propio Sánchez contestó desde su Twitter al 'president' para precisarle que no hay presos políticos ni exiliados, sino políticos presos y huidos de la Justicia. Enlaza a su blog para decirle: "Si quiere abrir un diálogo con los socialistas, señor Torra, empiece por asumir el significado real de palabras como exilio y presos políticos, sin caer en la tentación de manipular conceptos y darles un contenido que no tienen". Y le afea que, con gestos como los de nombrar a 'consellers' encarcelados o fugados no hace sino recurrir a la estrategia de la "confrontación" y la "provocación", por lo que no se cree sus apelaciones al "diálogo".

Sánchez señala que nombrar 'consellers' presos y fugados es una "provocación" que hace que no sean creíbles sus apelaciones al "diálogo"

"Constituyen una acto de degradación de la propia Generalitat como institución. Un acto inaceptable viniendo de quien, en atención a su cargo, más debería velar por la necesidad de tender puentes entre todos los catalanes y hacer frente a sus problemas reales. Queda claro, con decisiones como esta, que el autogobierno le interesa muy poco a quien nombra consejeros a sabiendas de que no podrán ejercer sus funciones ni someter su gestión al control político, un factor determinante en cualquier Estado de derecho y que pone de relieve no solo el desprecio al Estado sino a la propia ciudadanía de Cataluña", sostiene, en tono muy duro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios